Skoda 1100 OHC, el sueño de Le Mans

Autor:

Redacción Comercial

Actualizada:

6 Ago 2021 - 12:46

Skoda 1100 OHC, el sueño de Le Mans

El auto de carreras ŠKODA 1100 OHC se considera un hito en los 120 años de historia del fabricante de Mladá Boleslav en los deportes de motor

La construcción de este modelo destinado a las carreras de circuitos largos entró en su etapa final en 1957.

La producción de este vehículo deportivo biplaza comenzó en la primavera de 1956 con el objetivo de continuar donde el primer y único coche de fábrica de ŠKODA lo había dejado en la prestigiosa carrera de las 24 horas de Le Mans (1950).

Este modelo estaba basado en un bastidor de celosía a base de tubos de acero de paredes finas. De hecho, este elemento era un diferenciador con sus predecesores: Skoda Sport y Supersport con chasis robusto.

Esta modificación tuvo la función de conseguir una mejor maniobrabilidad y distribución de carga entre los ejes. Para lograr esto  la caja de cambios de cinco velocidades y la caja de transferencia se instalaron en la parte trasera.

El propulsor de Skoda 1100 contaba con motor de cuatro cilindros en línea montado con doble encendido. El modelo producía una potencia de 90 caballos de fuerza, impresionante para la época en que este auto fue desarrollado.

Originalmente, el motor funcionaba con combustible de aviación de alto octanaje dentro de dos carburadores dobles.

Asimismo, gracias a la utilización de plástico reforzado con fibra de vidrio, el automóvil solo pesaba 583 kilogramos. Este elemento permitía que el 1100 OHC obtenga mejor aceleración.

Su desempeño en carreras

El Skoda 1100 OHC acababa de estrenarse cuando obtuvo su primera victoria en el circuito municipal de Mladá Boleslav.

Además de los eventos automovilísticos nacionales, los pilotos de ŠKODA también cosecharon éxitos en el extranjero.

Cabe destacar que Skoda solo podía competir en países comunistas debido a la situación política de los años 50 y 60.

La marca generó dos vehículos a principios de 1958, además de dos variantes coupé. Dos de los automóviles de carrocería cerrada tuvieron accidentes durante un uso privado por lo que fueron destruidos. Sin embargo, los expertos del taller de restauración del museo Skoda están trabajando en la reconstrucción de uno de los automóviles.

Las versiones descapotables del coche de carreras siguen intactas y forman parte de la colección expuesta por Skoda.

Tomada de: comunicacion.skoda.es

Noticias relacionadas