54 personas recibieron la primera dosis de vacunas antes del 20 de enero

Sociedad

Autor:

Carolina Mella

Actualizada:

20 Abr 2021 - 0:04

Un hombre espera recibir su dosis de vacuna contra el Covid-19 en Guayaquil el 14 de abril de 2021. - Foto: API

54 personas recibieron la primera dosis de vacunas antes del 20 de enero

Autor:

Carolina Mella

Actualizada:

20 Abr 2021 - 0:04

Según la data publicada por el Ministerio de Salud, se aplicaron 54 dosis de vacunas entre el 21 de diciembre y el 19 de enero, en un periodo en el que se supone que no habían llegado las vacunas.

El 20 de enero de 2021, en un acto protocolario, la vicepresidenta María Alejandra Muñoz recibió el primer lote de 8.000 dosis de vacunas de Pfizer en el aeropuerto de Quito, pero estas no habrían sido las primeras, como se anunciaba en ese momento. 

Según la información publicada el 19 de abril por el Ministerio de Salud, la primera vez que se vacunó en Ecuador fue el 21 de diciembre de 2020 y no el 21 de enero, cuando inició el Plan de Vacunación.

La primera dosis se aplicó en la Zona 8, según el mapa del Ministerio de Salud; es decir, pudo ser en Guayaquil, Samborondón o Durán. 

Otra dosis se aplicó en Quito, una en la Zona 3 y en la Zona 4. Y 50 personas fueron inoculadas en la Zona 8 el 19 de enero de 2021, un día antes del anuncio oficial de la llegada del primer lote de Pfizer al país.

PRIMICIAS envió la consulta al Ministerio de Salud, pero no respondió a la solicitud.

Los datos de la vacunación que no se hacían públicos

La transparencia del plan de vacunación del gobierno ha sido una exigencia desde el inicio. El ministro de Salud, Camilo Salinas, en entrevista con PRIMICIAS el 14 de abril, dijo que “todo vamos a subirlo a nuestra página web, lo haremos con una ficha diaria que vamos a retroalimentar”. 

Entre los datos compartidos, actualizados al 18 de abril, se han aplicado 554.373 dosis de vacunas a 389.388 personas.

El 55,82% de las personas vacunadas son mujeres y el 44,18%, hombres. La data no especifica edades ni efectos adversos diferenciados por género o edad.

La Zona 9, es decir, el Distrito Metropolitano de Quito, es donde más se ha vacunado. En este cantón se han aplicado 117.901 dosis. 

Le sigue la Zona 8 que corresponde a Guayaquil, Samborondón y Durán, donde se han realizado 93.127 inoculaciones. 

El resto de las dosis se han esparcido por varias provincias, sin especificar los cantones o parroquias para evaluar una futura inmunidad de rebaño en un lugar específico.

La data revela que hay días en los que se ha vacunado a una sola persona. Otros en los que se vacunaron a cinco. 

También hay otros detalles que generan preocupación, como que cada frasco de Pfizer contiene seis dosis de vacuna, pero el gobierno ha vacunado en un día a una sola persona. ¿Qué pasaba con las otras cinco dosis, si la vacuna no puede volver a congelarse?.

Daniel Simancas, epidemiólogo e investigador de la UTE, espera que “esto sea un error, porque es improbable que se dejen de cumplir los protocolos internacionales y del proveedor”. 

Según la data, se vacunó de esa forma en varias ocasiones entre el 21 de diciembre hasta el 28 de marzo, cuando la única vacuna existente en el país era la de Pfizer, que requiere de una única congelación de -80 grados. 

“En Estados Unidos, cuando no se ocupa la vacuna, se desecha por la fragilidad que tiene el material genético de las vacunas de Pfizer, debido a la ultra congelación que necesita”, recuerda el investigador Simancas. 

“Son vacunas muy delicadas y ante eso hay que garantizar la calidad para obtener la efectividad reportada”, dice Simancas.

“Por eso hay listas back up, que están detrás de los convocados, porque hay esa posibilidad de que muchos no lleguen, para que sea una alternativa y no se desperdicie esa dosis”, añade.

Otro apartado que llama la atención es la distribución según el tipo de vacuna. El documento señala que de Pfizer se han aplicado en total 413.270 dosis. De CoronaVac, 102.119, y de AstraZeneca 32.002. 

Pero en la información entregada también hay un ítem “Por determinar” de 7.076 dosis, que no se sabría qué vacuna se aplicó.

“Es un tema muy grave, crítico si no hay información transparente. El problema es que si se administra una dosis de una vacuna, el paciente queda comprometido a recibir la segunda dosis de la misma vacuna”, dice Simancas

“Pero si no hay un registro de primeras dosis, es muy probable que se pongan más primeras dosis de las que se deberían, de acuerdo a la necesidad y no se garantice la segunda dosis”, recalca. 

Hasta el momento, los laboratorios recomiendan mantener los esquemas de vacunas y no combinar las marcas para garantizar la efectividad que se ha alcanzado en sus ensayos clínicos. 

“Si un paciente no recibe la segunda dosis, le estamos condenando a que no pueda recibir otro tipo de vacuna, y a que la primera dosis no sea suficiente para que el paciente gane inmunidad completa”, dice Simancas.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas