La banca mantiene su liquidez durante la emergencia sanitaria

Economía

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

11 Abr 2020 - 0:03

Imagen referencial de una ciudadana haciendo un retiro de un cajero automático en Quito en 2019. - Foto: EFE

La banca mantiene su liquidez durante la emergencia sanitaria

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

11 Abr 2020 - 0:03

El crecimiento internanual de los depósitos en 6,7% y la transformación de las inversiones han permitido a la banca cuidar su liquidez en marzo de 2020.

El índice de liquidez bancario referente a la relación entre los fondos disponibles y el total de depósitos a corto plazo fue de 24,1% en marzo; lo que significó que creció 0,9% en comparación al mismo mes de 2019, según un informe de la Asociación de Bancos de Ecuador (Asobanca).

Mantener la liquidez durante la emergencia sanitaria que atraviesa el país, y el mundo, es esencial porque “le dice a la gente que pueden disponer de su dinero y que hay líneas de crédito disponibles“, explica Julio José Prado, presidente de la Asobanca.

La liquidez se ha sostenido por el crecimiento de lo depósitos en 6,7% y por la transformación de inversiones de largo plazo en liquidez de corto plazo.

En marzo, la cuenta de inversiones contabilizó un saldo de USD 4.242 millones. En términos anuales, las inversiones decrecieron en 4,1% o el equivalente a USD 180 millones.

La baja en las inversiones responde a una estrategia de la banca para mantener la liquidez, ante la difícil situación económica que vive el país, y el mundo, por la pandemia de coronavirus.

“Los bancos liquidan posiciones para tener liquidez, es decir cambian inversiones de largo plazo por liquidez de corto plazo“, explica Prado

Es probable que los niveles de liquidez en los próximos meses no se mantengan igual, según Asobanca.

Los fondos disponibles en el exterior del sistema bancario privado registraron un decrecimiento de 8,2% o el equivalente a USD 91 millones. La participación de los fondos disponibles en el exterior respecto al total de la cuenta de activos fue de 2,3% en marzo de 2020.

“En las últimas dos semanas de marzo, las líneas internacionales que la banca mantiene con bancos de inversión y multilaterales fueron revisadas y en algunos casos congeladas, a causa de los nuevos riesgos de la nueva pandemia”, dice Prado.

Las captaciones crecen

El saldo de depósitos de la banca privada ecuatoriana cerró marzo en un nivel de USD 31.279 millones, lo que significó un crecimiento anual de 6,7%.

Entre marzo de 2020 y el mismo mes de 2019, los depósitos monetarios, de ahorro y plazo variaron 0,1%, 3,6% y 15,1%, respectivamente.

Prado explica que los depósitos de marzo en comparación con los de febrero de 2020 bajaron en USD 702 millones, “especialmente por un retiro programado del Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess) de alrededor de USD 240 millones”.

La baja mensual en los depósitos también responde a un retiro importante por parte de cooperativas para mantener su liquidez. Así como a una baja en los depósitos de las empresas al tener menor capacidad de venta y de pago por la suspensión de la jornada laboral, explica el presidente de Asobanca.

Solo en depósitos a plazo, las instituciones financieras captaron USD 12.554 millones en marzo de 2020. En un año este tipo de captaciones aumentaron su cuenta en USD 1.647 millones.

Del total de captaciones de 2020, los depósitos a plazo constituyeron el 40%. Le siguen los depósitos monetarios, que contabilizaron USD 10.163 millones, y los depósitos de ahorro con USD 8.561 millones.

Con el aumento interanual de los depósitos, la banca colocó crédito por USD 30.046 millones, un 8,9% más que en 2019.

Del total de financiamiento otorgado por la banca, USD 17.723 millones han sido destinados al crédito productivo, lo que equivale al 59% del total de la cartera.

La tasa de morosidad de toda la banca privada al cierre de marzo de 2020 se ubicó en 2,6%. La morosidad decreció en 0,3 puntos porcentuales en comparación con marzo del año anterior.

La morosidad por segmentos cerró en marzo de 2020 en 1,1% en comercio, 3,5% en consumo, 5,7% en vivienda y 4,2% en microcrédito.

“El aumento del crédito y la estabilidad de los niveles de morosidad responde a la reestructuración de los créditos que ha hecho la banca por la emergencia sanitaria“, explica Prado.

La rentabilidad disminuye

En marzo de 2020, el patrimonio de los bancos privados en Ecuador alcanzó los USD 4.893 millones, un 8,5% más que en el mismo período de 2019.

Mientras que las utilidades netas, descontando impuestos y beneficios de ley, sumaron USD 98 millones, frente a USD 138 millones de 2019. Esto significa una disminución anual de 28,6%, según la Asociación de Bancos de Ecuador (Asobanca).

La baja en una de las dos variables hizo que la rentabilidad financiera de la banca (ROE) cayera a 7,8%, lo que significó una disminución de 4,4 puntos porcentuales en comparación con el año anterior.

“La reducción de la rentabilidad responde a que los bancos en este momento utilizan cualquier tipo de utilidad para convertirla en cobertura“, sostiene Prado.

En términos de retorno con respecto a los activos (ROA) fue de 0,88% para marzo de 2020, menor al del mismo mes de 2019, que fue de 1,35%.

El total de activos de la banca alcanzó los 44.016 millones en marzo de 2020, lo que significó un crecimiento anual de 7,0%, según Asobanca. Por otro lado, los pasivos de la banca también se incrementaron 7,0% entre marzo de 2019 y el mismo período de 2020, alcanzando los USD 39.025 millones.

Banco Pichincha fue la entidad con mayor volumen de activos, con USD 11.161 millones. Le siguen el Banco del Pacífico y Banco Guayaquil.

La suma de los tres bancos representa el 51,2% del total de activos de la banca privada.

“El cierre de los indicadores de la banca en marzo son lo suficientemente buenos para decir que este sector está preparado para soportar la conmoción económica“, concluye Prado.

Noticias relacionadas