The Big Loop: inteligencia artificial y aprendizaje automático

Autor:

Redacción Comercial

Actualizada:

23 Jul 2021 - 17:32

The Big Loop: inteligencia artificial y aprendizaje automático

Los vehículos del futuro contarán con sistemas que son capaces de mejorar constantemente por su propia cuenta. Le contamos la tecnología que viene de la mano de Porsche.

Cuando las personas aprenden a conducir adquieren experiencia con los años y desarrollan una especie de intuición con el tiempo. Por ejemplo, prestan atención en carretera para anticipar los movimientos de otros usuarios.

¿Cómo puede un vehículo autónomo aprender de la experiencia de la misma forma y reaccionar de forma intuitiva?. Porsche y la empresa de software Cariad lanzaron el proyecto ‘The Big Loop’ para responder esta incógnita donde las claves son: Inteligencia Artificial (IA) y Aprendizaje Automático.

INFO

Detección de cambios de carril

Porsche realizará las pruebas para ‘The Big Loop’ en un modelo Tycan que incorpora sistemas mejorados de crucero adaptativo (ACC). Esta asistencia se asegura que el vehículo mantenga una distancia prudente con el resto de carros, por lo que detecta cuando otros usuarios en carretera se encuentran próximos.

El objetivo con el proyecto actual es utilizar la IA para detectar los comportamientos de otros conductores con precisión, antes de que realicen las maniobras.

“Un probable cambio de carril se detecta medio segundo a un segundo antes, el equivalente a 30 metros de conducción en la autopista”

Dr. Joachim Schaper, Gerente de Big Data y AI en Porsche Engineering.

El auto de prueba utiliza una “red neuronal” de información para encargarse de esta tarea. Los datos que analiza para recopilar información surgen de escenas reales de pruebas de manejo. De esta forma, el sistema genera un ciclo continuo de observación y aprendizaje que mejora la capacidad del ACC.

El ‘Big Data’ es la clave

Los vehículos actuales que incorporan sistemas de asistencia al conductor producen grandes cantidades de ‘Big Data’. Estos datos surgen de señales obtenidas con la cámara del auto o con información de sensores de radar. Cada detalle obtenido por el sistema pasa a ser parte de una “red neuronal” de información.

Pero la gran cantidad de datos no hacen el trabajo fácil para los técnicos de Porsche pues para conseguir resultados precisos estos deben escogerse de acuerdo a su relevancia para una función específica.

Por otra parte, cabe recalcar que conducir en una carretera vacía no brinda oportunidades de aprendizaje para el sistema. Por esta razón ‘The Big Loop’ está utilizando un programa llamado ‘SceneDetector’ en el auto de prueba Tycan.

Este algoritmo utiliza señales de cámara que trasfiere datos al sistema. Estas imágenes se procesan automáticamente y gracias a la tecnología permite reconocer los objetos próximos al auto y su distancia del mismo.

Adicionalmente, ‘Scene Detector’ registra lo que se conoce como “casos de esquina”, situaciones poco comunes en la conducción diaria.

El programa también filtra escenas de tráfico donde el crucero adaptativo no funciona de manera óptima. Por ejemplo, en ocasiones donde las reacciones de otros autos no se detectan a tiempo.

Propagación de datos por simulación

El sistema ‘Scene Detector’ transmite los datos relevantes al servidor, que luego se introducen en una simulación que utiliza motores de juegos de ordenador para generar imágenes.

Estos elementos forman parte de simulaciones de prueba de conducción virtuales, que forman parte del proceso de aprendizaje de los automóviles.

Una vez recreados los escenarios, el sistema observa e interactúa con otros vehículos de forma similar a los casos a los que está expuesto. Por ejemplo, en caso de cambio de carril o si otro automóvil se aproxima, el ACC frena suavemente, exactamente como lo haría un conductor real.

Tomada de: newsroom.porsche.com

Noticias relacionadas