Campos: “No puede ser que la delincuencia esté a la vanguardia”

Política

Autor:

Teresa Menéndez

Actualizada:

27 Ene 2022 - 0:04

Viceministro del Interior, Max Campos, lideró la mesa de seguridad, en la Gobernación del Guayas, el 25 de enero de 2022. - Foto: Cortesía Gobernación

Campos: “No puede ser que la delincuencia esté a la vanguardia”

Autor:

Teresa Menéndez

Actualizada:

27 Ene 2022 - 0:04

El viceministro del Interior, Max Campos, dice que no es posible que la delincuencia le lleve la delantera al Estado en tecnología, por lo que insiste en modernizar a la Policía.

El viceministro del Interior, Max Campos, asumió el 23 de enero de 2022 la responsabilidad de la seguridad en Guayaquil, por encargo del presidente Guillermo Lasso.

El funcionario lideró su primera mesa de seguridad, dos días después de llegar a la ciudad, donde analizó la estrategia para combatir la ola de violencia que deja 80 asesinatos hasta el 24 de enero.

En entrevista con PRIMICIAS, Campos cuestiona el hecho de que la delincuencia le lleve la delantera tecnológica al Estado, por lo que insiste en modernizar a la Policía.

Según el Gobierno, casi el 80% de muertes violentas en Guayas tiene relación con el tráfico de drogas, pero la Policía señala que el 27,47% de los asesinatos tuvo que ver esta problemática. ¿Cómo hacer una estrategia con estas contradicciones?

Hay que entender que hay una violencia criminal y una interpersonal. La primera está asociada a los problemas de delincuencia organizada trasnacional, específicamente con narcotráfico y microtráfico.

El 85,3% de las muertes violentas se realiza con armas de fuego, el vínculo directo y la problemática tienen que ver con ese factor de riesgo de tráfico de drogas y microtráfico.

Por lo tanto, el Gobierno Nacional orienta sus estrategias hacia varios ámbitos de acción de corto, mediano y largo plazo.

En la mesa de seguridad estuvo la presidenta de la Comisión de Pacificación, Nelsa Curbelo. El presidente Lasso dice que hay relación entre las muertes violentas en las calles con las bandas en las cárceles. ¿Cómo se trabajará este frente?

Ella tiene conocimiento y trabajó anteriormente con jóvenes en situación de riesgo, además de integrar la Comisión de Diálogo Penitenciario y Pacificación.

Lo que buscamos es orientar una coalición multidisciplinaria, de todos los corresponsables, que aportarán a la solución de los problemas.

Necesitamos el apoyo, necesitamos convertir a Guayaquil en una ciudad resiliente.

Todas las estrategias establecidas tienen que ver con las cárceles, este es un tema integral e integrado. No podemos dejar a un lado a los centros de privación de libertad.

La participación de las Fuerzas Armadas en los exteriores de las prisiones se mantendrá de manera indefinida, hasta poder solucionar los problemas de estructura de un nuevo sistema de rehabilitación social.

Usted anunció que trabajarán en tres ejes de acción en Guayaquil: prevención, disuasión y control. ¿Qué tareas específicas comprende cada uno?

En la prevención, hay que atacar las causas y los factores de riesgo en el ámbito del delito, hay que trabajar especialmente con jóvenes.

Actualmente, en el país hay casi 90.000 jóvenes que han dejado sus estudios, algunos siendo víctimas de violencia. ¿Qué hacen? Salir, organizarse. Son vulnerables, son captados por organizaciones delictivas para el consumo de alcohol y drogas. La problemática es variable.

Es necesario fortalecer la participación ciudadana. En los años 80, 90 e inicios de 2000, casi el 40% de la población participaba adecuadamente, hoy en día solo el 10% lo hace.

“Buscaremos recuperar, con los municipios, esos espacios públicos adecuados, seguros y solidarios”.

Max Campos, viceministro del Interior.

En la disuasión interviene el análisis criminal. El levantamiento de información, tanto cualitativa como cuantitativa, tiene el propósito de establecer los puntos de concentración de problemas.

Las organizaciones delictivas se trasladan, los puertos están controlados, utilizarán otras estrategias y lugares para contaminar buques y contenedores. Hacia allá va nuestra estrategia con inteligencia policial, con gran análisis en territorio.

A través de este análisis, hemos detectado varios puntos calientes en Guayaquil, como Nueva Prosperina, donde se registraron 84 muertes violentas; Durán, 64; Esteros, 60; Distrito 9 de Octubre, 44; Portete, 60; Pascuales, 59, y así.

Trabajamos en una estrategia que permita la reducción de armas en posesión de jóvenes y en un proceso de desarme en el que se involucre la familia.

“Los padres nos ayudarán a fomentar la entrega voluntaria de armas, para garantizar la vida de sus hijos”.

Max Campos, viceministro del Interior.

Sobre el control, tuvimos una reunión con la Marina para tratar la problemática de delitos de violencia por vía acuática y esteros, desde su ámbito de competencia, en coordinación con la Policía Nacional. Para eso, las Fuerzas Armadas deben tener sus recursos específicos.

Las riberas del río tienen grandes extensiones acuáticas que hay que recorrer, pero se requieren herramientas. No podemos estar aislados.

Los controles se ejecutan con la capacidad operativa actual de la Marina. Gestionaremos esos recursos que requieren, es necesario que nuestras Fuerzas Armadas tengan todas las herramientas para mejorar la capacidad de respuesta.

Esas herramientas también tienen un costo, ¿se cubrirá con los USD 9 millones? aquí también se contempla la capacitación a policías?

Los USD 9 millones son para fortalecer la seguridad ciudadana en Guayaquil. Por un lado está el tema del equipamiento, fortalecimiento de la logística, es decir, vehículos, motocicletas, tecnología. Es un primer paso.

Pero también existe un plan de fortalecimiento de la Policía Nacional orientado a las capacidades de la institución, a los conocimientos, entrar a la vanguardia en la utilización de herramientas que permitan un verdadero y completo análisis predictivo.

“No puede ser que la delincuencia esté a la vanguardia en temas de tecnología; tenemos que igualarnos y superarnos”.

Max Campos, viceministro del Interior.

Este plan ya fue propuesto y tienen que entrar desde el Ministerio de Gobierno hacia las instancias correspondientes, para su aval y posterior ejecución.

Ya se sumaron 572 de los 1.100 policías que ofreció el presidente para Guayaquil. ¿Tienen experiencia en el combate a la delincuencia organizada?

Los policías que se integran tienen experiencia, como el GOE, UMO, GIR, pero también personal preventivo para la vigilancia policial, que viene de otras provincias.

Aquí hay que trabajar desde una perspectiva técnica que se llama el 80/20. La mayor concentración de los problemas se suscita en Guayaquil, es necesario que otras provincias, donde la problemática de violencia es reducida, nos apoyen con su personal.

No es que queremos dejar descuidado el tema de la seguridad en esos territorios.

¿Qué plazo se han puesto para implementar la estrategia y medir los resultados?

La estrategia es de corto, mediano y largo plazo. Cuando hablamos de corto plazo tiene que ver con disuasión y control, significa que mes a mes haremos una evaluación de los indicadores, con base en las operaciones policiales.

No podemos hacer evaluaciones semanales o diarias porque debemos comparar.

Nuestro propósito es bajar los niveles de violencia y criminalidad. No podemos tener la solución de un problema tan complejo, pero sí podemos trabajar para disminuir la violencia y la criminalidad.

Noticias relacionadas