Todas las cuotas de participación del primer fondo inmobiliario de Ecuador se vendieron

Economía

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

29 Ago - 0:05

El miércoles se realizó el camapanazo del primer fondo inmobiliario de Ecuador. - Foto: Gabriela Coba

Todas las cuotas de participación del primer fondo inmobiliario de Ecuador se vendieron

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

29 Ago - 9:55

En un solo día fue comprada la totalidad de la emisión. El miércoles 28 de agosto tuvo lugar el campanazo del primer fondo inmobiliario del país. El objetivo del fondo Fibra Ecu 01 es la adquisición de oficinas por un valor de USD 6,5 millones.

“El 100% de las cuotas de participación se vendieron en un solo día”, dice Pedro Ortiz, gerente general de Fiducia SA, administradora del fondo.

Hace un mes fue inscrito el fondo y se colocó en el mercado de valores el 22 de agosto de 2019.

El monto para la negociación bursátil fue de USD 1,86 millones. Para ello fueron emitidas 1.860 cuotas por un valor de USD 1.000 cada una.

El plazo de duración del fondo es de 10 años.

El 50% de los inversionistas estuvo representado por capital extranjero y el resto por ecuatorianos.

Ahora, los interesados en invertir en este fondo deben hacerlo a través del mercado secundario, dice Paúl McEvoy, gerente general de la Bolsa de Valores de Quito (BVQ).

“Quienes estén interesados pueden buscar en el mercado si un inversionista está dispuesto a vender su participación, a una tasa de interés y con un descuento”, manifiesta Pedro Ortiz.

Ortiz agrega que “está previsto que el fondo crezca en un futuro con otra oferta pública, a través de bolsa”.

El dinero del fondo se destinó a la adquisición de cuatro mil metros cuadrados del edificio Torre 6, ubicado en el norte de Quito.

“Los arrendatarios son multinacionales y organizaciones internacionales“, explica Ortiz.

¿Por qué un fondo inmobiliario?

En 2018 el sector de la construcción representó el 11% del Producto Interno Bruto (PIB) de Ecuador, según datos del Banco Central. “Por eso decidimos llevar a cabo un fondo inmobiliario”, dice Ortiz.

Añade que los ingresos de este fondo “están exentos del impuesto a la renta”.

Además, este método de inversión diversifica y mitiga el riesgo porque si una de las oficinas del fondo se queda sin arrendatarios, el resto de inmuebles continúa generando ingresos y eso sirve como un colchón para el inversionista.

Según Ortiz habría un doble beneficio en cuanto a rendimientos. “El primero proviene de la renta de los alquileres de las oficinas, este rendimiento está cercano al 10%”.

“El otro beneficio se obtiene de la plusvalía en la venta de los inmuebles al vencimiento del fondo. Este rendimiento depende del comportamiento del mercado”, dice Ortiz.

Los fondos inmobiliarios han tenido éxito en México y Colombia. En este último país, los fondos de inversión colectiva inmobiliaria comenzaron a ser negociados en el mercado de valores en 2017, mientras que en México el primer fondo se abrió en 2011.

Noticias relacionadas