Pabellón consular, el ‘búnker’ de la delincuencia organizada

Sucesos

Autor:

Carolina Mella

Actualizada:

10 Nov 2022 - 5:27

El pabellón consular que fue derrocado acogía a extranjeros. Guayaquil, 20 de abril de 2022. - Foto: Carolina Mella

Pabellón consular, el ‘búnker’ de la delincuencia organizada

Autor:

Carolina Mella

Actualizada:

10 Nov 2022 - 5:27

En el pabellón consular, que estaba a la entrada de la Penitenciaría del Litoral, guardaban prisión 199 personas que fueron trasladadas a la cárcel de El Rodeo, en Manabí.

El primer edificio con celdas que había a la entrada de la Penitenciaría del Litoral era el denominado pabellón consular, que fue demolido el 8 de noviembre de 2022 por decisión del Servicio de Atención de Personas Privadas de Libertad (SNAI).

A este lugar se lo denominó pabellón consular hace aproximadamente dos décadas para ubicar a los privados de libertad extranjeros, pero desde hace cinco años esto cambió.

Tras una nueva normativa, el pabellón consular albergaba a 199 personas, muchas de ellas extranjeras procesadas por delitos de tráfico de drogas, y también a detenidos por accidentes de tránsito.

Ahora, los 199 detenidos fueron trasladados a la cárcel de El Rodeo, en Portoviejo, Manabí.

En el pabellón consular permanecían presos de mínima seguridad y el objetivo era no mezclarlos con privados de libertad asociados con bandas delictivas.

Puerta de entrada del pabellón consular que estaba en la Penitenciaría del Litoral. Guayaquil, 20 de abril de 2022.

Puerta de entrada del pabellón consular que estaba en la Penitenciaría del Litoral. Guayaquil, 20 de abril de 2022. Carolina Mella

Hacinamiento y corrupción

Pero con el hacinamiento y la corrupción, el pabellón consular también acogió a miembros de bandas delictivas locales, que protagonizaron ataques desde ese punto estratégico, ubicado a la entrada de la cárcel y a pocos metros del dispensario médico.

Por ese pabellón también pasaron los dos israelíes vinculados a una red ilegal que vendió medicamentos e insumos médicos durante la emergencia de Covid-19. 

Ahí, en agosto de 2022, asesinaron a Sheinman Tomer mientras estaba en su celda. Antes de su muerte, Tomer había revelado sus vínculos con Jacobo Bucaram en la compra de insumos médicos.

Ninguna otra cárcel del país tiene un pabellón consular.

Las áreas de los demás centros carcelarios están divididos en mínima, mediana o máxima seguridad, donde el detenido -extranjero o no- es ubicado en un pabellón, según su perfil psicológico y el tipo de delito. 

Pero en la Penitenciaría del Litoral, la prueba psicológica para los detenidos no es determinante para asignarles un espacio, ya que esto se decide según el grupo delictivo al que pertenecen.

Así, los pabellones se configuraron según las bandas; es decir, al pabellón 2 ingresaron los que aseguraron ser Chone Killers; al 8, los Tiguerones; y al 9, los asociados con Los Lobos. 

‘La escotilla al infierno’

El pabellón consular era considerado como ‘la escotilla al infierno’, ya que era el primer obstáculo para dificultar cualquier incursión policial. Desde aquí, los presos disparaban sus armas y blindaban a los demás pabellones.

Su infraestructura no era distinta al resto del centro penitenciario. Aunque por fuera estaba pintada, adentro el edificio no estaba concluido.

Había paredes de cemento del que se desprendía la humedad, lo que enfermaba a los presos, como constató PRIMICIAS en abril de 2022.

El pabellón consular de la Penitenciaría del Litoral fue destruido. Guayaquil, 8 de noviembre de 2022.

El pabellón consular de la Penitenciaría del Litoral fue destruido. Guayaquil, 8 de noviembre de 2022. SNAI

En esa fecha se había ofrecido remodelaciones al pabellón consular e incluso la instalación de una panadería. 

Sin embargo, siete meses después, el SNAI demolió el edificio porque desde ahí se articulaban los ataques en la Penitenciaría e incluso se distribuía a los internos, según las bandas delictivas.

Pero también hubo intentos de tomarse ese pabellón que no llegaron a concretarse.

Noticias relacionadas