El quinto puente de Guayaquil, una promesa incumplida desde 2008

Economía

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

4 Sep 2021 - 0:03

Autoridades del Municipio de Guayaquil y del Ministerio de Obras Públicas socializaron el proyecto del quinto puente el 1 de septiembre de 2021. - Foto: API

El quinto puente de Guayaquil, una promesa incumplida desde 2008

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

4 Sep 2021 - 0:03

La idea de construir un quinto puente sobre el río Guayas fue propuesta por Rafael Correa. Lenín Moreno no la concretó y el presidente Guillermo Lasso la retomó.

La idea de construir un puente sobre el río Guayas para agilizar el ingreso de la carga al puerto de Guayaquil es aplaudida por todos, pero no ha sido concretada por nadie.

La iniciativa busca evitar que la carga pesada ingrese a Guayaquil y llegue de una forma expedita a las terminales portuarias, ahorrando unos USD 50 millones de dólares anuales a las empresas de transporte pesado.

Según los cálculos del proyecto, el 92% de la carga pesada que va al puerto de Guayaquil se movería por este viaducto, ahorrando un promedio de 40 kilómetros de viaje a los transportistas.

Se evitaría que miles de camiones transiten por las calles de Durán y Guayaquil, especialmente por la vía Perimetral.

El expresidente Rafael Correa puso la idea sobre el tapete y habló de que la obra tendría un costo de USD 800 millones y su construcción duraría 4,5 años en todas sus fases, la que incluye un puente de 3,4 kilómetros de extensión, que será el más grande del país.

Lenín Moreno modificó el proyecto, pero no logró concretarlo y lo archivó, tal como lo hizo con el Tren Playero. Eso sí, el costo de la construcción de la obra fue calculada en USD 1.040 millones por su Gobierno, USD 240 millones más que lo que presupuestó Correa.

En julio de 2021, durante las fiestas de Guayaquil, el presidente Guillermo Lasso sacó el proyecto del baúl de los recuerdos y prometió ejecutarlo, ante el insistente pedido de la alcaldesa Cynthia Viteri de construir el viaducto.

“Es una obra que revolucionará la economía guayaquileña y también del Ecuador, puesto que agilizará el tráfico de personas y bienes hacia los puertos”, aseguró el mandatario durante la sesión solemne de esa fecha.

Nuevas intenciones, nuevos plazos

El Municipio de Guayaquil busca activamente empujar esta obra, por los beneficios que traerá a la ciudad con menos tráfico pesado, calidad de aire y menor gasto en combustible y mantenimiento.

En las mesas de trabajo implementadas entre el Gobierno y el Municipio se calculó que el proyecto estará listo en cinco años, desde la firma de la obra que se espera que sea a inicios de 2022.

“Eso es lo que está planificado, que sea en cinco años”, dijo el concejal Andrés Guschmer.

Con este cálculo, la obra se podría inaugurar casi dos décadas después de haber sido propuesta.

Costo está por definirse

Uno de los temas que ha demorado el proyecto es el tipo de puente que se va a construir, ya que de eso dependerá el costo de la obra.

El valor total del proyecto debe ser financiado por el adjudicatario, que recuperará su inversión con el obro del peaje.

Según Fabián Uzcátegui, subsecretario de Concesiones del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), 25 constructoras han manifestado su interés y se registraron en el portal web del ministerio para llevar adelante la obra.

“Es claro parte del financiamiento de la obra sea del peaje y una contraparte mínima del Gobierno, pero el peaje va a ser un aporte importante para que la obra pueda financiarse”, señaló Guschmer.

Marcelo Bodero, asesor legal de la Cámara de la Construcción, dijo que existen algunas observaciones a la forma en que presenta el plan de construcción de la obra.

“Nos parece interesante, sin embargo consideramos que deben haber mayores claridades“, sostuvo.

“Nos preocupa el hecho de que existen análisis previos técnicos y no se los está considerando, lo que puede alargar el proceso y eso no es conveniente”, añadió.

Por su parte, Carlos Repetto Carrillo, presidente Cámara de la Construcción de Guayaquil, señaló que “aunque no estemos de acuerdo con la forma del proceso, es importante que se haya iniciado“.

Noticias relacionadas