Dominic Barona: “No hay nada más lindo que representar a tu país”

Jugada

Autor:

Felipe Núñez

Actualizada:

17 Oct 2021 - 0:05

Dominic Barona, durante los Juegos Olímpicos de Tokio, el 24 de julio de 2021. - Foto: Comité Olímpico Ecuatoriano

Dominic Barona: “No hay nada más lindo que representar a tu país”

Autor:

Felipe Núñez

Actualizada:

17 Oct 2021 - 0:05

La surfista tiene la ilusión de conseguir más triunfos después de su primera experiencia olímpica en Tokio. Barona cree que en el Ecuador hay potencial para formar a futuros campeones mundiales.

Nacer y crecer en Montañita significa inmediatamente tener un vínculo con las olas. Ese fue el caso de Dominic ‘Mimi’ Barona, quien pasó toda su niñez jugando en las orillas de este pueblo de Santa Elena, junto a su familia.

“Mis padres tenían un negocio ahí, frente a la playa. Veíamos a la gente surfear y mi papá, como buzo, nos enseñó el respeto y el amor por el mar. Así inició todo, el contacto con el océano y la naturaleza“, expresó Barona en una entrevista con PRIMICIAS.

La deportista recuerda que, mientras disfrutaba en el agua, le llamó la atención cómo algunas personas se deslizaban en las olas. La curiosidad llevó a Barona y a sus hermanos a probar el bodyboard, un deporte parecido al surf, pero con una tabla diferente, más pequeña.

La afición fue creciendo y a los 13 años, Barona comenzó a practicar el surf, el deporte que se convertiría en su pasión y estilo de vida.

Dominic Barona, en el US Open de Surfeo, el 20 de septiembre de 2021.

Dominic Barona, en el US Open de Surfeo, el 20 de septiembre de 2021.  @mimi_barona

Ambiciones de campeona

A los 16 años, Barona participó en su primera experiencia internacional en un Panamericano en Lima, compitiendo tanto en bodyboard como en surf. “Hicimos el viaje desde Ecuador en bus. Fuimos todos, mi mamá llevó a mi hermano y a mi hermana pequeña. En ese tiempo no había mucho apoyo, tenías que buscártelas“.

Barona comenta que desde sus comienzos, fue una deportista competitiva. “Todo lo que me iba proponiendo se fue dando”. Fue así que, en 2011, se convirtió en la primera ecuatoriana en ganar un campeonato latino de surf, un título que repitió en 2014.

‘Mimi’ no paró con sus aspiraciones. En 2016, fue campeona en los Juegos Bolivarianos de Playa y, en 2018, fue campeona sudamericana. Además, llegó a ser vicecampeona mundial en 2014 y 2016.

“He logrado bastantes triunfos y también derrotas, hubo años buenos y años malos. Así es la carrera del deportista, lo importante es levantarse cada día con las ganas de luchar“.

Dominic Barona, en Montañita, el 22 de marzo de 2021.

Dominic Barona, en Montañita, el 22 de marzo de 2021.  @mimi_barona

El sueño olímpico

Mientras crecía en Montañita, Barona nunca se imaginó que podría llegar a unos Juegos Olímpicos. “Me acuerdo que pasaban en la televisión a Jefferson Pérez. En las noches me paraba a cantar el himno nacional. Me sentía muy identificada, pero no sabía que yo podía llegar a ser una deportista olímpica“.

La ilusión recién se formó en 2016, cuando el Comité Olímpico Internacional aceptó la propuesta de incluir el surf en su programa para Tokio. “Estábamos en un evento en Costa Rica cuando nos enteramos. El sueño de llegar a unos Juegos se veía cada vez más cerca. Debíamos cumplirlo, el objetivo era alcanzar esa clasificación“.

Barona buscó el cupo a Tokio en los Juegos Panamericanos de Lima 2019. En dicho evento, la ecuatoriana obtuvo la medalla de plata, por detrás de la peruana Daniela Rosas. Este era un buen resultado, pero que en ese momento no le aseguraba la clasificación a Juegos Olímpicos.

La espera continuó hasta el Mundial de Surf de 2021, donde Rosas consiguió el cupo directo. Por lo tanto, el puesto panamericano para Tokio fue para Barona, quien se convirtió en la primera ecuatoriana en la historia en clasificar en surf a unos Juegos Olímpicos.

Dominic Barona, en los Juegos Olímpicos de Tokio, el 24 de julio de 2021.

Dominic Barona, en los Juegos Olímpicos de Tokio, el 24 de julio de 2021.  @mimi_barona

Ya en Japón, los resultados no fueron los esperados. En la primera ronda, Barona quedó tercera en su grupo, por lo que pasó al repechaje. Sin embargo, en esta instancia quedo última, siendo eliminada tempranamente de la competencia.

