Adrián Gabbarini, el arquero que enamoró a la hinchada de Liga

Autor:

Martha Córdova

Actualizada:

21 Nov 2021 - 0:05

Adrián Gabbarini, en el estadio Rodrigo Paz Delgado, durante un partido de la Copa Libertadores, ante Sao Paulo, el 22 de septiembre de 2020. - Foto: Reuters

Adrián Gabbarini, el arquero que enamoró a la hinchada de Liga

Autor:

Martha Córdova

Actualizada:

21 Nov 2021 - 0:05

El ‘Súper Gabba’ llegó como argentino en 2018, pero desde enero de 2021 es ecuatoriano. Se declaró hincha de Liga Deportiva Universitaria, el club en el que es referente, capitán y mimado de la hinchada.

Con 36 años, Adrián Gabbarini aún no piensa en el retiro, pese a la dura lesión que lo mantendrá lejos del fútbol hasta julio de 2022: una rotura de los ligamentos de su rodilla izquierda.

La fortaleza mental y física le han permitido superar estos momentos, en un año más bien complicado para los albos. Liga no pelea puestos estelares y no logró conseguir el cupo para la Copa Libertadores 2022.

El 5 de marzo último, falleció el padre de Gabbarini, Edgardo, luego de una larga enfermedad. ‘Súper Gabba’ siempre se ha mostrado muy agradecido con su papá por los valores aprendidos y el amor que recibió de él.

“Gabba, al arco”

Adrián recuerda cuando Don Edgardo, y su madre, doña Norma, no pudieron contener las lágrimas al dejarlo en la residencia de Independiente de Avellaneda en Buenos Aires. Entonces tenía apenas 14 años de edad.

El adolescente arquero llegó con toda la ilusión de convertirse en profesional en un equipo como Independiente.

Por eso no le pareció de mal gusto la caballeriza que el club acomodó como residencia para los juveniles que venían de provincia. Donde antes dormía un caballo se instalaron dos camas literas; allí pasó las noches durante varios años.

Sus padres viajaban con cierta frecuencia desde Mendoza, a unos 1.200 kilómetros de Buenos Aires, para visitarlo.

Le llevaban ropa o comida, pero ‘Gabba’ les pedía que no lo hicieran, no quería que sus compañeros se sintieran mal. Desde esa edad, Adrián siempre pensó en el grupo y no en lo individual.

Debutó en primera división en 2008, cuando el guardameta titular, Hilario Navarro, se lesionó. Entonces escuchó la frase que esperó durante años sentado en el banco de suplentes: “Gabba, al arco”, pronunciada con ímpetu por el entrenador de Independiente, el ‘Tolo’ Américo Gallego.

Adrián Gabbarini no solo reemplazó a Navarro en ese partido y en las seis fechas posteriores que duró la recuperación. Se quedó como titular y desde entonces labró su carrera profesional en primera división.

Pasó por Newell’s Old Boys, Argentinos Juniors, Tigre y Olimpo, todos en Argentina.

El atajador de penales

Con 32 años llegó a Liga de Quito en 2018, en su primera incursión internacional. El arquero argentino trajo confianza al plantel y a la hinchada.

Eficaz en el fútbol aéreo y también jugando con los pies. Se convirtió en un atajador de penales en partidos clave.

Ese año, Liga de Quito logró el título del campeonato ecuatoriano después de ocho temporadas. En 2019 y 2020 fue pilar importante para los títulos de la Copa Ecuador y de la Supercopa.

En 2019, el entonces entrenador Pablo Repetto le entregó la banda de capitán, una distinción que no esperaba.

Gabbaribi siempre irradia liderazgo en la cancha y dentro del grupo. Es quien brinda consejos y enseñanzas a los más jóvenes. Y ha salido a dar la cara en los reveses más duros del equipo.

Salió a ofrecer disculpas a la hinchada cuando Liga perdió el título en 2019; el equipo fue derrotado por el Delfín, en Manta, pese a que él atajó dos lanzamientos penales, en la definición.

Se disculpó cuando Barcelona se coronó campeón en diciembre de 2020 en el estadio Rodrigo Paz, también en la definición por penales.

Y volvió a pedir disculpas hace pocos días, cuando los ‘albos’ perdieron toda opción de lograr el título nacional en esta temporada.

Adrián Gabbarini también es el hombre del aprendizaje constante. A pesar de la experiencia y de los años en el fútbol, no deja nunca de conversar con su entrenador de arqueros, Humberto Pretti, para revisar los errores y corregirlos.

No se siente ‘Súper Gabba’, pues no quiere caer en una zona de confort. Eso lo deja para la hinchada.

De sus padres también heredó su devoción por la Virgen de Luján, cuya imagen lleva a la cancha de los estadios en donde juega. Ya le han robado las imágenes más de dos veces, pero él jamás deja de venerarla.

Gabbarini contra Liga de Quito

El 3 de marzo de 2011, Liga de Quito recibió en el estadio Rodrigo Paz a Independiente de Avellaneda por la fase de grupos de la Copa Libertadores de América.

En la portería de los ‘rojos’ saltó como titular Adrián Gabbarini, quien recibió tres anotaciones de Liga: Paúl Ambrossi, Miller Bolaños y Patricio Urrutia anotaron los tantos del triunfo de la ‘U’ en un estadio lleno. El partido terminó 3-0.

Esta anécdota la recordó cuando el conjunto albo lo llamó. Olimpo quería que continúe en sus filas, pero ‘Gabba’ quería salir de su país.

Maradona lo dejó fuera

Adrián Gabbarini, que nació el 10 de octubre de 1985 en Gaymallén, fue llamado por Diego Maradona, cuando dirigía a la selección de Argentina para disputar los partidos amistosos y de las eliminatorias al Mundial Sudáfrica 2010.

No quedó en la lista final, pues Maradona en su papel de seleccionador se decidió por Diego Pozo, del Colón de Santa Fe.

Vivió un momento similar con el seleccionador Sergio Batista, quien reemplazó a Maradona en el cargo.

Gabbarini fue convocado para una gira internacional en Estados Unidos, pero quedó fuera de la lista final para la Copa América de 2011, que se disputó en Argentina.

En esa ocasión el DT se decidió por Juan Pablo Carrizo, Mariano Andújar y Sergio ‘Chiquito’ Romero.

Con la nacionalidad ecuatoriana, la afición ya pedía su inclusión en la selección nacional, pero no pudo ser tomado en cuenta por la lesión que sufrió.

Igual, el amor por el país no ha cambiado. Su hija Oriana Luján nació en Quito en 2019. Es un enamorado de Liga, de los hinchas y de Ecuador.

El vino, pasión familiar

‘Gabba’ no se queda quieto. Durante su permanencia en Ecuador ha aprovechado para introducir en el mercado nacional el vino de su familia, Gabbarini.

La cepa pertenece a los importantes viñedos de Mendoza, una zona vinícola por excelencia y reconocida en el mundo.

Los vinos de la Familia Gabbarini se estrenaron hace dos años en el restaurante de carnes que tiene en Quito el exfutbolista Cristian Bottero.

La tradición vinícola la comenzó su abuelo y la han continuado con ella su padre, sus tíos y sus hermanos.

De los viñedos de los Gabbarini sale una gran variedad de vinos, como Malbec, Syrah, Bonarda, Carbernet Sauvignon, Tempranillo y Merlot.

En Ecuador, el mismo Adrián se ha encargado de promocionarlos, una tradición que está arraigada en la familia y en su corazón tanto como el fútbol.

Noticias relacionadas