Primicias - diario digital de Ecuador Autos Primicias
Skoda 1100 OHC, un clásico renace

Autor:

Redacción Comercial

Actualizada:

25 Feb 2022 - 16:05

Skoda 1100 OHC, un clásico renace

El proceso de diseño de Skoda 1100 OHC, destinado para las carreras de resistencia en circuito, empezó en la primavera de 1956 y para finales de 1957, el primero de los dos ejemplares descapotables de plástico reforzado con fibra de vidrio (GRP) estaba listo.

Entre 1959 y 1960, los diseñadores continuaron trabajando en el proyecto 968 y crearon dos coupés Skoda1100 OHC de carrocería cerrada. El vehículo no se basaba en un tubo central con horquillas para montar un motor OHV (válvulas en cabeza) en la parte delantera. En su lugar, la marca  aprovechó un ligero, pero rígido bastidor soldado a partir de tubos de paredes finas.

La suspensión formada por dos trapecios triangulares dispuestos uno encima del otro, estaba aplicada en las ruedas delanteras, mientras que en la parte trasera Skoda instaló un eje de acoplamiento con brazos de arrastre.

La manejabilidad del dinámico coche de carreras era impresionante; pues incorporaba un motor atmosférico de cuatro cilindros en línea.

El motor estaba situado detrás del eje delantero y, junto con la unidad de montaje, compuesta por el diferencial del eje trasero y la caja de cambios de cinco velocidades, conseguía una distribución del peso casi ideal.

Skoda1100 OHC pesaba 555 kilogramos y alcanzaba una velocidad máxima de 200 kilómetros por hora. Los frenos de doble circuito garantizaban siempre una deceleración eficaz.

La carrera deportiva de los dos coupés 1100 OHC duró de 1960 a 1962. En 1966, fueron vendidos a compradores privados, pues ya no podían competir debido a cambios en el reglamento técnico.

El propietario del primer vehículo sustituyó el motor del 1100 OHC por uno de cuatro cilindros de serie con distribución OHV procedente de un Felicia. Los componentes que quedaron intactos después del accidente fueron parte de la reconstrucción del vehículo.

Una leyenda renace

Skoda planteo un proyecto de restauración del vehículo, donde la documentación técnica original fue clave para el éxito de la propuesta.

Entre los documentos estaba la explicación de cada sección de producción y un dibujo explicativo de la instalación de los conjuntos individuales.

Los componentes mecánicos originales estaban muy poco desgastados, ya que el auto  había participado en pocas carreras. La renovación del chasis completo, junto con un radiador, un depósito de combustible y otros elementos recientemente reconstruidos, se completó a finales de 2015.

La tarea más difícil fue reconstruir la carrocería de aluminio. El diseñador original fue el antiguo diseñador de fábrica Jaroslav Kindl. Los carpinteros de la época construyeron un modelo de madera acorde con sus documentos. Un grupo de obreros metalúrgicos forjaron los paneles de aluminio a mano, y posteriormente soldaron y fijaron las piezas individuales.

Noticias relacionadas