Domingo, 16 de junio de 2024

¿Qué implican los posibles racionamientos de electricidad y cuánto podrían durar?

Si se da paso al pedido de comenzar los cortes de luz, el Cenace debe definir el déficit de electricidad y las distribuidoras, los horarios de corte.

Actualizada:

26 Oct 2023 - 5:35

El caudal del río Paute ha caído, foto del 25 de octubre de 2023. - Foto: Cortesía Jorge Bonilla.

Si se da paso al pedido de comenzar los cortes de luz, el Cenace debe definir el déficit de electricidad y las distribuidoras, los horarios de corte.

El Operador Nacional de Electricidad (Cenace) pidió el aval al Ministerio de Energía para iniciar un período de racionamientos o cortes de luz en Ecuador, ¿pero qué implica y cuánto tiempo podría durar?

Hasta las 19:00 del 25 de octubre de 2023, el Ministerio de Energía aún analizaba si autorizaba al Cenace a poner en marcha el plan de cortes programados de electricidad en el país.

Cenace urge por los racionamientos ante la grave sequía que ha reducido a la mitad la operación de las principales hidroeléctricas del país, en especial, de aquellas ubicadas en la zona austral. Estas son Paute, Mazar y Sopladora.

La más grande de las tres es Paute, que puede generar hasta 1.100 megavatios. Pero, por la sequía, Paute ahora solo trabaja al 44% de su capacidad.

Por otro lado, las importaciones de electricidad de Colombia, que estaban cubriendo el 10% de la demanda de electricidad, se restringieron y ahora solo aportan con el 1,5%.

Si el Ministerio de Energía da paso al pedido, lo primero que deberá definir el Cenace es el déficit de cobertura del sector eléctrico o faltante de electricidad.

Y luego disponer a las empresas distribuidoras que definan en qué sectores, en qué horarios y por cuánto tiempo se aplicarán los racionamientos.

La prestación del servicio eléctrico en el país se realiza a través de 10 empresas de distribución y comercialización; entre ellas, la Corporación Nacional de Electricidad (Cnel) y la Empresa Eléctrica Quito.

La esperanza es que llueva

El Ministerio de Energía se ha tomado un tiempo antes de hacer el anuncio de racionamientos de electricidad a la espera de que "llueva".

De hecho, ligeras lluvias se dieron la tarde del 25 de octubre en la cuenca oriental del río Paute, lo que podría dar un poco más de tiempo antes de que el Gobierno se decida por los cortes programados de luz.

Por otro lado, el complejo Daule Peripa, ubicado en la Costa, está trabajando al tope de su capacidad.

Además de la esperanza de que llueva, las autoridades también esperan que el lunes 30 de octubre entre en operación Esmeraldas I, que contribuirá con 125 megavatios de potencia y 30 megavatios más de Esmeraldas II.

Esa nueva generación termoeléctrica ayuda, pero no es suficiente. Cenace ha dicho que se requieren unos 400 megavatios de electricidad.

Es una solución temporal, además, porque es de esperar que los niveles de operación de las hidroeléctricas Mazar, Paute y Sopladora sigan bajando las siguientes semanas.

Para compensar ese faltante, el Ministerio de Energía dispuso a inicios de octubre a las empresas distribuidoras que se realicen procesos de contratación de motores a fuel oil, pero aún no se ha concretado.

Lo anterior, pese a que la presente crisis del sector eléctrico, era algo que el Cenace había anticipado a las autoridades del Gobierno desde finales de 2022.

Niveles críticos

La sequía, que comenzó en septiembre de 2023, ha ocasionado una caída en el caudal del río Paute.

Ese río es estratégico, pues alimenta al embalse de Mazar, el reservorio de agua más grande del país y que, a su vez, provee de agua a las represas de las hidroeléctricas Paute y Sopladora cuando hay sequía.

Pero el ingreso de agua al embalse de Mazar está tocando niveles dramáticos, al caer de 121 metros cúbicos por segundo (m3/s) en promedio en agosto, a 44 m3/s en lo que va de octubre.

Además, en época de lluvias (entre abril y agosto de cada año), el nivel de agua del embalse o cota del reservorio de Mazar llega a 2.153 msnm, que es el nivel óptimo.

Pero a inicios de octubre de 2023, el nivel de agua del reservorio de Mazar estaba en los 2.139 metros sobre el nivel del mar (msnm). Y al 25 de octubre ya se había desplomado a 2.119,7 msnm.

Lo anterior significa que el nivel de agua está a menos de cinco metros de llegar al mínimo requerido para el embalse.

Además, las centrales hidroeléctricas privadas están trabajando a mitad de su capacidad. Entre ellas están hidroeléctricas como Hidroabanico y San Bartolo.

Lo anterior ha significado una mayor presión para la generación de electricidad de la estatal Corporación Eléctrica de Ecuador (Celec).