Daniel Salcedo vive como “en un club social”; juez restringe visitas

Política

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

23 Jul 2020 - 0:03

Daniel Salcedo, investigado por la Fiscalía por presunto peculado, se encuentra internado en un hospital de Guayaquil bajo vigilancia policial, el 10 de junio. - Foto: Cortesía

Daniel Salcedo vive como “en un club social”; juez restringe visitas

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

23 Jul 2020 - 0:03

Daniel Salcedo, principal sospechoso de una trama de corrupción en el IESS, fue operado nuevamente, según su abogada, Luz María Pico. Pese a su supuesta condición delicada mantiene encuentros con familiares, abogados y hasta con su novia, una exreina de belleza de Manabí.

El proceso judicial de Daniel Salcedo tiene los ingredientes de una telenovela. El actor principal está “en peligro de muerte”, según sus abogados. Hay una modelo y exreina de belleza que lo visita en el hospital y, por otro lado, un juez casi molesto que pide un informe médico que demora en llegar.

Salcedo, amigo íntimo de la familia Bucaram, dueño de varias propiedades de lujo -entre ellas casas en Miami- es acusado de integrar una red de corrupción en los hospitales públicos.

El joven ha sido intervenido en más de dos ocasiones luego de sufrir un accidente de avioneta en Perú, cuando huía del país. Se encuentra asilado en el hospital Guayaquil, al extremo sur de la ciudad.

Operaciones estéticas

La más reciente operación fue el pasado 21 de julio. La abogada Luz María Pico asegura que la cirugía era necesaria, para reconstruir parte de la piel en la pierna de Salcedo.

“Lo quieren ver muerto, por eso piden trasladarlo a la cárcel”, repite Pico. Ella se refiere al pedido de la Fiscalía de trasladar a Salcedo a la Cárcel 4 de Quito, para que continúen los procesos en su contra.

Hasta ahora tiene tres causas abiertas: peculado, fraude procesal y lavado de activos. Y podría llegar una cuarta por asociación ilícita.

Juez: “UCI parece hotel”

Lo cierto es que aún internado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), en el sexto piso de ese hospital público, y con pronóstico reservado, Salcedo es visitado frecuentemente por sus abogados, familiares y hasta por su novia, la modelo manabita Joselyn Mieles.

De esto se queja el juez Reynaldo Cevallos, a cargo del proceso. “Está recibiendo visitas de particulares como si estuviera en un hotel o en club social”.

Prisión preventiva se cumple a medias

La alerta por aumento de visitas inusuales a Daniel Salcedo llegó del propio comandante de la Policía en la Zona 8, Víctor Arauz.

Según la Policía, en el caso de Salcedo no se está respetando el régimen de visitas penitenciarias. Esta medida rige porque el sospechoso tiene orden de prisión preventiva.

“Salcedo puede estar en un hospital internado, pero legalmente está detenido”, añade el juez Cevallos.

Por ello, el juez Cevallos asegura que ya ordenó cortar aquella cadena de visitantes desde el 21 de julio. También pidió reforzar la vigilancia, aunque ya existen 60 agentes policiales para esta labor. Quieren evitar una posible fuga, aseguran fuentes policiales.

Ahora tras la nueva disposición, todos quienes deseen visitar a Salcedo deben tener una orden firmada por el subteniente Luis Martínez.

Los retrasos en el informe médico 

El 10 de junio, Salcedo ingresó a la Emergencia del hospital del Suburbio tras sufrir el accidente. Debido al daño en sus vertebras y por dar positivo para Covid-19, el detenido fue trasladado a la UCI, en el piso 6 de esta casa de salud.

Pasaron dos semanas hasta que el Juzgado segundo de Garantías Penales de Guayaquil pidió el informe médico sobre Salcedo.

El 8 de julio de 2020, la junta médica del hospital ya había indicado que Salcedo salió del coma, que podía caminar por sí solo, que hablaba sin problemas e incluso comía y reclamaba a gritos a las enfermeras porque el menú del hospital no era de su agrado.

Más tarde, el 17 de julio, el juez Cevallos pidió que le remitan formalmente el informe médico.

Finalmente el reporte llegó a manos del juez el lunes 20 de julio, firmado por el nuevo director médico encargado del hospital. Se trata de Raúl Astudillo, cirujano plástico, quien asumió el cargo hace más de 20 días.

Camina, grita y piden más operaciones

Tras conocer el parte médico, el juez Cevallos solicitó una aclaración. “El informe es muy general y se habla de nuevas operaciones, queremos saber qué necesita realmente”, señala el magistrado.

Obtener el alta médica de Salcedo es clave para avanzar en los procesos en su contra. Si bien el acusado ha rendido declaraciones dos veces, la Fiscalía maneja el caso por presunto peculado en Quito.

Por lo pronto se ordenó la incautación de sus bienes y activos relacionados con sus empresas. También se inmovilizaron USD 1,7 millones depositados en tres cuentas.

¿Qué dolencias tiene Salcedo? 

Según un documento al que tuvo acceso PRIMICIAS, la defensa de Salcedo ya contestó las aclaraciones pedidas por el juez Cevallos.

De este documento se desprende que Salcedo fue operado para curar una lesión cutánea. Parte de la pierna fue reconstruida con el injerto colocado. También se indica que Salcedo aún no se mantiene en pie por sí mismo, y que requiere de terapia física.

Daniel Salcedo recibiendo terapia física, el 9 de julio de 2020.

Daniel Salcedo recibiendo terapia física, el 9 de julio de 2020. Cortesía Nikolle Kalil

Otras de las dolencias de Salcedo serían:

  • Insuficiencia tricuspídea moderada severa: es una enfermedad cardíaca, en la que la válvula tricúspide del corazón no cierra correctamente. 
  • Fracturas múltiples de clavícula y tórax. 
  • Insuficiencia respiratoria aguda, por lo que necesita pruebas de inspirometría incentiva para evaluar sus pulmones. Esta terapia se aconseja a pacientes con bronquitis o neumonía. 

Por si fuera poco, el oficio remitido al juez Cevallos indica que Salcedo aún se alimenta mediante una sonda gástrica y padece de fiebre intermitente.

El documento termina con un pedido del acusado: “Trasladarme a un centro carcelario sería fatal, podría morir”. Es lo que dice el papel. Quedan las dudas del Juez, de la Policía e incluso de algunos de los médicos y enfermeras que atienden al incómodo paciente del sexto piso del hospital de Guayaquil.

Noticias relacionadas