Primicias - diario digital de Ecuador Autos Primicias
La historia de PDK Porsche, cambios de marcha más rápidos

Autor:

Redacción Comercial

Actualizada:

1 Ago 2022 - 11:21

La historia de PDK Porsche, cambios de marcha más rápidos

Hace cuarenta años, Rainer Wüst desarrolló la transmisión de doble embrague (PDK). El trabajo pionero fue coronado como un proyecto que dejó su huella en la historia de la marca.

 Desde 1971, Wüst había trabajado en Porsche como ingeniero de pruebas de transmisión, y 10 años después, cuando aún no había cumplido los 35, se convirtió en el Gerente Técnico responsable del desarrollo de la transmisión de doble embrague (PDK) Powershift de Porsche.

“La idea era combinar lo mejor de dos mundos: las ventajas en el grado de eficiencia de una transmisión manual y el potencial de desempeño de la automatización completa, que todavía tenía muchas debilidades en ese momento”.

Experiencia en transmisiones de Porsche

Porsche ya había adquirido experiencia en todo lo relacionado con la transmisión. De hecho, el desarrollo del Porsche synchromesh había hecho avanzar al departamento de transmisiones. Pero la duda era si estaban listos para asumir el desafío de desarrollar una transmisión de doble embrague.

Hace cuarenta años, Wüst encontró viejos prototipos de desarrollo de transmisión del legendario genio de la ingeniería Imre Szodfridt languideciendo en el almacenamiento. 

Uno de los automóviles insignia con palanca de cambios PDK en la consola central es 944 Turbo. Frente al instrumento destaca un signo menos para indicar que presiona la palanca para cambiar hacia abajo, detrás de él, un signo más para indicar que tira de la palanca para cambiar hacia arriba.

Debido a que los engranajes en el PDK se dividen entre dos subtransmisiones, cada una con su propio embrague y solo uno de los cuales está engranado en cualquier momento, el nuevo engranaje ya puede estar engranado en la segunda subtransmisión. 

Ventajas del PDK

La ventaja de no tener que alcanzar la palanca de cambios durante una fuerte aceleración lateral en las curvas era importante, ya que podía conducir significativamente más rápido, alcanzando una velocidad máxima más alta al final de la recta debido a la entrega de potencia ininterrumpida.

Tampoco era posible perder marchas y los conductores podían frenar más tarde antes de las curvas porque el PDK reducía bien la marcha.

Noticias relacionadas