Lunes, 15 de julio de 2024

Caso Plaga: Hermano de Don 'Naza' aparece en radar así como contratos municipales

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

14 Jun 2024 - 14:56

El abogado Hugo Lara contó detalles de los negocios que hizo su jefe, Cristian Romero, y de la vinculación con personas involucradas en sonados casos de corrupción.

Cristian Romero, exabogado de Leandro Norero, investigado por el caso Metástasis.

Autor: Redacción Primicias

Actualizada:

14 Jun 2024 - 14:56

Cristian Romero, exabogado de Leandro Norero, investigado por el caso Metástasis. - Foto: Facebook / Cristian Romero

El abogado Hugo Lara contó detalles de los negocios que hizo su jefe, Cristian Romero, y de la vinculación con personas involucradas en sonados casos de corrupción.

La trama de corrupción judicial de la que habrían beneficiado al exvicepresidente Jorge Glas, al empresario guayaquileño Daniel Salcedo y al narcotraficante Leandro Norero se sigue desenredando. Este 14 de junio de 2024, se tomaron testimonios anticipados en el caso Plaga, que es el segundo que se desprendió del caso Metástasis.

En el caso Plaga la Fiscalía investiga un presunto delito de delincuencia organizada.

Bajo estrictas medidas de seguridad y en total reserva, Hugo Alexander Lara Olmos fue el primero en testificar desde una Cámara de Gessell del Complejo Judicial del norte de Quito.

Lara fue abogado de Daniel Salcedo en un habeas corpus sustanciado en Portoviejo. A través de ese recurso, el juez Banny Molina dictó una irregular liberación de Salcedo y Glas.

Según la información recabada por la Fiscalía, Lara dijo que su participación en esta trama empezó entre 2018 y 2019. Él estudiaba para ser abogado en Riobamba y se vinculó al despacho de Cristian Romero, abogado procesado en Metástasis y que representó a Glas, Salcedo, Norero y a la familia Bucaram.

En esa oficina, Lara habría empezado como pasante. Contó que acompañaba a Romero en los viajes, sobre todo, a Guayaquil, donde se reunía con miembros de la familia Bucaram.

“Le ayudaba a cargar expedientes y a conducir el vehículo”.

Hugo Lara

Según el relato de Lara, Romero publicitaba su despacho como especializado en casos grandes y emblemáticos. Y contrataba a abogados jóvenes para que se hicieran cargo de las causas mientras estaban en investigación previa.

En esa firma, Romero habría sido socio de Álex Palacios, quien también está procesado en el caso Metástasis. La Fiscalía lo señala como la mano derecha de Wilman Terán, quien fue juez nacional y presidente del Consejo de la Judicatura.

Entre 2021 y 2022, Lara dice que Romero recibió en la oficina a un hombre y un mujer, a quienes le presentó como una persona de confianza. Ellos, según el testigo, portaban un cartón grande 1,50 metros de ancho.

Se trataba de una cocina de seis hornilla, que tenía doble fondo y en su interior había fajos con billetes de USD 20. Romero le pidió a Lara que contara el dinero, que en total sumó USD 200.000.

Al preguntarle a Cristian Romero para que era ese dinero, Lara dijo que le respondió que era para “ponerlo a trabajar”. Entonces Romero habría empezado a comprar bienes. Meses después, Lara habría dejado el despacho.

Pero, en mayo de 2022 lo volvió a llamar y le ofreció subcontratarlo para una causa grande. En esa fechas, las autoridades habían capturado al narcotraficante, Leandro Norero, y a sus familiares y los procesaron por lavado de activos.

Romero se hizo cargo de ese caso, y habría contratado a siete abogados en libre ejercicio para que lo ayudaran, entre esos estaba Lara. En su caso tuvo que hacerse cargo de la defensa de Johanna Tigua, media hermana de Norero, a quien buscaban liberar a través de habas corpus irregulares.

Según Lara, Romero era él único de todo el equipo jurídico que tenía contacto directo con Norero y con Helive Angulo, alias ‘Estimado’, que era la mano derecha del narcotraficante.

Para ese caso, Lara y los demás abogados habrían recibido teléfonos de alta gama enviados por Norero, para que tengan exclusividad en su caso. Además, tenían varios grupos en la aplicación Threema para interactuar sobre las estrategias de defensa.

