Lunes, 20 de mayo de 2024
u

'Rescate imposible', una película que rinde honores sangrientos a Rambo

Autor:

Alejandro Ribadeneira

Actualizada:

14 Abr 2024 - 9:27

'Rescate imposible', de estreno en Ecuador, satisfará a los que buscan una película violenta y de suspenso, como las de antes.

Liam Hemsworth (izq.), en una escena de 'Rescate imposible'.

Autor: Alejandro Ribadeneira

Actualizada:

14 Abr 2024 - 9:27

Liam Hemsworth (izq.), en una escena de 'Rescate imposible'. - Foto: Sony

'Rescate imposible', de estreno en Ecuador, satisfará a los que buscan una película violenta y de suspenso, como las de antes.

La película 'Rescate imposible', de estreno en Ecuador, cuenta con algunas aristas dignas de mencionarse. Por ejemplo, cuenta una historia bélica con una factura como las de antes, cuando Stallone y Schwarzenegger eran los amos del género, pero lo hace con las armas de estos tiempos, como los drones.

Claro que, al decir "historia", quizás se pueden generar expectativas un poco altas. 'Rescate imposible' es, más bien, sencilla en su relato y pone su foco en el heroico superviviente que lucha contra todo y contra todos.

Se trata de un piloto de drones que se esmera para ayudar, a la distancia, a un soldado que ha quedado solo en la jungla de Filipinas, luego de que la misión de su grupo salió rematadamente mal.

La química que forjan el piloto de drones y el soldado le da la suficiente chispa de humanidad para resistir la parte sangrienta de la aventura. Porque el director William Eubank, quien se ha dedicado más bien a la ciencia ficción, no escatima en violencia explícita, sobre todo en el tramo final, donde la brutalidad se despliega en su máximo nivel.

Además, 'Rescate imposible', también conocida como 'Land of Bad', muestra un estilo clásico, de cámaras nerviosas, villanos muy malos y códigos militares. Eso le da ese saborcito a 'Rambo', pero con el aire de estos tiempos de alta definición y en que Irán y Rusia, por ejemplo, atacan con drones a Israel y Ucrania.

Y no podía faltar la típica frase de mal augurio del inicio: "Sólo hace falta un día de mierda para cambiar tu perspectiva". La película cumple con lo que promete y le da al soldado ese pésimo día, eso sí, no apto para menores de 15 años.

El elenco parece divertirse a lo grande. Ahí está Liam Hemsworth como el soldado que lucha contra la adversidad para sobrevivir. Y un cada vez más corpulento Russell Crowe se lleva todos los aplausos por construir un personaje divertido y también comprometido.

Lo curioso es que no se desarrolla ese tufo patriótico de este tipo de cintas, sino que estos soldados muestran una ética de trabajo que ya quisiera cualquier empresa. Y el público, que sabe a lo que está buscando, se engancha hasta el final con este relato que reduce la guerra a lo que esencialmente ha sido siempre: gente que busca matar gente.