Los jugadores de 2021: Avanza quiere dejar el estigma de la corrupción

Política

Autor:

Mario Alexis González

Actualizada:

11 Sep 2020 - 0:05

Los jugadores de 2021: Avanza quiere dejar el estigma de la corrupción

Autor:

Mario Alexis González

Actualizada:

11 Sep 2020 - 0:05

En las elecciones de 2021, por primera vez, Avanza presentará un candidato a la Presidencia de la República. El partido quiere recuperar el espacio que, en el pasado, logró como aliado del correísmo.

El Partido Avanza es relativamente nuevo en el panorama político-electoral ecuatoriano. Su aparición formal se dio a inicios de 2012.

Su fundador y su principal referente fue Ramiro González. El político creó el partido mientras se desempañaba como Presidente del Consejo Directivo del IESS, durante el Gobierno de Rafael Correa. Estuvo cinco años en ese cargo.

Justamente, Avanza nació como un aliado del correísmo. Entonces, formó parte del Frente Unidos que aglutinó a varias organizaciones sociales y políticas afines a la autodenominada revolución ciudadana.

En 2013, González y Avanza apoyaron la candidatura y última reelección de Correa a la Presidencia de la República.

La relación continuó estrecha. En 2013, González fue nombrado ministro de Industrias. Permaneció en el cargo hasta 2015, cuando renunció y se alejó definitivamente del correísmo.

¿La razón de la separación? Que el Gobierno encaminó las reformas a la seguridad social, con las que se eliminó el 40% del aporte del Estado al IESS para el pago de las pensiones jubilares. González y los asambleístas de Avanza se opusieron.

Tres años después, en agosto de 2017, la Fiscalía y la Policía lideraron un operativo para capturar a González. Fue acusado, en varios procesos penales que siguen abiertos, de casos de corrupción en su administración en el IESS. Hasta la actualidad está prófugo.

Allanamiento policial a la sede de Avanza, el 18 de agosto de 2017.

Allanamiento policial a la sede de Avanza, el 18 de agosto de 2017. La República

En medio del escándalo, la sede de Avanza también fue allanada. Los demás dirigentes trataron de desmarcarse de la imagen de González, lo expulsaron y empezaron una renovación de la organización.

Para seguir en la línea de dejar el estigma de la corrupción, para 2021, la opción presidencial de Avanza será Isidro Romero, un empresario de origen riobambeño que no pertenece a su estructura partidista.

Un prometedor comienzo

En el plano electoral, Avanza tuvo un inicio prometedor. En su primera participación, las legislativas de 2017, el partido obtuvo cinco curules por las provincias de Manabí, Cañar, Galápagos, Imbabura y Pastaza.

En las seccionales de 2014 creció notablemente. El partido obtuvo 34 alcaldías y una prefectura. Fue la segunda fuerza política de ese proceso, solo por debajo de Alianza PAIS.

Pero, los resultados de esos dos procesos electorales fueron efímeros. En 2017, en el primer proceso que Avanza estuvo alejado del correísmo, no obtuvo ninguna curul.

Para las seccionales de 2019, en cambio, Avanza presentó candidatos a 61 alcaldías pero solo obtuvo siete. Y, postuló para ocho prefecturas y alcanzó solo la de Imbabura.

Con la izquierda y la derecha

Avanza empezó su vida política ubicándose entre las agrupaciones de la izquierda, con el denominado progresismo. Como parte de esa tendencia alcanzó sus mejores resultados electorales.

Pero, tras el rompimiento con el correísmo, se acercó a la derecha. En los movimientos preelectorales de las presidenciales 2017, el partido formó parte de la llamada ‘Unidad’.

En esa coalición, que se planteó una candidatura única y que no se concretó, también estuvieron el Partido Social Cristiano (PSC), Podemos, Concertación y SUMA.

En las elecciones legislativas de 2017, Avanza se alió con Concertación, en Bolívar; con el PSC, en Pastaza y en Zamora; y con Sociedad Patriótica, en Orellana. Ninguna de estas alianzas tuvo éxito.

Para 2019, en cambio, se alió con la Izquierda Democrática, el PSC, Justicia Social y Unidad Popular.


También le puede interesar:

Noticias relacionadas