Asamblea: bancadas tienen escasas horas para salir a la ‘caza’ de votos

Política

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

14 May 2021 - 21:03

La nueva Asamblea Nacional no consiguió nombrar a sus autoridades en la primera sesión del 14 de mayo de 2021. - Foto: Asamblea Nacional

Asamblea: bancadas tienen escasas horas para salir a la ‘caza’ de votos

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

15 May 2021 - 11:46

Luego de tres intentos fallidos y de casi nueve horas de sesión, la Asamblea Nacional no pudo elegir a sus autoridades para la primera mitad del periodo 2021-2025. El único consenso del día fue para suspender la sesión, pero sin un plan para retomarla.

Fue así que Pierina Correa, la legisladora más votada y quien dirige la sesión inaugural, decidió “por respeto al Ecuador” que se reinstalen el sábado 15 de mayo, a las 15:00.

La primera reunión de los legisladores fue lo contrario a lo esperado y prometido. Una vez ganadas las curules en las elecciones generales, los bloques partidistas ofrecieron dar gobernabilidad al próximo presidente Guillermo Lasso y aprobar las propuestas que convengan al país.

Pero en las negociaciones previas, para ocupar los principales cargos de la legislatura, empezaron a aparecer tensiones y desacuerdos. Y la caída del acuerdo previo, que debía superar los 70 votos necesarios para elegir al presidente del Parlamento, fue el clímax de la sesión.

¿Qué sucedió en el pleno?

El acuerdo entre el correísmo (UNES), el Partido Social Cristiano (PSC) y el nuevo oficialismo (Creo), duró apenas 90 minutos desde que inició la primera sesión de este nuevo legislativo.

Ese pacto implicaba que el sociacristiano Henry Kronfle se quede con la presidencia del Parlamento, la correísta Paola Cabezas con la primera vicepresidencia y el independiente Virgilio Saquicela con la segunda.

Pero sorpresivamente eso no sucedió. Al momento de la votación los 12 asambleístas de Creo cambiaron de parecer y se abstuvieron. Por lo que el PSC se quedó sin la presidencia a falta de dos votos.

En el sector indígena y de la Izquierda Democrática hubo celebración con el resultado. Después de un receso de casi tres horas, Pachakutik decidió lanzar su carta principal: Salvador Quishpe.

Pese a que el movimiento indígena ha sido inflexible al momento de negociar y se niega a ceder la primera curul de la Asamblea, el exprefecto de Zamora no recibió una votación negativa, pero las abstenciones fueron más numerosas que los votos favorables.

Pese a su bloque minoritario, el nuevo movimiento oficialista decidió poner otra opción sobre la mesa, después de dinamitar el acuerdo con su aliado electoral, el PSC.

Desconociendo la Ley de la Función Legislativa, Creo mocionó una terna para ocupar los primeros tres puestos del Consejo de Administración Legislativa (CAL): Rina Campain (Creo), Salvador Quishpe (Pachakutik) y Bella Jiménez (ID), respectivamente.

El rechazo a la propuesta fue contundente. Sus anteriores aliados en la búsqueda del poder legislativo, UNES y el PSC votaron en contra, al igual que Pachakutik.

El resultado de la jornada

Los 137 asambleístas no pudieron cumplir con el propósito de la primera sesión plenaria. Y, tras la suspensión de la sesión, alrededor de las 19:00, el cronómetro empezó a correr por cuarta vez para que las fuerzas políticas salgan a la ‘caza’ de los votos necesarios para estructurar el parlamento.

Un mes de discusiones internas y negociaciones externas no alcanzó para que los cinco bloques de la Asamblea puedan presentar una propuesta de consenso o, al menos, mayoría. Pero sí fue suficiente para que tres ‘camisetas’ del pleno cambien de colores.

Además, hay posturas fijas como la de Pachakutik que tampoco cambiaron durante un mes. El movimiento indígena dice que no votará con el correísmo, pero tampoco cede a sus intenciones de quedarse con la presidencia de la legislatura.

El movimiento Creo cerró el puente que había tendido con el PSC y UNES, por lo que sin ellos y sin un acuerdo con Pachakutik, le será imposible quedarse con un puesto en el CAL.

Aunque al ser gobierno, desde el 24 de mayo, tiene capacidad de negociación con el Ejecutivo, pese a que todas las otras fuerzas políticas ya dijeron que tampoco cogobernarán en el próximo periodo presidencial.

En ese escenario, la Izquierda Democrática y los legisladores independientes, de los movimientos minoritarios y locales, podrían ser la respuesta al estancamiento en la Asamblea.

Todos ellos tienen ahora unas pocas horas, hasta la reinstalación de la primera sesión, para conseguir los 70 votos necesarios para nombrar a las autoridades de la Asamblea.

Noticias relacionadas