Temor a nueva ola de contagios en 54 playas reabiertas, sobre todo en Montañita

Sociedad

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

8 Oct 2020 - 0:03

Imagen de los balnearios de Montañita y de Olón, en Santa Elena, el 4 de octubre de 2020. - Foto: PRIMICIAS

Temor a nueva ola de contagios en 54 playas reabiertas, sobre todo en Montañita

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

8 Oct 2020 - 0:03

Durante el día el distanciamiento y normas sanitarias se cumplen, pero en la noche hay descontrol en las discotecas que funcionan de forma irregular, sobre todo en la comuna Montañita, en la provincia de Santa Elena.

Ecuador enfrenta la pandemia sin estado de excepción desde el pasado 13 de septiembre. Si bien los municipios locales no pueden ordenar un toque de queda, a su cargo están las medidas de control en los espacios públicos y playas de la Costa.

Hasta el momento, 54 balnearios están reabiertos en 13 cantones, según el Servicio Nacional de Riesgos.

Entre estos destinos están 20 playas del cantón Santa Elena, en la provincia del mismo nombre, donde durante el día se cumple el distanciamiento social de dos metros entre las carpas. Pero en la noche surgen las aglomeraciones, concretamente en Montañita.

En esta comuna de pescadores, perteneciente a la parroquia Manglaralto, los bares y discotecas han reabierto sus puertas desde el 26 de septiembre. Lo hicieron pese a que estos lugares de ocio aún no han sido autorizados a nivel nacional.

¿Cuáles son los peligros de la farra en discotecas y bares? El médico clínico intensivista Alberto Campodónico advierte un peligro de rebrote de Covid-19 en Ecuador por el descontrol en las playas y sus centros de diversión nocturna. 

“Cuando terminó la circulación según las placas vehiculares, todo el mundo puede ir a la playa los fines de semana y eso aumenta la afluencia de personas sin mascarilla ni distanciamiento”, expresa Campodónico.

Según el especialista, España y Reino Unido viven una segunda ola de Covid-19 tras la “apertura de las playas, bares y discotecas”.

Explica que en una discoteca, a diferencia de un restaurante, el eje principal de diversión es el alcohol y esto “da paso a un relajamiento de medidas”.

Además Campodónico teme un aumento de los casos de coronavirus en Guayaquil y en otras zonas cercanas a las playas, luego del feriado por el 9 de Octubre.

Lo que pasa en Montañita…

Javier Samaniego visitó Montañita el sábado 3 de octubre. “Parecía cómo si nada hubiera pasado, la calle de los cócteles lucía repleta, incluso se podía entrar a las discotecas sin control alguno”, describe.

Él viajó desde Guayaquil junto con dos amigos. “Cuando estaba allí no dimensioné el riesgo que corría”, reconoce.

La vida nocturna de Montañita estuvo clausurada por seis meses, desde el inicio de la emergencia sanitaria. Y ahora tras el levantamiento del estado de excepción, la presidenta de la comuna Montañita, Grace Borbor, reconoce que los negocios han reabierto por completo.

View this post on Instagram

Se armoooooooo! La fiesta en Montañita

A post shared by Bongo Beach Hostel Montañita (@bongobeachhostel) on

Pero Borbor asegura que hicieron 700 pruebas PCR de Covid-19 a los comerciantes. “Todos los que atendían al público era porque tenían sus resultados negativos”, dice.

Indica también que por los altoparlantes ubicados en la esquina de la comuna se aconsejaba a los turistas mantener la distancia y el uso de mascarillas.

Aunque casi nadie las usa.

“Es complicado llegar a los turistas con diferentes culturas, se torna una situación complicada”, añade la dirigente.

Sobre el ingreso en las discotecas señala que esto no depende de ellos, sino de la Intendencia de Santa Elena.

PRIMICIAS se comunicó con la gobernadora Datzania Villao para conocer su versión sobre la situación en Montañita, pero hasta el cierre de este reportaje no hubo respuesta.

Turismo con precaución 

La reapertura de los negocios en Montañita ha sido un respiro para los 3.500 habitantes de la zona dedicados al turismo, expresa Borbor, presidenta de la comuna.

De hecho, el 25% de los habitantes en estas provincias costeras depende del turismo. Esa fue una de las conclusiones del informe “Impacto Socioeconómico de Covid-19 en Guayas y Santa Elena”, elaborado por la Escuela Politécnica del Litoral (ESPOL).

El reporte también señala que la paralización de los lugares turísticos, debido a la pandemia fue especialmente grave para los turistas comunitarios.

Quienes se dedican a estas actividades turísticas vieron disminuir sus ingresos y con ellos atravesaron escasez de alimentos, falta de medicamentos, acumulación de deudas e insolvencia, explica el informe.

Además, según la encuesta hecha por los investigadores de la ESPOL, más del 50% de los encuestados redujeron sus ingresos mensuales en más de la mitad. Y cerca del 40% ganó hasta menos de USD 100 al mes durante la emergencia.

En ese contexto, el reporte advierte de la importancia de reactivar el turismo en la Costa, pero con precaución y de forma paulatina para evitar un rebrote del virus. También hace énfasis en fomentar el turismo comunitario y en la entrega de créditos de reactivación a los comerciantes.

También le puede interesar: 

Noticias relacionadas