Los jugadores de 2021: FCS, el reducto correísta a la sombra de Iván Espinel

Política

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

4 Sep 2020 - 0:03

Los jugadores de 2021: FCS, el reducto correísta a la sombra de Iván Espinel

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

10 Sep 2020 - 17:43

El movimiento que ahora alberga a los seguidores de Rafael Correa tuvo un buen desempeño en 2019, después de los pésimos resultados de 2017. Su participación en 2021 todavía no está asegurada.

Después de la ruptura de las facciones de Alianza País a finales de 2017, los seguidores de Rafael Correa perdieron el control de su propio movimiento.

Sin una tienda política que les permitiera mantenerse vigentes y presentar candidatos en las seccionales de 2019, el correísmo encontró en Fuerza Compromiso Social el espacio necesario.

Pero el movimiento político que hasta ahora los acoge no era nuevo. Fuerza Compromiso Social nació oficialmente en 2016, cuando superó todos los requisitos para ser inscrito ante el Consejo Nacional Electoral (CNE).

A la cabeza del movimiento estaba Iván Espinel, una figura poco conocida hasta entonces. Había sido director del Instituto de Seguridad Social (IESS) en Guayas, y en 2017 se presentó como candidato a la Presidencia con propuestas polémicas como la “pena de muerte para violadores y asesinos”.

Espinel obtuvo apenas el 3,2% de los votos. Y no consiguió ni una curul en la Asamblea Nacional.

Con la victoria de Moreno en 2017, Espinel se volvió un aliado del Gobierno. Por ello incluso fue nombrado ministro de Inclusión Económica y Social, e hizo campaña a favor de la consulta popular de 2018.

Pero en 2019 fue procesado y sentenciado por el delito de peculado, por su gestión al frente del IESS.

El acuerdo con el correísmo

Después de la separación entre correístas y morenistas en Alianza PAIS, los seguidores del expresidente se quedaron sin una tienda política que les permita presentar candidatos para las elecciones seccionales de 2019.

Intentaron inscribir al menos dos nuevos movimientos, pero el CNE no se los permitió.

Con esos antecedentes, buscaron a Fuerza Compromiso Social y cerraron el acuerdo para que esa tienda albergue las candidaturas para prefecturas y alcaldías. La campaña se centró en la figura de Correa, y buscó desmarcarse de Espinel y sus procesos penales.

Paola Pabón, candidata a la prefectura de Pichincha, y Luisa Maldonado, candidata a la alcaldía de Quito, en la campaña de Fuerza Compromiso Social para las seccionales 2019.

Paola Pabón, candidata a la prefectura de Pichincha, y Luisa Maldonado, candidata a la alcaldía de Quito, en la campaña de Fuerza Compromiso Social para las seccionales 2019. PRIMICIAS

Al igual que en 2017, no concretaron ninguna alianza para los comicios y corrieron en solitario. Pero a pesar de las dificultades de buscar relacionar a Correa con una nueva fuerza política, los resultados fueron positivos.

No lograron ninguna alcaldía, aunque Luisa González obtuvo el segundo lugar en Quito. En cambio, consiguieron dos importantes prefecturas: la de Pichincha, con Paola Pabón, y la de Manabí, con Leonardo Orlando.

Esas elecciones cambiaron totalmente el panorama de Fuerza Compromiso Social. De ser un partido pequeño, con poca penetración, usaron las bases de Alianza PAIS para construir una organización política mucho más fuerte, que se ubicó como la segunda más votada en 2019.

Una eliminación que no se concreta

A poco tiempo de las elecciones, la Contraloría reveló que la creación del movimiento había tenido problemas. El ente de control detectó que Fuerza Compromiso Social presentó:

  • 665 cédulas incompletas.
  • 12.427 cédulas no válidas.
  • 3.146 cédulas repetidas.
  • 33 personas fallecidas a la fecha de registro.
  • 16 menores de 16 años.

Con esto, el movimiento sumaría 158.413 adherentes, cantidad que no llega al 1,5% del padrón, por lo que no cumplía con los requisitos para haber sido inscrita y participado en las elecciones.

Por esta razón, la Contraloría ordenó su eliminación. Pero aún no hay una decisión final sobre si el movimiento político podrá o no participar en 2021. El CNE debe analizar hasta el 11 de septiembre si su inscripción cumplió todos los requisitos legales, para que sigan existiendo.

 


También le puede interesar:

Noticias relacionadas