Bella Jiménez, la invitada ‘incómoda’ de Izquierda Democrática en Guayas

Política

Autor:

Juan Manuel Yépez

Actualizada:

28 Ago 2021 - 0:03

La legisladora Bella Jiménez, durante una comparecencia en una de las comisiones de la Asamblea, el 7 de julio de 2021. - Foto: Cortesía

Bella Jiménez, la invitada ‘incómoda’ de Izquierda Democrática en Guayas

Autor:

Juan Manuel Yépez

Actualizada:

13 Oct 2021 - 9:57

La asambleísta por Guayas, Bella Jiménez, llegó a la Izquierda Democrática un mes antes de las inscripciones de candidaturas, como representante de colectivos independientes.

Nota actualizada a las 09:56 del 13 de octubre de 2021, con destitución de Jiménez de su cargo como segunda vicepresidenta de la Asamblea.

Bella Daniela Jiménez Torres, de 39 años, pasó del anonimato a la notoriedad pública tras ser elegida como asambleísta por el Distrito 1 de Guayas por la Izquierda Democrática (ID) en las elecciones de febrero de 2021.

Jiménez fue destituida la noche del 12 de octubre de su cargo como segunda vicepresidenta de la Asamblea, tras protagonizar un escándalo por la supuesta gestión de cargos públicos a cambio de dinero.

¿De dónde salió Bella Jiménez? La legisladora guayaquileña ingresó a la ID “por la ventana”, dicen los militantes. Claro, después de que la desgracia política empañara una exitosa campaña presidencial en la que el empresario Xavier Hervas fue la figura socialdemócrata.

Un mes antes de que iniciaran las inscripciones de candidaturas, en octubre de 2020, el director provincial de la Izquierda Democrática, Carlos Ayora, se reunió con un grupo de aspirantes a candidatos a asambleístas.

Entre los interesados estaban una desconocida Bella Jiménez y Antonio Gavilánez, un dirigente con trayectoria política que incluso llegó a ser diputado por el Partido Liberal entre 1984 y 1986.

La idea era que él encabezara la lista en el Distrito 1, conformado por las parroquias Ximena y Febres Cordero, pero Jiménez era una carta bajo la manga de líderes comunitarios del Guasmo Sur, en Guayaquil, que pedían su participación como segunda en la lista.

Sin embargo, Gavilánez decidió cederle el primer lugar a Jiménez para cumplir con la paridad de género que exige la ley electoral, convirtiéndola así en la protagonista de la campaña de la ID para la Asamblea, al igual que Marcos Molina.

Ayora la recuerda como una mujer trabajadora, que convencía a la gente y tenía presencia en el Guasmo Sur, donde Jiménez vivió con su madre.

Además, la ID carecía de militancia en ese sector popular de la ciudad, así que había que aprovechar esa oportunidad, pese a que no tenían esperanzas de ganar.

Pero antes de afiliarla al partido, nadie investigó su hoja de vida, mucho menos su pasado político, en el que consta su postulación a la concejalía de Guayaquil por Alianza PAIS en 2019 y un coqueteo con otras organizaciones políticas locales antes de que la ID le diera la oportunidad que buscaba.

La justificación de Ayora es que el partido no tenía la capacidad para reunir la cantidad de candidatos que se necesitaba para llenar la papeleta electoral con 40 postulante. “Por eso invitamos a muchos grupos a participar”, dice Ayora.

Cuando ganó la curul en la Asamblea, Jiménez se distanció de la dirigencia de la ID en Guayas. Incluso, hace dos meses tuvo problemas con Carlos Ayora porque “se le subió la fama y pensó que en la ID iba a hacer lo que quería”.

Se refiere a que Jiménez intentó armar estructuras paralelas en varios cantones guayasenses, sin la autorización del partido, razón por la cual rompieron relaciones.

“Como presidente provincial asumo cualquier responsabilidad dentro de mi localidad”.

Carlos Ayora, director provincial de la ID.

Quienes vieron en Jiménez a una promesa de la política nacional ahora se distancian de ella y se preguntan “cómo pudo suceder, porque nunca detectamos nada malo en campaña”.

Pero este acto de contrición no alcanza para confiar en el supuesto sistema de filtros que usan las organizaciones políticas para escoger a sus postulantes.

Jiménez en el sector público

Su declaración patrimonial presentada en la Contraloría indica que Jiménez tiene USD 320 dólares en una cuenta bancaria, una casa valorada en USD 20.000 y no tiene vehículo.

La asambleísta no ha declarado impuestos a la Renta ni a la Salida de Divisas desde 2009, según consta en el Servicio de Rentas Internas. Tampoco tiene título universitario registrado en el Senescyt.

Jiménez es comerciante, soltera, madre de dos hijos y tiene una relación sentimental con Alfredo Arbito, “un militante de grupos independientes, a quien conocí hace algunos años”, cuenta Antonio Gavilánez.

La vinculación de Jiménez con el sector público data del 3 de agosto de 2009, cuando ingresó a trabajar como asistente de difusión de obras del Departamento de Comunicación de la Prefectura de Guayas, en la primera administración de Jimmy Jairala, con un sueldo de USD 622.

Sus compañeros de la época la recuerdan como una “persona difícil”, ya que tuvo roces con varios colaboradores.

Bella Jiménez dejó la Prefectura el 31 de diciembre de 2011, por terminación de contrato, según consta en los registros de la institución.

Noticias relacionadas