Una elección que vale la pena

Contenido Patrocinado

Autor:

Contenido Patrocinado

Actualizada:

16 May - 14:20

Una elección que vale la pena

Autor:

Contenido Patrocinado

Actualizada:

16 May - 14:20

Unos buenos neumáticos son tan importantes como un buen carro. No se deje llevar por las apariencias y busque unos que se ajusten a su situación de conducción.

Sin unas buenas llantas el sistema de frenos no puede funcionar adecuadamente. El mercado ofrece un sinnúmero de marcas y modelos que deben ser elegidos con cautela.  Lo fundamental es tener en cuenta los aspectos técnicos y las condiciones cotidianas de su vehículo.  Recuerde que su seguridad y la de sus acompañantes dependen del tipo de llanta. 

Empiece prestándole atención al labrado.  Las llantas de alto desempeño tienen uno para clima seco y lluvia ligera y un compuesto que mejora la tracción, pero a su vez reduce la vida útil. Encontrará varias opciones en este aspecto, escoja una de acuerdo con sus necesidades.

El índice de carga es otra consideración importante.  Si opta por una llanta sin suficiente índice de carga para una camioneta que va a llevar peso, seguramente esta le va a durar mucho menos.   En el caso de los autos que van a alcanzar altas velocidades, estos necesitan llantas que se calienten, porque de lo contrario no van a tener el mismo performance.

También es preciso analizar en qué tipo de suelo va a conducir.  Por ejemplo, si va a recorrer sobre tierra o calles no pavimentadas necesitará una llanta con mayor agarre, porque si se inclina por una para autopista esta va a sufrir mayor desgaste y va a tener menos duración.   En caso de que la mayor parte de su recorrido diario la realice en autopista, pero compre unas para terreno lodoso, porque se ven más robustas, el pavimento hará que se desgasten con más facilidad. 

Cuando predomina la estética a la técnica, la inversión que haga en sus llantas puede resultar fallida. Reemplazar las llantas y los rines del auto por unos que se vean mejor puede afectar severamente el desempeño del auto. ¿Por qué? Porque cada vehículo está desarrollado con un tipo de llanta acorde a los frenos y a la suspensión.  Cambiar el ancho de la llanta, por citar un caso, podría traer consecuencias en aspectos como el radio de giro.

En conclusión, no se deje llevar por la pinta.  Determine cuál es el uso fundamental que le va a dar a la llanta: 70% pavimento o 30% de paseo; trabajo en hacienda o recorridos de ciudad; terreno de arena, ripio o piedra.

¿Cómo es una llanta total performance?

    1. Robusta. Una llanta con un buen desempeño tiene una fuerte coraza en su exterior y su ensamblaje resiste veredazos e imperfecciones de la calzada, siempre y cuando el conductor no vaya a exceso de velocidad.
    2. Silenciosa. Para que al manejar usted esté realmente cómodo y sin preocupaciones fíjese en el labrado o diseño de su llanta, porque de eso dependerá que no emita sonidos al hacer fricción con el terreno.
    3.  Maniobrable. Si se fija en este beneficio debe buscar una llanta que sea fácil de controlar aún en circunstancias extremas.  Como un derrape en agua, por ejemplo.
    4. Durable: Un buen mantenimiento marca la pauta en durabilidad; sin embargo, si la llanta cuenta con la tecnología adecuada para agarrarse al asfalto, sin que esto afecte su tiempo de vida útil, esa es la adecuada
    5. Adherente. Una llanta debe adherirse al asfalto con tal fuerza y estabilidad que permita buena maniobrabilidad y mejor reacción a la curva.
    6. Segura. Si la llanta tiene todos los beneficios anteriores, le garantiza seguridad tanto al conductor como a los demás ocupantes del vehículo.
    7. Confortable. Una llanta que no haga ruido y sea suave al andar en cualquier tipo de terreno.
    8. Ahorra combustible. Cuando la llanta hace menos fricción con el asfalto, disminuye el esfuerzo del motor para moverla y el uso de combustible es menor.