El Gobierno gasta USD 2,4 millones en un circo sobre hielo

Política

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

27 Ene - 15:05

Presentación del circo sobre hielo del programa "Ecuador Solidario y Ciudades de Alegría", el 18 de diciembre de 2019. - Foto: @IvanGrandaM

El Gobierno gasta USD 2,4 millones en un circo sobre hielo

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

27 Ene - 15:05

El Ministerio de Inclusión Económica (MIES) contrató a una empresa para montar 450 actos circenses sobre hielo, para difundir los programas sociales del gobierno. El proceso de contratación por régimen especial inició en Compras Públicas el 26 de noviembre y la primera presentación del espectáculo fue el 18 de diciembre, en Quitumbe.

Segundo intento. El Gobierno de Lenín Moreno puso en marcha su propio circo sobre hielo. En 2011, durante el gobierno de Rafael Correa, el entonces vicepresidente impulsó el llamado Circo Social, con la firma de un convenio con el famoso Cirque du Solei, que terminó sin pena ni gloria y con observaciones de la Contraloría.

El nuevo circo es parte del programa “Ecuador Solidario y Ciudades de Alegría” y es parte del Plan Anual de Política Pública del Gobierno. La iniciativa está en manos del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), dirigido por Iván Granda.

Como parte de ese programa, el MIES contrató el servicio de implementación y puesta en escena de 450 obras de arte circense sobre hielo, con una inversión de USD 2’442.000.

Precio circo hielo

Precio circo hielo 

La resolución de adjudicación del contrato fue firmada por el ministro Granda el 28 de noviembre, a favor de Fabián Ariosto Vallejo Mora, quien -según el Servicio de Rentas Internas (SRI)- provee servicios bajo el nombre comercial D’fabis producciones, dedicada al negocio del espectáculo.

Tan solo 20 días después, el 18 de diciembre fue el lanzamiento del programa, con la participación de varias autoridades, en Quitumbe. Más de un mes después, el contrato aún no ha sido publicado en el portal de Compras Públicas.

El espectáculo

Cada una de estas obras o presentaciones circenses tiene una duración de 90 minutos y cuenta con 14 actos (seis minutos y medio por cada uno) enfocados en temáticas sociales, según los siguientes ejes:

  • Mis mejores años – Plan Toda una vida.
  • Desarrollo infantil integral – Creciendo con nuestros hijos -Protección Especial.
  • Discapacidades unidades de atención.
  • Transferencia monetarias no contributivas y contingencias.
  • Sensibilización del buen uso del agua.
  • Promoción de ciudades inclusivas.

La infraestructura que provee el contratista debe tener un aforo para 1.600 personas y las presentaciones están sujetas a “las necesidades territoriales”, con una expectativa de tres funciones diarias de martes a viernes y cuatro diarias los fines de semana y feriados.

Las obras deben contar con 17 artistas que realicen actos de patinaje, magia, danza, malabarismo, acrobacia y humor, con efectos de música, luces y atuendo. Y deben tener también un intérprete de lengua de señas.

Hasta este sábado, según el MIES, el programa llegó a más de 100.000 usuarios. La meta es llegar a 400.000 personas.

Un proceso de contratación en 10 días

La planificación empezó oficialmente el 19 de noviembre de 2019, con una solicitud de la entonces Viceministra de Inclusión Social y el pedido de elaborar una estrategia de socialización de los programas del MIES.

Dos memorandos después, el mismo día, la Dirección de Participación Ciudadana emitía el Informe de Necesidad, que justifica la adquisición del servicio circense.

Por ejemplo, en la justificación técnica, el documento explica que el circo sobre hielo permitirá a los usuarios del MIES y sus familias “acceder de una manera lúdica a la información de las políticas públicas desarrolladas por el Ministerio desde un enfoque de derechos y participación”.

Con el estudio de mercado se consideraron tres propuestas, siendo la de Vallejo Mora la más económica. Así se emitió también el informe de viabilidad técnica, económica y jurídica y se redactaron los términos de referencia para la contratación.

El 22 de noviembre, es decir tres días después, las direcciones de Planificación e Inversión y Financiera del MIES certificaron que existía el presupuesto necesario.

El 25 de noviembre la Dirección de Participación Ciudadana pidió al ministro Granda el visto bueno y el 26 inició el proceso de contratación vía régimen especial.

Screenshot 2

Screenshot 2 

Un día después, el 27 de noviembre, llegó la oferta del único proveedor con experiencia, según los reportes del MIES, y fue calificada por la Comisión Técnica. Al día siguiente, el 28 de noviembre, Granda firmó la resolución de adjudicación del contrato.

Las 450 obras circences sobre hielo deben ser presentadas en un periodo máximo de 180 días, a partir de la suscripción del contrato, que hasta el domingo no constaba en el sistema.

Antecedentes circences en el gobierno

Cuando fue vicepresidente, en mayo de 2011, Moreno firmó un acuerdo con el vicepresidente del Cirque du Soleil, Gaetan Morency. La ceremonia se llevó a cabo en el Teatro Variedades de la capital.

En ese entonces, el programa gubernamental se llamaba “Sonríe Ecuador” y su objetivo era “rescatar de los vicios y problemas sociales a los niños y jóvenes de los sectores más pobres de las urbes del país”.

Ese acuerdo se complementó con otros suscritos por Moreno con los entonces alcaldes Augusto Barrera, Jaime Nebot, Paúl Granda y Washington Varela, de las ciudades de Quito, Guayaquil, Cuenca y Tena, respectivamente. El proyecto de circo social llegó también a Loja en 2012, de la mano del alcalde Jorge Bailón.

Haga clic en las flechas para ver la galería:

Seis años después del nacimiento del Circo Social, Moreno llegó a la Presidencia. Casi a la par que el informe de Contraloría que auditó el proyecto desde el 1 de enero de 2011 hasta el 31 de julio de 2016 y examinó los recursos destinados a su funcionamiento: USD 10’958.280.

El informe de auditoría fue aprobado el 3 de mayo de 2017. Y detectó irregularidades con la contratación de las carpas, que tuvieron deficiencias estructurales, por lo que hubo problemas con las instalaciones. Además, se entregaron solo dos y con retraso.

Solo dos de los cuatro generadores eléctricos se entregaron 1097 días después del plazo. Ninguno fue usado para el Circo Social. La muestra artística se contrató a pesar de todos estos problemas y de que, en ese entonces, no había escenarios donde se pudieran presentar los espectáculos.

Lo mismo pasó con la contratación de los sistemas técnicos, de audio, iluminación, cortinaje y comunicación. No había circos donde ubicarlos, por lo que permanecieron en bodega 497 días, hasta que fueron transferidos a otras entidades.

La Vicepresidencia también contrató la producción de un programa de televisión sobre el Circo. El producto fue entregado pero nunca fue difundido.

También se detectó una transferencia hecha al Municipio de Quito que nunca fue devuelta íntegramente y la contratación de equipo deportivo que no se probó que fue entregado a las provincias donde se ejecutaría el proyecto.

Haga clic en las flechas para ver el antes y después del Circo Social:

Ahora, el Gobierno de Lenín Moreno, en medio de una estricta política de austeridad, va por su nuevo intento por llevar a varios puntos del país un espectáculo circense.

Noticias relacionadas