“No fue la mejor experiencia, no era para lo que había entrenado, pero creo que haber tenido la oportunidad de estar en ese certamen, junto a los mejores deportistas de todo el mundo, ya era un honor”.

A su regreso a Montañita, Barona fue recibida como una heroína. “La gente estaba súper alegre. Todos mis amigos y mi familia tenían mucha felicidad. No gané, pero parecía que sí lo había hecho“, recuerda ‘Mimi’ entre risas.

Dominic Barona, con un tatuaje de los Juegos Olímpicos.

Dominic Barona, con un tatuaje de los Juegos Olímpicos. @mimi_barona

La tabla hace la diferencia

Durante los Juegos, se estableció un debate alrededor del apoyo y la preparación que recibieron los atletas ecuatorianos previo a Tokio. Barona expresa que “para todos ha sido difícil” y que incluso teniendo auspicios la situación de un deportista es complicada.

La surfista explica que, a pesar de sus 15 años en la profesión, recién hace cuatro comenzó a recibir dinero de patrocinios. “Si yo hubiese esperado a que me apoyaran de pequeña, si hubiese esperado que me paguen el hotel, te aseguro que seguiría solo en eventos nacionales o quizás ni hubiera tomado esto como una carrera“.

Actualmente, Barona ya cuenta con varios auspiciantes, que se pueden observar en su tabla de surf. “Esto no fue de la noche a la mañana, hay que poner esfuerzo, dedicación y muchos sacrificios. En mi vida me ha tocado muchas veces dormir en la playa o tener una comida al día, cosas así”.

Uno de los mayores gastos en el surf es la tabla, un implemento que puede marcar la diferencia al momento de competir. “Las tablas rodean los USD 700 o 800, las de mejor calidad te dan un mejor rendimiento. Ahora no duran mucho tiempo, estoy usando entre 15 a 25 tablas al año. Es bastante la inversión, pero la cubro gracias a mis auspiciantes”.

Además del apoyo privado, Barona es parte del Plan de Alto Rendimiento del Ministerio del Deporte. Este rubro le ayuda a cubrir “gastos de la casa” y también le permite viajar a eventos internacionales.

La nacida en Montañita acepta que, aunque hace falta más ayuda, las entidades privadas y públicas se están involucrando más. “Durante años no hubo apoyo, pero esto está cambiando un poco. En el país hay bastante talento, que muchas veces se pierde por falta de oportunidades“.

Ecuador, cuna de futuros campeones

En las playas del Ecuador se está desarrollando la próxima generación de surfistas. Barona lo ha presenciado y ve un gran futuro en estos chicos y chicas. “Yo veo niños en Ecuador con mucha ilusión, que pueden llegar a ser campeones mundiales“.

Ella expresa que la comunidad de surfistas en el país es una familia y que el deporte se está desarrollando. “Pienso que el surf en el Ecuador está creciendo. Hemos abierto un gran camino junto a otros colegas, como Jonathan ‘El Gato’ Chila o mi hermano Israel Barona. Ha sido un gran esfuerzo, pero lo único que queremos es llevar al país lo más alto posible“.

Al contrario de ‘Mimi’, quien considera que comenzó tarde en el surf a sus 13 años, las nuevas generaciones inician a los cuatro años o incluso antes. “Yo tengo amigos que a los dos años o antes ya los meten al agua“.

Los próximos rivales de los ecuatorianos también se están formando en la actualidad y a una edad temprana. “En Estados Unidos, Australia o Brasil, ya tienen niños que están surfeando durísimo con 8 años, está seguro que ellos van a llegar a la élite”.

Por esta razón, Barona se ha planteado abrir una escuela de surf en Montañita, su lugar favorito en el mundo, para formar a los futuros campeones.

¿Y qué se necesita para ser un gran surfista? “Se necesitan ganas, tener mucha voluntad, ser constante y estar dispuesto a pasar varias horas bajo el sol”, responde Barona, quien agrega que “no hay nada más lindo que representar a tu país, haciendo lo que más te gusta”.

El surf ya es una parte vital del cuerpo y alma de ‘Mimi’, quien en cada competencia se va enamorando un poco más del deporte. “Viajar, conocer nuevos países, recibir mensajes de motivación por dónde vas. No importa la cantidad de dinero, me siento millonaria porque la gente está alegre con lo que voy logrando“.

Barona ya tiene los ojos puestos para su siguiente gran reto: París 2024. La competencia de surf, sin embargo, no se llevará a cabo en Europa, sino en las playas de Tahití, en la Polinesia Francesa.

“Son olas difíciles, pero de calidad mundial. Esperemos tener la salud y la oportunidad de luchar cada día, para poder lograr este nuevo sueño que es estar en otros Juegos Olímpicos“, concluye la surfista.

Dominic Barona, en Montañita, el 27 de julio de 2021.

Dominic Barona, en Montañita, el 27 de julio de 2021. @mimi_barona

También le puede interesar:

Noticias relacionadas