Logotipo Banco Pichincha

Un grupo de ciudadanos ha sacado lo mejor de sí mismos para enfrentar la emergencia sanitaria que vive Ecuador por el COVID-19. Han creado una red de respuesta sorprendente: #SumarJuntos, una iniciativa de Banco Pichincha, a la que se han unido empresas y personas particulares, que va mucho más allá de una campaña de donaciones… Están mejorando un país, sus infraestructuras y la visión que tenemos de nosotros mismos como ecuatorianos.

REDACCIÓN #SUMARJUNTOS

Hasta el 28 de agosto, #SumarJuntos ha logrado reunir 16,3 millones de dólares, con los que se han comprado unos 5 millones de insumos médicos (mascarillas, tapabocas, batas quirúrgicas, trajes de bioseguridad y guantes) y cerca de 2 millones de medicamentos. Se ha ampliado la capacidad de detección de la enfermedad en el país al contar con 250.500 tests rápidos y a la puesta en marcha de proyectos de diagnóstico temprano en colaboración con 8 universidades a las que se ha entregado más de 140.000 pruebas PCR. También, se ha dotado de nuevos equipos a las unidades de cuidados intensivos de la red sanitaria.

Aportaciones a #SumarJuntos

Alrededor de 200 centros sanitarios e instituciones públicas y privadas se beneficiarán de la ayuda que sigue entregándose y miles de pacientes recibirán atención en todo el Ecuador. Pero otro gran logro de la iniciativa ha sido su agilidad para detectar dónde están los problemas causados por la pandemia y darles respuesta, poniendo en contacto a una enorme red de profesionales y voluntarios con soluciones creativas y colaborativas.

Centros sanitarios e instituciones que han recibido ayuda de #SumarJuntos

Cuando el virus SARS-CoV-2 comenzó a golpear Ecuador, nuestra sociedad se encontró con una situación nueva que desbordó al sistema sanitario. El equipamiento y el personal médico, los recursos de investigación y de diagnóstico iban a necesitar de un apoyo extraordinario, que ninguna organización podía lograr en solitario.

Por eso nació #SumarJuntos, la iniciativa de Banco Pichincha que ha reunido más de 16 millones de dólares con los que se han comprado cientos de miles de tests, equipos de protección, medicinas y equipamiento vital que están contribuyendo a mitigar los efectos de la pandemia en la población.

Nuestra principal preocupación ha sido cuidar y atender a las poblaciones más frágiles”.

La Fundación CRISFE encabeza la coordinación del fideicomiso #SumarJuntos que está reuniendo y distribuyendo esta ayuda: “tratamos de entregar soluciones que sean replicables, entregar instrumentos a las personas y entender qué es lo que sucede para dejar las mejores condiciones en los lugares en los que intervenimos”, explica Paúl Arias, su director.

Sin descanso

La primera preocupación de #SumarJuntos ha sido cuidar y atender a las poblaciones más frágiles. Esto se ha conseguido de forma rápida con un mapeo inicial de aquellas personas que estaban contagiadas o que se encontraban en una situación vulnerable.

La velocidad y la coordinación han sido algunas de las características que más han brillado en #SumarJuntos.

En pocos días, el fideicomiso contactó con decenas de hospitales y universidades para encontrar “las soluciones escondidas a los problemas ocultos”, añade Arias. Ya se han entregado equipos a alrededor de 200 centros sanitarios e instituciones públicas y privadas, además de equipos de protección a la Policía y Fuerzas Armadas.

Una red de héroes

Los médicos han sido capaces de aumentar su volumen de atención hospitalaria en días, los investigadores universitarios han puesto sus laboratorios a funcionar a toda máquina con más personal, recursos y nuevos equipos, las empresas han multiplicado su producción para llegar con material sanitario a todo el Ecuador, los ingenieros han aprendido de la noche a la mañana a reparar ventiladores… Todos ellos han creado esta red, con ayuda de los donantes y el apoyo de organizaciones y funcionarios que también han demostrado agilidad, cuando no había ni un minuto que perder.

Como explica Paúl Arias, “hay que escoger entre lo fácil y lo correcto, para no solo responder a esta pandemia, porque los ventiladores o los procesos, no son solo para ahora sino para después”. Y este es uno de los logros que #SumarJuntos está sembrando para el futuro: capacidad instalada, personal formado, procesos de detección de necesidades, que servirán para disponer en el país de un mejor sistema sanitario. Todo con la ayuda de las personas que hacen la diferencia y consiguen que el mundo no se pare ante una crisis como esta. Una crisis que lo cambió todo.

#SumarJuntos dejará una capacidad de respuesta instalada. Los ventiladores, los procesos, no son solo para afrontar la pandemia sino para el futuro”.