La negociación de facturas comerciales cae 27% en el mercado de valores

Economía

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

17 Feb 2021 - 0:03

Imagen referencial. Una mujer haciendo cálculos con unas facturas, en Ecuador, en 2021. - Foto: PRIMICIAS

La negociación de facturas comerciales cae 27% en el mercado de valores

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

17 Feb 2021 - 0:03

Un total 80 empresas, que actuaron como emisores, negociaron más de USD 275 millones en facturas comerciales en la bolsa en 2020.

En 2020 en el mercado de valores se negociaron USD 11.888 millones en 20 tipos de títulos, entre ellos bonos de Estado, obligaciones de largo plazo y facturas comerciales.

Solo en facturas comerciales se transaron en el mercado bursátil USD 275,6 millones, según la Bolsa de Valores de Quito.

Parece mucho dinero, pero en 2020 hubo una contracción del 27% en la negociación de facturas comerciales con respecto a 2019. ¿Las razones?

Entre los motivos están la crisis empresarial debido a la pandemia de Covid-19 y los cambios normativos, tras el destape de varios escándalos financieros en Ecuador, que involucraban la negociación de estas facturas especialmente entre empresas vinculadas.

Un total 80 empresas, que actuaron como emisores, negociaron en bolsa facturas comerciales en 2020.

Las facturas comerciales son valores que las empresas negocian para obtener liquidez antes del plazo de pago de su cliente. Quienes invierten en estos papeles reciben del emisor una cantidad de dinero y una rentabilidad en un período de tiempo establecido.

Esos papeles no necesitan calificación de riesgo ni garantía, a diferencia de otros títulos como las obligaciones de largo plazo.

La ausencia de calificación de riesgo, de garantías, de estructuración financiera o legal y la revisión de la Superintendencia de compañías hace que las facturas comerciales sean un tipo de título más riesgoso, ha explicado Juan Carlos Peralvo, experto en mercado de valores y socio legal de Profilegal Abogados.

Los escándalos

Las facturas comerciales son un tipo de papel que aparece en una serie de impagos detectados en el mercado de valores en 2020.

Uno de esos impagos lo protagoniza la empresa de fertilizantes Delcorp, que le debe USD 21 millones al Instituto de Seguridad Social de la Policía Nacional (Isspol).

El aceptante de esos papeles fue una compañía del mismo grupo empresarial de Delcorp: Fertisolubles.

Con apenas 11 días de constitución y con un capital de apenas USD 800, Fertisolubles ya actuaba el 7 de junio de 2019 como aceptante en la negociación de siete facturas comerciales de Delcorp. El monto era de USD 3,2 millones.

Imagen de un camión junto a los silos de Ecuagran, en Guayaquil, el 21 de septiembre de 2020.

Imagen de un camión junto a los silos de Ecuagran, en Guayaquil, el 21 de septiembre de 2020.  PRIMICIAS

Actualmente Delcorp y Ecuagran, otra empresa relacionada en el escándalo, están en proceso de disolución por una serie de motivos. Uno de ellos es dificultar u obstaculizar la labor de control de la Superintendencia de Compañías.

Hasta el 29 de septiembre de 2020, las dos empresas tenían un saldo por liquidar de USD 64,2 millones por la emisión de obligaciones de largo plazo y la negociación de facturas comerciales en el mercado.

El Isspol tampoco puede recuperar USD 4 millones por su inversión en facturas comerciales que negociaron las empresas vinculadas Casa Moeller Martínez y Crisol Comercial en bolsa.

Nuevas reglas a la vista

Con el antecedente de Delcorp y de Casa Moeller Martínez, la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera estableció nuevas reglas para la negociación de facturas comerciales en el mercado.

El 29 de diciembre de 2020, a través de una resolución, la Junta prohibió la negociación de ese tipo de títulos entre partes relacionadas. Específicamente cuando exista vinculación entre:

  • El emisor y el aceptante de las facturas comerciales.
  • El emisor de las facturas comerciales y el inversionista.
  • El aceptante de las facturas comerciales y el inversionista

El responsable de verificar que el aceptante de las facturas comerciales no esté relacionado con el emisor será la casa de valores que coloque la oferta pública.

Mientras que la casa de valores que actúe como comisionista deberá verificar que su cliente no esté vinculado al emisor ni al aceptante de las facturas comerciales.

Para comprobar que no existen relaciones entre el inversionista, el emisor y el aceptante, las casas de valores revisarán dos aspectos:

  1. Los criterios que determinan que son empresas vinculadas, y los cuales están en la Ley de Mercado de Valores. 
  2. Información que les proporcione su cliente e información pública.

Además, las casas de valores que participen en la negociación de facturas comerciales tienen que solicitar a su cliente una declaración juramentada, expresando que no está relacionado con la otras partes de la transacción.

La Junta también decidió que el plazo para el pago de facturas comerciales en el mercado de valores pase de 360 días a 180 días.

Noticias relacionadas