Guayaquil, Cuenca y Manta reactivan sus vuelos comerciales

Economía

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

15 Jun 2020 - 12:06

Personas que van a viajar forman una fila en los exteriores del Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre, en Quito, el 15 de junio de 2020. - Foto: Gabriela Coba/PRIMICIAS

Guayaquil, Cuenca y Manta reactivan sus vuelos comerciales

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

15 Jun 2020 - 15:08

A las 6:52 del 15 de junio de 2020 despegó desde Quito el primer vuelo comercial con destino a Guayaquil. Desde la capital también se retomaron los vuelos a Cuenca y Manta.

El 15 de junio de 2020, Latam fue una de las aerolíneas que viajó hacia Guayaquil. Lo hizo con un grupo de invitados, con el objetivo de mostrar los cambios que se han implementado en los vuelos y los controles de bioseguridad a los que se someten los viajeros.

Desde el Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre, en Quito, también se retomaron los viajes comerciales hacia Cuenca y Manta, explicó Luis Galárraga, gerente de Comunicación de Quiport, firma concesionaria de esa terminal.

La reactivación de los vuelos entre estas cuatro ciudades se da después de tres meses de paralización, por la declaratoria del estado de excepción por la emergencia sanitaria de covid-19.

Con estos vuelos, la actividad aérea en Ecuador incluye ya a nueve ciudades. Desde el 1 de junio, cuando las operaciones se reactivaron en Quito, hay vuelos hacia Loja, Santa Rosa, Esmeraldas, Lago Agrio y Coca.

Una de las aerolíneas que ha retomado los vuelos domésticos en Ecuador es Latam. La empresa espera próximamente viajar a Manta y a las Islas Galápagos, afirmó Daniel Leng, director ejecutivo de Latam Ecuador.

¿Qué ha cambiado al momento de viajar?

“La forma en que volamos hoy no se parece en nada a la forma en que volábamos antes”, sostiene Leng.

El 15 de junio, un equipo de PRIMICIAS acompañó a uno de los primeros vuelos entre Quito y Guayaquil para comprobar los cambios.

En el Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre solo pueden entrar pasajeros. “Está prohibido el ingreso de familiares o acompañantes”, afirma Galárraga.

Por eso las personas deben formar una fila en los exteriores de la terminal y en la entrada presentar sus documentos para abordar. En ese punto una cámara térmica ubicada en la pared toma la temperatura de cada pasajero.

Hasta el momento en el aeropuerto de Quito no se han detectado personas con temperatura elevada. Si una persona llega a presentar temperatura alta no podrá ingresar al aeropuerto y será derivada a autoridades el Ministerio de Salud, explica Galárraga.

Otros cambios en la terminal son la ubicación de 500 dispensadores de gel y pantallas de vidrio en las áreas donde hay contacto entre pasajeros y personal aeroportuario.

Un escenario similar se vive en el Aeropuerto Internacional José Joaquín de Olmedo, de Guayaquil, que además tiene sensores en los ascensores, para evitar que las personas toquen los botones.

En el caso de las aeronaves los cambios son:

  • Pulverización y desinfección de las aeronaves antes de cada vuelo.
  • Embarque y desembarque por números de fila.
  • Comida solo en viajes de larga distancia.
  • Uso obligatorio de mascarilla durante todo el vuelo, aunque puede ser removida al momento de comer y en una emergencia.

Una de las cosas que llama la atención de los pasajeros es que dentro de los aviones no hay distanciamiento físico.

“Las medidas de seguridad son buenas, pero no excelentes. Por ejemplo en el avión estamos uno al lado del otro. No hay distanciamiento físico”, dice Gabriela Mejía, quien llegó a Guayaquil desde los Estados Unidos.

Esto de debe a que “las aeronaves tienen el sistema de aire acondicionado Airbus, con filtros de Aire Particulado de Alta Eficiencia (HEPA, por sus siglas en inglés), que garantiza aire de calidad hospitalaria”, dice Jose Helou, comandante de Latam.

En el caso de los aeropuertos y vuelos nacionales, Mejía destaca que el uso de mascarilla es obligatorio, mientras que en Estados Unidos esa medida no se cumple.

Vuelos internacionales y de carga

Por el momento las aerolíneas se han enfocado en los vuelos locales, ya que los internacionales dependen de la demanda y de la apertura de los aeropuertos. “Las rutas internacionales van a tardar en reactivarse porque se necesita que los aeropuertos de todos los países estén abiertos”, explica Helou.

En el caso de Latam, los viajes desde Ecuador con destino a Perú se reactivarán en agosto y en septiembre los vuelos hacia Santiago de Chile.

A pesar de las restricciones de movilidad, lo que no se ha paralizado en estos tres meses son los vuelos de carga.

Aunque han cambiado los volúmenes de los envíos, que han disminuido en 45%, por el cierre de mercados, como Estados Unidos y la Unión Europea. Según Galárraga, las flores son el principal bien de exportación aérea en el país.

Noticias relacionadas