Los nuevos jueces tendrán que asumir casos clave de corrupción

Política

Autor:

Mario Alexis González

Actualizada:

10 Jul 2020 - 0:03

El lunes 2 de diciembre, los 26 conjueces temporales fueron posesionados por el Consejo de la Judicatura. - Foto: API

Los nuevos jueces tendrán que asumir casos clave de corrupción

Autor:

Mario Alexis González

Actualizada:

10 Jul 2020 - 0:03

Hasta el 31 de diciembre de 2020, el Consejo de la Judicatura (CJ) nombrará a los nuevos 16 jueces nacionales y a sus 16 conjueces.

Las postulaciones para nuevos jueces nacionales se recibirán hasta el 22 de julio de 2020. Luego cada etapa del proceso de selección durará entre 15 y 20 días, según el cronograma tentativo que maneja el Consejo de la Judicatura (CJ).

La entidad se proyecta llegar al final del concurso hasta fines de 2020. De manera que, según lo establecido en la Constitución, los nuevos jueces entren en funciones en enero de 2021.

La Constitución establece que hay 21 jueces nacionales y que estos durarán en funciones un máximo de nueve años. Pero, serán reemplazados en tercios cada tres años.

En esta ocasión, la elección será de 16 jueces ya que es el número de magistrados que salieron en 2019 a causa también de la evaluación a la que fueron sometidos.

Para reemplazar a los jueces que salieron en 2019, el CJ nombró a conjueces temporales. Ellos deberán ser reemplazados en el concurso. Pero también se sumarán los jueces que ya cumplieron sus nueve años.

Fases y puntajes

Luego de que termine la fase de postulación, el Consejo de la Judicatura preparará un informe de verificación de cumplimiento de requisitos que estará listo hasta mediados de agosto.

Juan José Morillo, vocal del Consejo de la Judicatura, explicó que en este concurso habrá recalificación para cada fase y no una para todo el proceso, como en ocasiones anteriores.

Luego vendrá la fase de méritos, que en la calificación total sobre 100 puntos valdrá 25.

Posteriormente, vendrá la fase de oposición que a su vez tendrá tres pruebas:

  1. Prueba psicológica
    • Será tomada por psicólogos clínicos para asegurar que los postulantes no presenten cuadros psicopatológicos, fobias, traumas o complejos. Solo los declarados idóneos podrán rendir las pruebas teórica y práctica.
  2. Prueba teórica
    • Se conformará un Comité de Catedráticos que construirá el banco de preguntas. Tendrá una calificación sobre 35 puntos.
  3. Prueba práctica
    • Se conformará un Comité de Profesionales que se encargará de la construcción del banco de casos para la prueba oral práctica. La nota será sobre 40 puntos.

Solo los postulantes que obtengan más de 80 puntos podrán acceder a la siguiente fase: audiencias públicas.

Durante 15 minutos, los postulantes expondrán la justificación de su aspiración de pertenecer a la Corte Nacional de Justicia; su experiencia profesional; y, su concepción sobre la administración de justicia.

Las audiencias se realizarán ante ciudadanos propuestos por organizaciones de la sociedad civil, que se dediquen a la lucha contra la corrupción.

Finalmente, antes de la proclamación de resultados y las designaciones, los postulantes serán sometidos a impugnación ciudadana. Todas las personas podrán presentar sus oposición justificada a la designación.

Los 16 mejor calificados serán designados como jueces nacionales. Y los 16 siguientes como conjueces. Quienes obtengan mayor puntaje serán asignados a las plazas para nueve años y así sucesivamente.

A tomar la posta

Según las normas, la Corte Nacional se encarga de dos tipos de procesos penales.

  • Recurso de casación: Es el último recurso que los procesados pueden interponer antes de que se ejecute una sentencia emitida por un tribunal de primer nivel y apelada ante uno de segundo nivel. Todos los casos del país llegan a esta instancia ante la CNJ.
  • Procesos de fuero nacional: Son los procesos que involucran a ministros, asambleístas, al Presidente o Vicepresidente de la República.

Este último tipo de casos es tramitado de principio a fin en la Corte Nacional y generalmente por los jueces de la sala penal, ya que se relacionan a casos de corrupción.

Los magistrados que ingresen en enero de 2021 tendrán que hacerse cargo de casos iniciados, y que han empezado su tratamiento con los jueces actuales.

A continuación algunos de los casos que podrían seguir en trámite luego de la transición:

  • Casos del correísmo

    El caso Singue, que juzga irregularidades en la asignación de un campo petrolero e involucra al exvicepresidente Jorge Glas, es el proceso más importante de este grupo.

    Además, está el caso Sabatinas, que persigue un mal uso de recursos públicos en la realización de los llamados enlaces ciudadanos de Rafael Correa en televisión. En este proceso, el principal acusado es Fernando Alvarado, uno de los hombres más cercanos a Correa.

    Además, también en etapas previas hay casos relacionados con corrupción en el IESS, en la reconstrucción de Manabí tras el terremoto, en vuelos presidenciales, mal manejo de la deuda, entre otros.

  • El morenismo y la emergencia

    La cantidad de casos de corrupción surgidos durante la emergencia sanitaria por Covid-19 ha sobrepasado la capacidad de la Fiscalía y de la Contraloría.

    La Fiscalía  tuvo que crear una Fuerza de Tarea exclusivamente para investigar estos delitos. Además de los casos del exasambleísta Daniel Mendoza y la exsecretaria de Gestión de Riesgos, Alexandra Ocles, la Corte Nacional -en su momento- deberá tramitar otros procesos como los del Municipio de Quito y la Prefectura del Guayas.

  • Casos del paro de octubre

    Los líderes indígenas enfrentan cinco casos penales por el paro de octubre de 2019, uno impulsado por el Gobierno. Las causas son por:

    • Secuestro.
    • Instigación.
    • Terrorismo.
    • Odio.
    • Grupos subversivos.

    Los dirigentes indígenas, en cambio, planean contraatacar con una denuncia por uso excesivo de la fuerza, crimen de lesa humanidad y asesinato, contra las actuales autoridades de Gobierno.

Noticias relacionadas