Banca pública incumple compromiso de apoyar a comerciantes

Economía

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

6 Nov - 18:24

Varios locales del Centro Histórico perdieron sus ventas durante los día de protestas. - Foto: Primicias

Banca pública incumple compromiso de apoyar a comerciantes

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

6 Nov - 18:24

Tres semanas después de que culminaran las manifestaciones de inicios de octubre, que derivaron en actos de vandalismo, los comerciantes del Centro Histórico de Quito y del ahora destruido edificio de la Contraloría tratan de reactivar sus negocios por su cuenta.

Los comerciantes afectados por el paro han tenido dificultades para acceder a los créditos de la banca pública que les ofrecieron para que pudieran volver a abrir sus negocios.

Esto pese a que el 16 de octubre el banco de capital estatal BanEcuador y la Cámara de Comercio de Quito firmaron un convenio de cooperación para reactivar los negocios afectados por el vandalismo y los saqueos en el centro de la ciudad.

Firma del convenio de cooperación para reactivar los negocios afectados por el paro.

Firma del convenio de cooperación para reactivar los negocios afectados por el paro. Gabriela Coba/Primicias

El restaurante el Fogón Quiteño, que fue destruido durante las protestas contra la eliminación de los subsidios a las gasolinas extra y Ecopaís y al diésel, comenzó a operar de forma parcial el 28 de octubre.

A pesar de que el local aún tiene el techo roto, sus dueños lo abrieron porque “no podemos sentarnos a esperar. Vivimos de esto y tenemos cuentas pendientes por pagar”, dice Vladimir Viteri, propietario del restaurante.

La pérdidas de el Fogón Quiteño, ubicado en los alrededores de la Contraloría, ascienden a USD 20.000 solo en daños físicos.

Para financiarse, Viteri aplicó a un crédito S.O.S de BanEcuador por USD 20.000, pero recibió una negativa porque ya tiene una hipoteca y un crédito personal en la banca privada.

El 16 de octubre la banca pública anunció varias líneas de crédito, entre las que había una que no necesitaba garante e incluso el presidente del Directorio de BanEcuador, Jorge Wated, dijo que existía la opción, para los comerciantes afectados, de trasladar deudas que tuvieran en otros bancos a BanEcuador, con una tasa de interés más baja.

Pero no todas las deudas podrán refinanciarse ni trasladarse. Vladimir Viteri trató de hacerlo, pero no pudo porque “al tener una deuda hipotecaria, BanEcuador no podía asumirla porque ellos no manejan ese tipo de cartera”, dice.

Por ahora Viteri y su esposa han empeñando artículos personales y solicitado préstamos a familiares y hasta han recibido donaciones de utensilios de cocina y de alimentos.

La búsqueda de financiamiento tampoco ha sido fácil para Fernando López, afectado por el paro y representante de 400 comerciantes del Centro Histórico de Quito. El 21 de octubre aplicó a uno de los créditos S.O.S.

López relata que en el banco le dijeron que para obtener la línea con la tasa de 8,9% su local debía haber sido saqueado en las protestas, pero su negocio no se vio afectado por saqueos sino porque debió permanecer cerrado durante dos semanas.

En ese periodo, López dice que dejó de vender unos USD 12.000. “Me habían dicho que eran créditos de emergencia para reactivar el negocio”, agrega.

Tras la negativa, López decidió aplicar a la opción de refinanciamiento de deuda en la banca pública, pero tampoco pudo hacerlo.

“Me pidieron varios documentos y hasta que pasara por una revisión técnica. Hasta ahora no he recibido la visita que debe hacer esa revisión”, explica.

Ante este escenario López ha tenido que solicitar préstamos a familiares y amigos “para cubrir el arriendo de USD 1.600, la nómina de USD 4.500, los pagos a proveedores, las hipotecas y la educación de mi hijo”, dice.

Además, López optó “por pedir un préstamo de USD 10.000 en la banca privada, a la misma tasa que me iba a dar BanEcuador“.

Ni tanta gracia

Uno de los comerciantes que sí accedió a una línea de crédito con la banca pública es Santiago Mancheno, propietario de una importadora de bicicletas.

“Es un crédito normal, para el cual necesité garante y presentar documentos”, explica Mancheno.

Otros comerciantes aún no han aplicado a los créditos de la banca pública, dicen que lo harán a través de familiares para garantizar su aprobación.

Para pagar las deudas varios vendedores han extendido los días de atención de sus negocios. En el feriado, por el Día de los Difuntos, muchos abrieron sus puertas en el Centro Histórico, aunque dicen que las ventas se mantienen bajas en comparación con otros años.

Los comerciantes de este sector continuarán atendiendo los sábados y domingos hasta que finalice el año y se recuperen económicamente.

Este medio solicitó una entrevista a BanEcuador para abordar el tema. La entidad dijo que se iba a contactar con PRIMICIAS pero hasta la publicación de esta nota no hubo respuesta.

Noticias relacionadas