Cordillera de los Andes, el último video de Jesús Fichamba

Cultura

Autor:

Juan Manuel Yépez

Actualizada:

22 May 2021 - 0:03

El compositor guayaquileño Luis Padilla Guevara defiende su autoría del tema La Pinta, la Niña y la Santa María. - Foto: Primicias

Cordillera de los Andes, el último video de Jesús Fichamba

Autor:

Juan Manuel Yépez

Actualizada:

22 May 2021 - 0:03

El compositor Luis Padilla cuenta cómo fue la última grabación de Jesús Fichamba y defiende su autoría de La Pinta, la Niña y la Santa María.

Los últimos años de Jesús Fichamba fueron intensos. En diciembre de 2019, el tenor otavaleño grababa el tema Cordillera de los Andes, en el estudio del compositor y abogado guayaquileño Luis Padilla Guevara, de 69 años.

Fichamba estaba decidido a relanzar su carrera musical, así que aprovechó la apertura de Padilla para planificar un disco con temas de corte existencial dedicados a la vida, a la naturaleza y a su amada América Latina.

Padilla quería que Fichamba se convirtiera en el Atahualpa Yupanqui o en la Mercedes Sosa de Ecuador, “así que le compuse Cordillera de los Andes y estaba feliz de volver al estrellato”.

Algunos temas para el soñado disco estaban listos. Además de Cordillera de los Andes, Padilla había escrito Canción de los niños y Todo lo que tengo es América, que nunca se grabó.

Los productores no sabían si lanzar comercialmente Cordillera de los Andes o presentarla en el Festival de Viña del Mar, en Chile. Esa era la duda que intentaban resolver cuando llegó la pandemia del coronavirus.

PRIMICIAS presenta en exclusiva el último video de Fichamba que nunca se estrenó.

En 2020, el Covid-19 suspendió toda actividad artística, por lo que Fichamba se quedó sin disco, sin tarima y sin trabajo.

La última presentación que tuvo fue en la Gobernación del Guayas, en 2020, cuando fue condecorado junto al músico Gustavo Pacheco.

“El plan era grabar un disco, pero (Jesús) ya no tenía manager y estábamos buscando uno. Yo lo ayudaba con la grabación sin cobrarle nada”.

Luis Padilla, abogado y compositor musical.

Por eso Padilla niega que Jesús Fichamba haya vivido en el olvido, como aseguró su hija María José.

Es más, dice que cuando se enteró de que el cantante estaba grave en el hospital, depositó dinero en una cuenta para ayudarlo.

Pero la muerte terminó con los planes de Fichamba el 26 de abril de 2021, cuando el Covid-19 apagó su voz en Guayaquil, a los 74 años.

“Soy en único autor de la La Pinta, la Niña y la Santa María”

La muerte de Fichamba abrió una herida que Luis Padilla Guevara creía cerrada: la autoría del tema La Pinta, la Niña y la Santa María, con el que el otavaleño obtuvo el segundo lugar en el Festival OTI de la Canción en Sevilla (España), en 1985.

La pugna con el músico Gustavo Pacheco, quien asegura ser el compositor de la obra, le incomoda al punto de que se sobresalta, gesticula y alza la voz cuando se le pregunta sobre un documento que supuestamente firmó en septiembre de 1985 con la discográfica española Hispavox.

Según ese acuerdo, Padilla y Pacheco son los coautores de La Pinta, la Niña y la Santa María. Además, el 50% de los derechos le pertenecen a Hispavox, el 25% a Padilla y el restante a Pacheco.

Pero Padilla desestima su validez y alega que solo son copias, que él no ha firmado nada. Usa como prueba el instante en el que Emilio Aragón y Paloma San Basilio presentan el tema en la OTI: “letra y música, Luis Padilla; dirige la orquesta, Gustavo Pacheco; canta, Jesús Fichamba”.

Además tiene, entre otros certificados, la resolución del Instituto Ecuatoriano de la Propiedad Intelectual (IEPI) que reivindica “el derecho moral de paternidad de Luis Padilla” como autor de la letra y partitura.

También prohíbe a Pacheco proclamarse como autor de la obra.

La oficina de su productora, ubicada en el norte de Guayaquil, está adornada con coloridos vitrales de Cristóbal Colón. Sobre su escritorio, Padilla tiene a las tres carabelas en miniatura dentro de una caja de vidrio.

“La Pinta, la Niña y la Santa María es la canción de mi vida y la defenderé siempre”, exclama con vehemencia, mientras enseña incluso una declaración juramentada en la que Fichamba asegura que Padilla es el único autor.

Por lo tanto, no hay nada que agregar para este compositor, que dice estar a la altura musical de Nicasio Safadi y Carlos Rubira Infante.

La canción que nació de un chuchaqui

En 1985, Luis Padilla Guevara trabajaba como redactor creativo de la revista Vistazo cuando ganó un viaje a Brasil.

En Río de Janeiro salió de fiesta con sus amigos del Club de Leones y, pese a que no consume alcohol, bebió demasiadas caipiriñas.

Al día siguiente, la resaca hacía estragos en Padilla, por lo que no asistió a un paseo por la ciudad y se quedó en el hotel. Horas más tarde, y sin nada que hacer, miró por la ventana hacia el Océano Atlántico.

Los 500 años del descubrimiento de América estaban cerca y Padilla buscaba una melodía para conmemorar la fecha. En ese momento, las tres carabelas aparecieron en la mente de Padilla mientras contemplaba el mar.

Y comenzó a escribir la letra de La Pinta, la Niña y la Santa María y pensaba en quién la cantaría. “Debe ser un indígena, porque si Colón fue a América hace 500 años, ahora un indígena irá a España a hablar de los indios”.

Se emocionó tanto que no pudo dormir. Al regresar a Guayaquil, lo primero que hizo fue buscar a su amigo Pablo Salame, manager de Fichamba, para presentarle la canción. Pero había un problema.

Fichamba iba a participar en la OTI capítulo Ecuador con la canción Indio, cuando Padilla llegó con el tema que le cambiaría la vida. Así que Jesús cambió de planes y prefirió grabar La Pinta, la Niña y la Santa María.

Así nació la obra que convertiría a Jesús Fichamba en una de las voces más recordadas de la historia nacional. Bendita caipiriña.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas