Domingo, 16 de junio de 2024

Caso Metástasis: prisión preventiva contra un policía y dos jueces por incumplir medidas

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

29 May 2024 - 20:13

Juez de la Corte Nacional dictó prisión preventiva contra un policía y dos jueces por el caso Metástasis. Además, ratificó esta medida para Wilman Terán y alias Estimado.

El juez de la Corte Nacional, Felipe Córdova, en la reinstalación de la audiencia por el caso Metástasis el 29 de mayo de 2024.

Autor: Redacción Primicias

Actualizada:

29 May 2024 - 20:13

El juez de la Corte Nacional, Felipe Córdova, en la reinstalación de la audiencia por el caso Metástasis el 29 de mayo de 2024. - Foto: CNJ

Juez de la Corte Nacional dictó prisión preventiva contra un policía y dos jueces por el caso Metástasis. Además, ratificó esta medida para Wilman Terán y alias Estimado.

Felipe Córdova, juez de la Corte Nacional de Justicia (CNJ) dictó este miércoles, 29 de mayo de 2024, prisión preventiva contra un policía y dos jueces procesados por el presunto delito de delincuencia organizada en el caso Metástasis.

Quienes deberán ir a la cárcel, mientras dura la instrucción fiscal, son los exjueces Johan M. y Ángel L., y el policía Edinn I., por haber incumplido las medidas cautelares, que incluían presentaciones periódicas a un juzgado, informó la Fiscalía.

Además, el juez ratificó prisión preventiva contra Wilman Terán, expresidente del Consejo de la Judicatura, y para Hélive Angulo, alias Estimado, abogado y uno de los operadores del extinto narco Leandro Norero.

Terán había pedido que lo liberen y, en lugar de esta medida cautelar, le dicten prohibición de salida del país o presentación periódica a la Corte. Él permanece recluido en la cárcel La Roca de Guayaquil.

En cambio, Angulo quería que lo internen en un hospital para recibir tratamiento de diálisis, al argumentar problemas de salud.

Por el caso Metástasis son procesadas medio centenar de personas en Ecuador, entre jueces, policías, exasambleístas, guías carcelarios, entre otros, en una trama de corrupción a favor de estructuras criminales.

El caso explotó tras acceder a la información que contenía el teléfono celular del presunto narcotraficante y lavador de dinero Leandro Norero, asesinado en 2022 en la cárcel de Latacunga.