Banca internacional saluda victoria de Lasso, pero advierte riesgos

Economía

Autor:

María Teresa Escobar

Actualizada:

12 Abr 2021 - 15:00

Cierre de campaña candidato Guillermo Lasso, Guayaquil, 08 de abril de 2021. - Foto: Marcos Pin / API

Banca internacional saluda victoria de Lasso, pero advierte riesgos

Autor:

María Teresa Escobar

Actualizada:

12 Abr 2021 - 15:52

El del domingo fue un voto por Guillermo Lasso, pero también contra el populismo represivo del expresidente Rafael Correa y este hecho le hará la vida más complicada al Presidente electo de Ecuador.

La victoria de Guillermo Lasso fue saludada por los mercados internacionales, pues marca la llegada de un líder conservador y capitalista tras 14 años de socialismo. Pero, también es el triunfo de un voto que los analistas ven como anti Rafael Correa.

El peligro está en que una parte de los votantes que llevaron a Lasso a la victoria se manifestó contra el populismo, pero no necesariamente en favor de las ideas del presidente electo.

Lo advierten los últimos informes sobre Ecuador de los bancos de inversión internacionales Barclays y Citigroup.

Un reto más para Lasso: convencer a los ecuatorianos de que acepten su agenda política y económica para evitar futuros conflictos sociales, cuando llegue la hora de hacer reformas.

Otro reto será conseguir consensos con una Asamblea Nacional fragmentada y en la que ninguna fuerza política tiene mayoría absoluta.

Se necesitan esos acuerdos para que la administración de Lasso, que asume el 24 de mayo, pueda asegurar un margen de gobernabilidad.

Además de la aprobación de las enmiendas que se necesitan para mover la economía y para obtener recursos de parte del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de los organismos multilaterales de crédito.

Gobernar en subida

Es cierto, ha terminado la incertidumbre, pero ahora viene lo más duro.

Retos como impulsar una agenda de reformas económicas ante una Asamblea en que correístas e indígenas tienen peso.

“Se trata de los dos grupos políticos que se han presentado la resistencia más fuerte a las reformas y podían ser un factor desestabilizador para Lasso”, agrega Barclays.

También se viene una renegociación del acuerdo con el FMI, lo cual no le resultará difícil a Lasso.

La meta sería la implementación de manera más gradual de las reformas y de las metas acordadas con Ecuador.

Esto para que sean más viables desde el punto de vista político y el nuevo Gobierno pueda tener un poco de aire para construir consensos, agrega Barclays.

En el corto plazo Barclays ve que han mejorado las posibilidades de Ecuador de acceder a un desembolso del FMI por USD 400 millones en abril, pues la actual Asamblea estará más abierta a aprobar la Ley para Defender la Dolarización o a dejar que esta pase por el llamado ministerio de la ley.

El proyecto de ley busca poner candados para que el poder Ejecutivo no pueda usar las reservas internacionales del Banco Central para financiar el gasto público.

Panorama no apto para cardíacos

Desde Wall Street se espera que Lasso se enfoque en una agenda de promoción de las inversiones, de los acuerdos de comercio con otros países y del crecimiento, dice por su parte informe de Citigroup.

“Sin crecimiento va a ser muy difícil reducir el déficit fiscal”, agrega.

La economía ecuatoriana prácticamente no ha crecido en los últimos cinco años y ya había comenzado a hundirse antes de la llegada de la pandemia de Covid-19. Ese es el escenario que le toca revertir a Lasso, resaltan los analistas.

El país está sin dinero y hay poco margen para recortar el gasto público, la salida es aumentar los ingresos del Estado y esto podría pasar por una reforma tributaria para la que Lasso necesitará el apoyo de la Asamblea.

Y “no esperamos que esto vaya a ser fácil”, concluye el reporte de Citigroup.

BofA Securities, la división de banca de Inversión de Bank of America es más optimista. Ve posibilidades de renegociación de metas con el FMI.

Ecuador podría alcanzar un superávit primario de 2,5% de su PIB para 2025, comparado con la meta actual del FMI que es de 4,3% del PIB, dice BofA Securities.

Con es 2,5% alcanza para que la relación deuda PIB del país empiece a reducirse y caiga por debajo del 60% a finales del gobierno de Lasso, concluye el reporte.


También le puede interesar:

Noticias relacionadas