Primicias - diario digital de Ecuador Autos Primicias
 
Los asientos de sus autos como nuevos: Guía para principiantes

Autor:

Redacción Comercial

Actualizada:

23 Sep 2021 - 15:38

Los asientos de sus autos como nuevos: Guía para principiantes

Un vehículo en buen estado es sin duda un deleite para el conductor, no solo destaca en las calles, sino que mantiene un buen valor en el mercado.

Un aspecto fundamental para mantener la apariencia impecable de un auto es la limpieza, especialmente si se usa a diario. Hemos hablado de cómo mantener brillante la parte externa del vehículo, pero ahora es momento de dedicarle tiempo a los asientos.

Muchas veces por más que el usuario intente no ensuciar el interior de su auto, existen ciertos percances que pueden manchar la tapicería y dañarla.

Una solución por la que optan muchos es poner forros para cubrir los asientos, pero podría afectar el aspecto original del modelo. Así que mejor prevenir que lamentar.

Los enemigos de los asientos

  • Tierra: La tierra que puede filtrarse por los asientos tiene la capacidad de contribuir con el proceso de oxidación de los resortes. Asimismo, quita la flexibilidad de los asientos haciendo que se rompan con mayor facilidad.
  • Líquidos: Refrescos o jugos pueden hacer que la tela se vuelva pegajosa, la cual al secarse, acartona las superficies y en muchos casos hace que se cuartee fácilmente.
  • Lodo: Puede formar costras en la tela haciendo que esta se vuelva frágil y se rompa.
  • Sol: Cuando los rayos solares golpean directamente los asientos, pueden llegar a quemarse, aportando al desgaste de los materiales.

Errores al limpiar los asientos

  • Dejar que las marcas se sequen: manchas de café, refrescos, aceite, cicles o vómito pueden dañar los asientos si no se limpian a tiempo. Por esta razón es importante actuar con rapidez para evitar que las manchas se sequen.

Una recomendación es llevar toallas húmidas en el vehículo con el fin de actuar de forma eficaz en accidentes.

  • Limpiar todas las manchas de la misma forma: Cabe recalcar que cada mancha tiene un proceso de limpieza distinto. Por ejemplo no es lo mismo una mancha de aceite que una de tinta. Aquí le damos consejos para cada tipo de mancha:

Café: El agua fría o los hielos son clave, a continuación, se puede pasar un trapo para quitar la humedad.

Chocolate: Usar jabón en seco, esperar un tiempo y frotar con un trapo húmedo.

Aceite o grasa: Estas son las llantas más complicadas por lo que se recomienda usar un desengrasante diluido en poca agua.

Lodo: Frotar la mancha con un cepillo grueso para eliminar la primera capa de suciedad. Luego, frotar la mancha con un cepillo húmedo. Es importante no ser demasiado brusco para evitar romper la tela.

Sangre: Limpiar la mancha con jabón líquido. En el caso de que la sangre esté seca se puede usar un poco de glicerina.

Vómito: retirar el vómito con papel absorbente, mezclar agua y vinagre en partes iguales y frotar encima de la mancha. Pasar un paño húmedo con agua y poner bicarbonato con el fin de neutralizar el olor.

Tinta: mezclar agua y alcohol en cantidades iguales. Aplicar la mezcla encima de la mancha.

  • No probar los productos: No todos los tejidos son iguales por lo que pueden reaccionar diferente ante distintos tipos de químicos. Para evitar daños permanentes en los asientos, se puede aplicar una pequeña cantidad de producto en una superficie poco visible.
  • Limpiar con trapos abrasivos: Lo recomendable es usar telas de microfibra o algodón. No limpiar con papel pues los residuos pueden ser difíciles de retirar.

Una limpieza adecuada

Existen distintos tipos de asiento, ya sea de tela o cuero, y cada uno tiene distintas formas de limpieza:

Asientos de tela:

  • Es recomendable aspirar los asientos al menos una vez a la semana para evitar tierra o polvo. Este procedimiento debe realizarse desde el centro del asiento hacia los bordes y haciendo énfasis en las uniones.
  • Pasar un trapo ligeramente húmedo con un poco de detergente diluido en agua.
  • Dejar secar los asientos completamente antes de usarlos.

Asientos de cuero:

Si bien los asientos de cuero son una muestra de elegancia, estos son propensos al desgaste por rozaduras con zapatos o el uso diario.

  • Aspirar el polvo y pasar un paño seco de microfibra.
  • Es recomendable tener un quitamanchas específico para cuero o usar jabón lavaplatos para eliminar manchas difíciles.
  • No usar demasiada agua.
  • Usar productos especiales para cuero liso.
  • No rociar los asientos directamente con los líquidos limpiadores.
  • Acondicionar regularmente el cuero para evitar grietas y resequedad. Es importante evitar productos que tengan silicona o cera porque pueden opacar el tejido.

Noticias relacionadas