En esos chats, según Lara, Romero y Angulo ideaban planes para apartar a la fiscal Lidia Sarabia del caso por lavado de activos. Romero habría propuesto depositarle USD 100.000 en su cuenta, mientras que ‘Estimado’ quería que la secuestraran.

Esta información entregada por Lara se confirma en los chats encontrados en los teléfonos de Norero. También verificó que habían buscado un testigo falso y que inventaron un contrato para dar legalidad al dinero del capo.

La fallida liberación de Glas y Salcedo

El exvicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, en una rueda de prensa.

El exvicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, en una rueda de prensa.  EFE

En agosto de 2022, el juez Banny Molina de Portoviejo ordenó la libertad del exvicepresidente Jorge Glas y de Daniel Salcedo en un irregular habeas corpus, que el gobierno de Guillermo Lasso se negó a cumplir.

Lara aseguró que esa 'movida judicial' fue planificada por Romero y Lenin Vimos, otro procesado en el caso Plaga, que también rendirá testimonio anticipado el 14 de junio de 2024.

Luego de enterarse que iba a ser llamado a juicio por prevaricato en otro caso, Molina habría dado el visto bueno para que presentaran la acción por un tercero. Y así ocurrió, la acción la presentó un sentenciado por asesinato y por efecto extensivo el benefició también cayo en Glas y Salcedo.

A Lara le ofrecieron USD 2.000 por participar en ese caso y representar a Salcedo. Pero el abogado dijo que ese caso casi le cuesta la vida, ya que Norero se enteró por los medios que habían asumido ese proceso a la par del suyo y lo amenazó.

Aire acondicionado a cambio de sentencias

Durante su testimonio, Hugo Lara reveló los alcances del poder y la influencia de Cristian Romero en la justicia, sobre todo, en la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas.

En esa provincia se concretó la libertad de Glas: A finales de 2022, el juez Emerson Curipallo, procesado en Metástasis, otorgó al exvicepresidente una medida cautelar que le sirvió para estar en libertad por más de un año.

Romero habría tenido una relación sentimental con Melany T., quien trabajaba en la Corte Provincial de Santo Domingo. Melany T. sería la sobrina de Anabel Torres, jueza de Santo Domingo, que fue mencionada en Metástasis como parte de la jugada para la libertad de Glas.

Según el relato de Lara, Melany T. tenía acceso al sistema de sorteos de la Corte de Santo Domingo. Además, administraba las cuentas y el dinero de Romero.

También contó que en una ocasión Romero le pidió que compara aparatos de aire acondicionado para el Complejo Judicial de Santo Domingo. A cambio de ese tipo de ‘regalo’, las causas de Romero eran asignadas a los jueces que él quería.

Entre los jueces que trabajaban con Romero mencionó a Xavier G. H. y Jorge Eduardo A. Así, dijo Lara, lograron la liberación de procesados por pornografía infantil, delincuencia organizada, tráfico de migrantes, violación, entre otros delitos.

Pero no solo los jueces ‘ayudaban’ a Romero, según el testigo, en la Judicatura también tenía contactos para borrar datos y documentos del sistema de trámite judicial. Así como con Jorge M., funcionario del SNAI, que operaba para que las decisiones judiciales irregulares no se apelen.

El interrogatorio

En el interrogatorio de la Fiscalía, Lara agregó que el hombre que entregó el dinero escondido en la cocina era el hermano del señor Nazareno, haciendo referencia a ‘Don Naza’, el prestamista militar que fue asesinado en 2022.

Lara relató que Romero también participaba en casos relacionados con contratación pública e instituciones públicas. Por ejemplo, mencionó un contrato entre el Municipio de Loja y una constructora privada, que se benefició de un pago de USD 7 millones por decisión judicial.

A finales de 2023, contó Lara, Romero reunió a él y a otros ocho abogados y les dijo que “tenía la posibilidad de sacar USD 1 millón de la Cooperativa de Ahorro y Credito Biblián, con la intención de abrir negocios”.

Romero quería que cada abogado se haga cargo de una parte de ese dinero, para lo que tenían que firmar un documento y entregar una copia de su cédula. Pero, los abogados no accedieron, dijo el testigo.