Viernes, 12 de julio de 2024

Con las reservas de agua de Mazar a 4,7 metros del nivel mínimo, ¿habrá apagones?

Autor:

Evelyn Tapia

Actualizada:

25 Oct 2023 - 17:44

Las reservas de agua del gigantesco embalse de la hidroeléctrica Mazar se han desplomado en octubre de 2023, por lo que hay más riesgos de apagones.

El caudal del río Paute ha bajado a niveles críticos, 25 de octubre de 2023.

Autor: Evelyn Tapia

Actualizada:

25 Oct 2023 - 17:44

El caudal del río Paute ha bajado a niveles críticos, 25 de octubre de 2023. - Foto: Cortesía Jorge Bonilla.

Las reservas de agua del gigantesco embalse de la hidroeléctrica Mazar se han desplomado en octubre de 2023, por lo que hay más riesgos de apagones.

El Ministerio de Energía analiza si el 26 de octubre de 2023 dará paso a racionamientos de electricidad o apagones, tal como lo sugirió el operador estatal de electricidad Cenace.

Mientras las autoridades toman la decisión, el nivel de agua del reservorio de la hidroeléctrica Mazar, el segundo más grande del país y ubicado en provincia de Azuay, sigue cayendo a niveles críticos, por la escasez de lluvias en la cuenca oriental del país.

La sequía, que comenzó en septiembre de 2023, ha ocasionado que el caudal del río Paute, que alimenta al embalse de Mazar y a los de las centrales hidroeléctricas Paute y Sopladora, caiga de 121 metros cúbicos por segundo (m3/s) en promedio en agosto, a 44 m3/s en lo que va de octubre.

¿Por qué es clave el embalse de Mazar?

En época de lluvias (entre abril y agosto de cada año), el agua del embalse de Mazar llega a 2.153 msnm, que es el nivel óptimo.

Pero a inicios de octubre de 2023, la cota o nivel de agua del reservorio de Mazar estaba en los 2.139 metros sobre el nivel del mar (msnm). Y al 25 de octubre ya se había desplomado a 2.119,7 msnm.

Lo anterior significa que el nivel de agua está a menos de cinco metros de llegar al mínimo requerido para el embalse.

La caída de las reservas de agua es grave porque el embalse de Mazar abastece a las turbinas del complejo de tres hidroeléctricas: Mazar, Paute-Molino y Sopladora.

Estas reservas del embalse de Mazar son estratégicas para atender la demanda de agua de esas hidroeléctricas cuando bajan los caudales de agua del río Paute por la sequía, explica el consultor eléctrico Gabriel Secaira.

Juntas, las tres hidroeléctricas tienen una potencia instalada de 1.757 megavatios de energía, por encima de la potencia de Coca Codo Sinclair, que tiene una potencia de 1.500 megavatios.

¿Si las reservas de Mazar caen habrá apagones?

Consultores coinciden en que los riesgos de apagones son casi inminentes.

En volumen, el embalse de Mazar almacena unos 400 millones de metros cúbicos de agua, pero solo 300 millones de metros cúbicos son los que se pueden utilizar para las turbinas de las tres hidroeléctricas, explica el consultor en temas eléctricos, Ricardo Buitrón.

Los otros 100 millones de metros cúbicos de agua, es decir, por debajo de los 2.115 msnm, contienen sedimentos y por eso no se pueden usar, añade Buitrón.

Si el agua del embalse de Mazar cae por debajo de los 2.115 msnm, la producción de electricidad de las tres hidroeléctricas, que se había estado sosteniendo desde septiembre gracias al agua del reservorio de Mazar, comenzará a caer.

Por ejemplo, la hidroeléctrica Paute-Molino, que tiene 1.100 megavatios de potencia, la mayor del complejo, se ha mantenido operando al 50% de su potencia instalada desde septiembre.

Pero si las reservas de Mazar caen por debajo del mínimo, comenzaría a caer la generación de electricidad en esta central.

Sopladora, la segunda en potencia del complejo, operó ayer al 8% de su capacidad en lo que va de octubre. Esta central también ha estado produciendo menos electricidad porque una de sus tres turbinas está fuera de servicio por una avería.

La situación será crítica en las próximas semanas porque la demanda de electricidad es mayor en los dos últimos meses del año, sobre todo por las festividades de Navidad y Fin de Año.

Pero también porque el estiaje o sequía se vuelve más fuerte desde diciembre y el Gobierno todavía no ha contratado soluciones de emergencia para abastecer al país del déficit de electricidad, que es de unos 400 megavatios.

¿Qué ha hecho el Gobierno para evitar apagones?

Para acelerar estas contrataciones, el Ministerio de Energía emitió el 18 de octubre un acuerdo para declarar la emergencia del sector eléctrico.

El acuerdo permite que las empresas distribuidoras, como la Eléctrica Quito, realicen contrataciones de soluciones de emergencia. Sin embargo, todavía no se han concretado contrataciones.

Y el 26 de octubre el Gobierno tiene previsto dar declaraciones sobre esta emergencia.