Sicarios iban por un criminal, pero acribillaron a joven madre

Sociedad

Autor:

Carolina Mella

Actualizada:

6 May 2021 - 0:03

Una mujer fue asesinada por error en una habitación de un hospital, al norte de Guayaquil, el 5 de mayo de 2021. - Foto: API

Sicarios iban por un criminal, pero acribillaron a joven madre

Autor:

Carolina Mella

Actualizada:

6 May 2021 - 0:03

Guayaquil fue el escenario de un crimen violento, esta vez en un hospital del norte de la ciudad. Con este asesinato, cometido por sicarios, suman 712 homicidios intencionales en lo que va de 2021.

Su asesinato fue un error. Carla Rocchetti, de 40 años, estaba en la habitación 1120, en el segundo piso de la Clínica Kennedy, ubicada en el norte de Guayaquil, cuando fue sorprendida por sicarios. 

Había ingresado por un dolor en el abdomen y estaba en observación. Unas horas antes, la habitación 1120 fue ocupada por un hombre que había sobrevivido a un atentado hace quince días en Posorja (Guayas).

Su hombre es Jonathan Q., quien tiene cerca de 10 procesos judiciales por tenencia de armas, tentativa de asesinato, robo y violencia de género. 

Jonathan Q. había llegado a esa casa de salud después de haber sido atacado a balazos. Pero la noche del 4 de mayo salió del hospital. 

“Al momento las unidades se encuentran activadas”, dijo el comandante de la Zona 8, César Zapata, quien maneja la hipótesis de que el blanco del sicariato era Jonathan Q. 

Fueron cinco sicarios, dos de ellos vestidos con uniformes de la Policía, los que entraron por emergencia y preguntaron directamente al guardia por el sujeto y el número de habitación.

Le respondieron que ya había sido dado de alta, pero no les creyeron. “Sometieron a los guardias y al personal médico”, dice Zapata. 

Caminaron por los pasillos del hospital con fusiles de grueso calibre y cuando llegaron a la habitación 1120 dispararon 16 veces sobre Carla, quien era ingeniera industrial y madre de dos hijos.

Mientras Criminalística recogía evidencias en este nuevo crimen violento, que ya suman 712 de lo que va de 2021, el ministro de Gobierno, Gabriel Martínez, y la cúpula policial rendían su informe de labores de 2020.

“Se ejecutaron 55 operaciones de gran escala, algunas de ellas transnacionales”, expuso la comandante de la Policía, Tannya Varela. 

“El curso de las investigaciones de nuestras unidades especializadas permitieron desarticular 1.680 organizaciones criminales”, añadió.

La Policía también está satisfecha de haber conseguido una cifra récord en incautación de drogas, 128,5 toneladas en total, 45 toneladas más que en 2019. 

Gabriel Martínez sostiene que “el combate al narcotráfico tiene repercusiones y se da en la cantidad de muertes con personas relacionadas a este tipo de actividades”.

Pero pese a los anuncios, este año se proyecta como más violento que el anterior. De enero al cinco de mayo de 2021 han ocurrido 712 homicidios intencionales, es decir 308 crímenes más que en el mismo periodo de 2020, que sumaron 404.

Las cinco provincias que concentran la mayor cantidad de crímenes son: Guayas, Manabí, Pichincha, El Oro y Esmeraldas, y se extienden por todo el país.

Y con la particularidad de que los escenarios de los crímenes son hospitales, centros comerciales, a plena luz del día y con testigos.

“La respuesta a la violencia criminal por parte de la Policía se enmarca en las capacidades profesionales técnicas y la articulación con la justicia que logran una contención a la acción criminal que pudo haber escalado mucho más”, expuso la comandante Varela. 

¿Cuánto más podrían escalar los crímenes en Ecuador?

Para el analista en seguridad ciudadana, Ricardo Camacho, la Policía debe salirse del guión de “vamos a llamar al eje operativo, al de inteligencia, para que vengan a hacer lo mismo”. 

“Debería haber una respuesta del Estado a través de una Policía profesional, pero que ahora no tiene la capacidad de poder actuar”

Ricardo Camacho, analista en seguridad.

“Después de lo ocurrido en el hospital, la Policía tendrá que demostrarle al nuevo presidente sus planes y estrategias, y también el nuevo presidente tendrá que demostrar qué es lo que quiere de la Policía”, agregó Camacho.