Crisis en el relleno sanitario de Quito: ocho meses sin tratamiento

Sociedad

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

31 Ago 2020 - 0:03

Una de las piscinas del relleno sanitario El Inga, el 13 de febrero de 2020. - Foto: Primicias

Crisis en el relleno sanitario de Quito: ocho meses sin tratamiento

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

31 Ago 2020 - 0:03

La empresa Villacapria solicitó la terminación del contrato de tratamiento de lixiviados, que están acumulándose desde diciembre de 2019 en El Inga.

Han pasado ocho meses desde que los líquidos que produce la descomposición de la basura -conocidos como lixiviados- no reciben tratamiento en el relleno sanitario de Quito.

El último proceso se realizó a inicios de diciembre de 2019, cuando la empresa Villacapria estuvo encargada de este trabajo. Desde entonces, los lixiviados están acumulándose en las 11 piscinas que tiene el relleno.

Para evitar una crisis ambiental, la Empresa Pública Metropolitana de Gestión Integral de Residuos Sólidos (Emgirs) adjudicó, el 3 de julio de 2020, un contrato de USD 549.675 a la empresa Villacapria para el tratamiento de 31.500 metros cúbicos de lixiviados.

Así, Villacapria consiguió su cuarto contrato consecutivo con Emgirs. Los tres anteriores se habían entregado bajo el régimen de contratación especial, mientras que el último se lo hizo por emergencia.

Las dos modalidades permiten adjudicar un contrato directamente.

El contrato firmado el 3 de julio de 2020 estipulaba que la compañía debía cumplir con el procesamiento de esos líquidos en 60 días. A cambio, el Municipio debía pagar un adelanto de USD 165.000 para que Villacapria ponga a punto la planta procesadora.

“Ese pago nunca se hizo”, dice a PRIMICIAS el gerente general de Villacapria, Juan Carlos Villacís.

Es por eso que la empresa solicitó a la Procuraduría General del Estado la terminación del contrato por mutuo acuerdo porque “no hay condiciones económicas ni técnicas para seguir con el procesamiento”, agrega Villacís.

El empresario señala que “hasta el momento no he tenido una respuesta de Emgirs para que se concrete la terminación”.

El problema para la ciudad es que, sin una empresa que trate los lixiviados, sigue latente el peligro de una crisis ambiental.

Solución parche

La solución provisional que encontró la Emgirs es la construcción de tres piscinas más con una capacidad de almacenamiento de 41.000 metros cúbicos de lixiviados.

El plan emergente funcionará para 100 días, porque las 2.150 toneladas de basura diarias que llegan al relleno sanitario producen 400 metros cúbicos de lixiviados.

El alcalde de la ciudad, Jorge Yunda, dice que en este tiempo la Emgirs buscará nuevas técnicas de procesamiento que mitiguen el impacto ambiental. “Una de ellas puede ser la evaporación de los lixiviados“, agrega el funcionario.

La concejala y miembro del directorio de Emgirs, Andrea Hidalgo, coincide con Yunda en que la ciudad debe buscar nuevas formas de tratar los lixiviados.

Sin embargo, la funcionaria dice que es necesario encontrar rápidamente una empresa que trate la totalidad de líquidos producidos por la basura que suman más de 100.000 metros cúbicos.

PRIMICIAS solicitó una entrevista con la gerenta de Emgirs, Gabriela Dávila, pero no obtuvo respuesta.

Más problemas

El tratamiento de los lixiviados no es el único problema en el relleno sanitario de El Inga.

El cubeto 9B, espacio en el que se deposita la basura, está a punto de cumplir su vida útil.

Es por eso que la Emgirs lanzó un concurso, el 15 de julio de 2020, para que una empresa privada construya el cubeto 10; sin embargo, el 24 de agosto, la empresa municipal dio de baja el proceso aduciendo que las propuestas presentadas eran perjudiciales para los intereses institucionales.

El 26 de agosto, la Emgirs anunció que la Empresa Metropolitana de Obras Públicas (Epmmop) será la entidad que construya el nuevo cubeto.

El costo de esta nueva obra será de USD 2 millones.

La gerente de la Emgirs, Gabriela Dávila, explicó que el cubeto 10 tendrá una vida útil de siete meses, mientras se analiza la construcción de un nuevo lugar para la disposición de la basura.

Agregó que el objetivo de la Emgirs es crear un nuevo modelo de gestión de los residuos para evitar una eventual crisis ambiental en la ciudad.

También le puede interesar: