Los gimnasios en Ecuador esperan abrir sus puertas en junio

Jugada

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

23 May - 0:05

Un gimnasio en Quito fue adecuado el 22 de mayo con las medidas de distanciamiento social. - Foto: Cortesía

Los gimnasios en Ecuador esperan abrir sus puertas en junio

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

23 May - 0:05

Una asociación compuesta por alrededor de 60 establecimientos de todo el país envió el 21 de mayo de 2020 al COE nacional, provincial y a los cantonales un protocolo de seguridad para retomar sus actividades. Más de 3.000 gimnasios en Ecuador buscan reabrir sus puertas y promover un retorno a la actividad física, en medio de la pandemia por el Covid-19.

La iniciativa nació de cinco gimnasios de Quito. El protocolo se basa en documentos que ya fueron elaborados en países como Brasil, Argentina, Colombia, Estados Unidos, España, entre otros.

Enrique La Motta, gerente general de Wellness Group, corporación a cargo de nueve establecimientos y uno de los impulsores de la campaña, dice que esperan tener la aprobación del protocolo por parte del COE nacional la próxima semana. Su intención es retomar las actividades en junio.

La Motta le contó a PRIMICIAS que su mensaje a las autoridades del COE es que “no se compare la industria de los gimnasios con las discotecas, bares, cines o lugares de entretenimiento, como lo han hecho“.

A pesar de las aspiraciones de los gimnasios, el COE nacional y la Secretaría del Deporte estiman que serán de los últimos lugares en reabrir sus puertas.

La Motta reconoce que recibieron una respuesta favorable de las autoridades y ya se está evaluando el documento. El argumento de la agrupación para la reapertura de los establecimientos es que son “un aliado de la salud pública” y, con la coyuntura del Covid-19, pueden provocar efectos positivos en la ciudadanía.

Para Bernardo Abad, concejal de Quito y quien también promueve la reapertura de los gimnasios, es momento de aprender a convivir con el virus en todo el mundo. Por eso, señaló que en lo económico y social “hay argumentos para pasar al semáforo amarillo”.

“Hemos hablado con todas las instancias”, aseguró La Motta y agregó que trabajan en coordinación con gimnasios de Guayaquil, Galápagos, Cuenca y otras ciudades. Sin embargo, su interés es que la medida se apruebe en el Distrito Metropolitano de Quito.

Según estimaciones de los propietarios de los locales, los gimnasios generan alrededor de 35.000 plazas de trabajo en Ecuador. Y desde lo económico, calculan que los ingresos que han dejado de percibir desde el inicio del confinamiento es de USD 25 millones. Por eso, La Motta insiste en que se tiene que reactivar esta industria.

“Para muchos gimnasios, si no se reabren en junio, van a tener muchos problemas. La próxima semana es clave”

Enrique La Motta, gerente general Wellness Group

La agrupación de gimnasios ha recomendado a sus colegas difundir las iniciativas que se están tomando entre los clientes y transmitir confianza, para así evitar un “miedo exagerado” de regresar a estos lugares. “Es importante que los clientes conozcan los procesos que vamos a implementar. Queremos tener el mayor estándar de seguridad, siguiendo ejemplos como el de España”, recalcó.

Medidas de seguridad

Según el protocolo desarrollado por la agrupación, el objetivo principal es adecuar los gimnasios para operar con seguridad durante el tiempo que dure la pandemia. La intención es educar a los trabajadores y clientes para prevenir contagios.

Estos son los puntos más destacados del protocolo presentado al COE

  • Reducir el aforo a una persona por cada cuatro metros cuadrados y la distancia entre equipos a 1,5 metros.
  • Implementación de registro de salud de colaboradores, incluyendo control de temperatura, presencia de síntomas y registro epidemiológico del entorno de cada colaborador.
  • Mantenimiento de estrictos protocolos de limpieza y desinfección periódica de máquinas, pisos y baños, de acuerdo con el tráfico de clientes.
  • Uso obligatorio de mascarillas, guantes, visores y gafas para los colaboradores.
  • El aforo máximo deberá permitir cumplir con el requisito de distancia interpersonal mínimo dos metros de distancia.

Algunas de estas medidas ya se implementaron el viernes 22 de mayo, en un local de una cadena de gimnasios ubicado al norte de Quito. Allí se realizó una prueba piloto. Se instaló señalética en el piso para respetar los espacios y se adecuaron las máquinas del establecimiento.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas