La negativa de Trump complica transición de Gobierno en Estados Unidos

Lo último

Autor:

Reuters / Redacción Primicias

Actualizada:

8 Nov 2020 - 9:40

Imagen de la Casa Blanca en Estados Unidos, luego del triunfo de Joe Biden, el 7 de noviembre de 2020. - Foto: Reuters

La negativa de Trump complica transición de Gobierno en Estados Unidos

Autor:

Reuters / Redacción Primicias

Actualizada:

8 Nov 2020 - 9:40

La ley estadounidense traza instrucciones para una transferencia ordenada de un presidente a otro, pero expertos indican que el camino de Joe Biden hacia la Casa Blanca será más difícil que el de la mayoría de sus predecesores modernos.

El presidente saliente Donald Trump ha prometido que presentará más demandas para desafiar el resultado de las elecciones en Estados Unidos, que dan como ganador a Joe Biden. Si bien es improbable que esas demandas consigan invalidar los sufragios, la transición de Trump a Biden será complicada auguran expertos políticos.

Esta batalla legal, que propone Trump, podría retrasar muchas actividades relacionadas con el cambio de poder de republicanos a demócratas. Así sucedió en 2000, cuando George W. Bush fue declarado vencedor recién cinco semanas después de las elecciones.

Una larga batalla legal retrasaría la transición y eso podría ser peligroso en materia de política exterior”, dijo una fuente republicana en el Congreso a la agencia Reuters.

Por otra parte, como el demócrata Biden obtuvo suficientes votos electorales para reclamar la Presidencia, existe preocupación de que Trump pueda limitar la cooperación y hacer que un proceso típicamente ordenado sea algo caótico.

“Nos preocupa lo impredecible”, dijo un funcionario gubernamental de un aliado de Estados Unidos desde una embajada en Washington.

La Ley de Transición Presidencial, aprobada en 1964, otorga a los funcionarios de carrera un poder significativo sobre el proceso de transferencia de datos y experiencia a los funcionarios entrantes. Es un acuerdo destinado a limitar la politización.

Los asesores de Biden vigilarán de cerca cualquier señal de que Trump o sus cercanos tomen medidas en política nacional o exterior destinadas a sabotear al nuevo presidente.

Tampoco está claro si Trump, quien hasta ahora se ha negado a admitir la derrota, cumplirá con el protocolo histórico y se reunirá con su sucesor. Esto sí lo hizo el expresidente Barack Obama con Trump poco después de las elecciones de 2016.

Jordan Strauss, un exfuncionario de la Casa Blanca y ahora director gerente de inteligencia empresarial en Kroll, dijo que unas 200 personas cercanas a Biden han estado trabajando durante meses para elaborar planes y políticas para un nuevo gobierno.

Noticias relacionadas