Así es la nueva normalidad en los entrenamientos de los clubes del Ecuador

Jugada

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

29 Jul 2020 - 0:05

Los jugadores de Barcelona Damián Díaz y Matías Oyola, en un entrenamiento el 24 de julio de 2020. - Foto: @BarcelonaSC

Así es la nueva normalidad en los entrenamientos de los clubes del Ecuador

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

29 Jul 2020 - 8:57

El miércoles 10 de junio de 2020, los equipos de Serie A retornaron a las prácticas después de casi tres meses de inactividad, debido a la pandemia del Covid-19. La LigaPro diseñó un protocolo con distintas medidas de bioseguridad, el cual fue aprobado por el COE nacional para su ejecución.

Para el regreso a los entrenamientos, la Liga Profesional entregó el 2 de junio 50 pruebas PCR y 50 test rápidos a cada club afiliado. En total, el organismo repartió 1.300 unidades de pruebas y un pack de insumos sanitarios para cada equipo.

En una primera fase, el COE nacional permitió prácticas en grupos reducidos de entre cinco y seis jugadores. Mientras que, desde el lunes 13 de julio, los clubes entrenan de forma colectiva de cara al reinicio del campeonato, que en principio será el próximo sábado 15 de agosto.

El plan desarrollado por la LigaPro estableció una serie de medidas obligatorias para todos los equipos. Incluso, veedores de la entidad han asistido a los complejos de los distintos clubes, para controlar y guiar sobre una mejor aplicación de las medidas.

Estos son cinco aspectos que los clubes han que tenido que cumplir en en esta nueva normalidad:

1. Vestuarios cerrados

Los camerinos de los centros de entrenamiento de los equipos están inhabilitados. Los jugadores tienen que llegar al complejo cambiados, con la ropa adecuada, y no pueden bañarse una vez finalizados los entrenamientos.

Por eso, cada futbolista tiene designado un puesto dentro de la cancha, separado por dos metros. Allí, cada deportista deja sus zapatos e implementos como la mascarilla, gel de manos y botellas de agua individuales.

Para Bryan De Jesús, delantero de Universidad Católica, el hecho de que los vestuarios se encuentren cerrados afecta en la parte emocional del grupo. Según el futbolista, el ambiente en el vestuario los fortalece, ya que es un momento de distensión, con música, bromas y risas.

En lo mismo coincide Rubén Darío Insúa, entrenador de Liga de Portoviejo, quien afirma que a pesar de que ese espacio está cerrado, por lo menos los jugadores “recuperaron la lógica de levantarse todos los días para ir a los entrenamientos“, lo cual lo ve como una motivación.

2. Dos jugadores por auto y prohibido usar transporte público

Ahora, cada jugador tiene que llegar en su propio auto al complejo. En caso de que se suban dos personas, el acompañante tiene que ir atrás. De igual forma se recomienda viajar con las ventanas abajo, para permitir la circulación de aire.

Una vez que los miembros del equipo llegan al complejo, pasan por un proceso de desinfección, primero del auto y después de sus implementos personales. De igual manera les toman la temperatura y saturación de oxígeno.

Después de que estacionan el auto, los jugadores se dirigen directamente hacia la cancha. Además, los futbolistas tienen prohibido el uso de taxis o buses para trasladarse desde o hacia el lugar de entrenamientos.

3. Número de personas habilitadas en cada práctica

Luis Soler, secretario técnico de Aucas, cuenta que aproximadamente 45 personas asisten a cada uno de los entrenamientos en el estadio Gonzalo Pozo Ripalda, entre jugadores, cuerpo técnico y médico, personal de apoyo y directivos.

Soler le comentó a PRIMICIAS que en el club 60 personas se han realizado pruebas PCR. “Todos los que entran al complejo tienen hechas pruebas y autorización para entrar. No entra nadie que no esté habilitado” dijo el argentino y agregó que esa lista de personal es entregada a LigaPro.

Asimismo, la persona de la Liga Profesional que supervisa los entrenamientos y el cumplimiento de protocolo “saca fotos y graba videos para mandar a la LigaPro”. Los inspectores rotan en cada club cada cuatro días, según Soler.

4. Nutrición en los futbolistas

La alimentación en los futbolistas ha variado por la pandemia. Gabriela Llerena, nutricionista de Aucas, insiste en que ahora se tiene que consumir una mayor fuente de antioxidantes y vitaminas y minerales. Esto, debido a que si un jugador se contagia, el impacto del virus en el organismo puede ser leve.

Los deportistas son sometidos a valoraciones antropométricas cada tres semanas, para controlar sus niveles de grasa corporal. En algunos casos, Llerena ha detectado un aumento de grasa, algo que ve “normal” debido a que los jugadores estuvieron en sus casas durante el confinamiento.

En esta nueva normalidad, los jugadores ya no comen en el club. Por eso, la nurticionista elige a dos deportistas por día, para que le envíen fotos del almuerzo y la cena. De esa forma, dice que puede hacer correcciones o recomendaciones de qué alimentos consumir.

Gabriela Llerena también reconoce que con algunos jugadores tiene que ser más estricta en el control de su alimentación. “La idea es que no consuman tantos carbohidratos hasta que empiece la competencia”.

5. Marketing

Por su parte, los seis miembros del equipo de marketing de Independiente del Valle tienen asignados días para asistir al complejo de Chillo Jijón. Por ejemplo, cuando hay una rueda de prensa, Pablo Trujillo (jefe de prensa) junto a Juan González (productor de TV) asisten al complejo.

Sin embargo, el equipo de marketing de IDV prioriza el teletrabajo. Así, el mayor desafío en esta nueva normalidad para el departamento del equipo liderado por Francisco Quiñónez es que la gente siga conectada con las noticias del equipo y que pueda “desprenderse de sus preocupaciones”.

Además, ante la falta de público en los estadios una vez retomado el torneo, el club decidió reconocer a los abonados que ya tenían comprados los boletos para todo el año.

Por último, Quiñónez explicó que, a pesar de que les afecta que no haya hinchas en los partidos (las marcas no pueden desarrollar activaciones), se va a compensar ya que la nueva realidad va a hacer “que la gente se interese más por el fútbol, porque va a ser una válbula de escape”.

David Constante, director de competiciones de la LigaPro, aseguró que el protocolo se ha cumplido a la “perfección” por cada uno de los clubes, con la ayuda de los veedores y personal de apoyo.

Además, Constante dijo que van a hacer campañas de concientización, junto a los clubes, para que el público no se acerque a los estadios, una vez reiniciado el campeonato ecuatoriano. Según el protocolo, 224 personas podrán asistir a cada partido. Cada equipo podrá contar con un máximo de 45 personas.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas