David Villarreal: el ciclista que corrió la Vuelta con una placa en su rodilla

Jugada

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

5 Dic 2020 - 0:05

David Villarreal, antes de la largada de la tercera etapa de la Vuelta al Ecuador, el 25 de noviembre de 2020. - Foto: Cortesía David Herdoiza

David Villarreal: el ciclista que corrió la Vuelta con una placa en su rodilla

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

5 Dic 2020 - 0:05

En una entrevista con PRIMICIAS, el carchense de 24 años habló sobre sus inicios en el deporte, su accidente en Colombia que casi lo deja fuera de las rutas, el apoyo económico que ha recibido de sus padres, sus proyectos a futuro y cuántos kilómetros ha pedaleado hasta ahora.

David Villarreal es el menor de cinco hijos. Su primera bicicleta la tuvo a los 4 años y fue una herencia de sus hermanos. Recuerda que era azul con negro y estaba bastante desgastada. Inquieto por los deportes desde pequeño, salía en su bicicleta todos los días, hasta que se reventaron los radios y “quedó en el olvido”.

Sus papás, Ramiro Villarreal y Miriam Almeida, sabían que estaban ante un chico audaz, atrevido y con personalidad. Tanto así, que a los 11 años, David se mudó a Quito con la intención de entrenar con mayor frecuencia en el velódromo. Paralelamente, estudiaba en el colegio San Pedro Pascual.

El deportista representó a Pichincha por dos años y, por su crecimiento exponencial, la Prefectura del Carchi le abrió las puertas a sus 22 años. Allí corrió hasta septiembre de 2020, cuando el Movistar Eagles Bike lo contrató.

El 22 de diciembre de 2019, David Villarreal vivió un momento crítico en su carrera. En la localidad de Aldana, en Nariño, Colombia, sufrió un accidente que le provocó una fractura de tibia en la rodilla derecha y de radio en su mano (derecha). El pedalista participó en una carrera en ese país y al regreso, en bicicleta, se impactó contra un auto.

“Fue un golpe muy duro en mi vida y en mi carrera. La lesión en la rodilla fue muy complicada porque fue expuesta. Pasé tres semanas hospitalizado hasta que me operaron. Cuando estuve en la clínica pensé que no iba a volver a caminar y que iba a participar en Paralímpicos“, relató.

A Villarreal le colocaron una placa de metal que va desde la rodilla hasta el tobillo. También tornillos. A pesar del impacto emocional que significó el accidente, gracias al apoyo de sus padres y de su fisioterapista, René Salazar, salió adelante y su recuperación ha sido larga pero exitosa.

En abril de este año, el corredor empezó a practicar en un rodillo y la constancia hizo que poco a poco se sienta firme con su rodilla. Sin embargo, lo que más le preocupaba era no responder de la misma forma de antes. “Me dolía mucho en donde tengo los tornillos. Eso me generaba mucha incertidumbre”.

“Cuando iba al IESS para las sesiones de fisioterapia, me decían que nunca más iba a volver a ser un deportista de alto rendimiento”.

David Villarreal, ciclista ecuatoriano

La ayuda del fisioterapista, sumado al apoyo económico de sus padres y de la Prefectura del Carchi, hicieron que Villarreal reciba el alta médica el pasado 14 de enero. Para solventar los gastos de la hospitalización, otros ciclistas como Richard Carapaz y Byron Guamá organizaron carreras benéficas para recaudar fondos.

Villarreal contó que en seis meses le sacarán la placa de su pierna y todavía quiere recuperarse al 100%. “Volví más motivado y fuerte que antes. Me siento bien y quiero seguir corriendo”.

Por eso, no dudó en participar en la Vuelta al Ecuador 2020. Y lo hizo con la placa de metal en su rodilla. Por mala fortuna, sufrió dos caídas que le provocaron fuertes raspones, ambas del lado derecho. Pero siguió y terminó la carrera en el puesto 43 de la clasificación general. “Sufrí bastante. No me retiré porque fue mucha gente a apoyarme”.

Una vez concluida la Vuelta, el pasado 28 de noviembre, Villarreal intentó hacer rodillo, pero no lo logró por sus heridas. Eso le impedirá asistir a una carrera internacional, en Cali, el próximo 8 de diciembre, ya que tiene que hacer reposo.

Una vez recuperado en su totalidad, Villarreal sueña con ir a Europa a “probar suerte”. Las condiciones están. Dependiendo de su rendimiento, su objetivo en cinco años es competir en un equipo World Tour. “Me encantaría llegar al Movistar o al Education First”.

Cuando no está en una competencia, a Villarreal le gusta pasar tiempo en su casa y ayudar a sus padres. Cocina lasaña, lava los platos y arregla los cuartos. También va al gimnasio de su padre, en Tulcán y cuida a uno de sus sobrinos, de tres años. El ciclista vive con su hermana mayor, madre soltera.

Por ahora, el pedalista está enfocado por completo en el ciclismo. Aunque no descarta estudiar entrenamiento deportivo en un par de años. En un futuro, su meta es tener un negocio de venta de artículos deportivos y también ayudar a chicos para insertarlos en el profesionalismo.

Villarreal también importa artículos de ciclismo desde Ipiales, junto a otros corredores colombianos. De esa forma, tiene un ingreso extra, puede solventar sus gastos y colaborar con su familia. “El ciclismo es un deporte de mucho sacrificio y mal pagado. Pero todo se recompensa con las victorias”.

Por último, Villarreal contó que, en sus dos años de carrera profesional, lleva 64.000 kilómetros recorridos, después de verificar en su computadora. “Me atrevería a decir que en mi vida llevo unos 200.000 kilómetros”.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas