Miércoles, 28 de febrero de 2024

"Antes que usar la reserva internacional, vendería el Banco del Pacífico", dice presidente ejecutivo

Autor:

Evelyn Tapia

Actualizada:

7 Nov 2023 - 5:45

Por los manejos políticos del pasado se deterioraron las cifras de Banco del Pacífico. Pero tras la reestructuración, subieron las utilidades.

Oficina de Banco del Pacífico en la avenida Naciones Unidas, en Quito. Octubre de 2023.

Autor: Evelyn Tapia

Actualizada:

7 Nov 2023 - 5:45

Oficina de Banco del Pacífico en la avenida Naciones Unidas, en Quito. Octubre de 2023. - Foto: PRIMICIAS.

Por los manejos políticos del pasado se deterioraron las cifras de Banco del Pacífico. Pero tras la reestructuración, subieron las utilidades.

El presidente ejecutivo de Banco del Pacífico, Roberto González, cree que el nuevo Gobierno debería retomar la venta de la entidad, para evitar que el banco sea usado a futuro como un instrumento político.

En entrevista con PRIMICIAS, González dice que Banco del Pacífico está valorado en USD 846 millones a octubre, y añade que el proceso de venta no tomaría más de seis meses, por lo que se podría concretar sin problemas en el corto período de Gobierno de Daniel Noboa.

A un año de que fracasó el intento de venta, el banco acumula USD 98 millones en utilidades y se prevé cierre en USD 115 millones al final de 2023, lo que sería un récord histórico.

Una estrategia para mejorar sus indicadores ha sido dejar de colocar crédito educativo y enfocarse más en financiar a las empresas, añade González.

Entre enero y octubre de 2023, Banco del Pacífico ha colocado USD 322 millones en créditos nuevos, de los cuales el 51% ha sido para consumo y el 49% para el sector productivo.

Roberto González, presidente ejecutivo de Banco del Pacífico, en Quito, el 16 de noviembre de 2022.

Roberto González, presidente ejecutivo de Banco del Pacífico, en Quito, el 16 de noviembre de 2022. Gabriela Coba/PRIMICIAS

El año ha estado marcado por una desaceleración del crédito y una subida de tasas de interés pasivas récord. ¿Cómo le ha ido a Banco del Pacífico?

Pese a esta lucha sin cuartel que han sido las subidas de tasas de interés para captar depósitos, este ha sido un buen año para el banco.

Tras el proceso de reestructuración, 2023 ha sido un año de crecimiento. La utilidad a octubre va en USD 98 millones, y ya estamos a punto de superar los resultados del año anterior.

En 2022 las utilidades fueron récord, de USD 108 millones y en 2023 apuntamos a llegar a los USD 115 millones, que sería un nuevo récord histórico.

¿Cuál ha sido la estrategia para lograr estas cifras en un año tan complejo en lo político y económico para el país?

Primero nos trazamos el plan de ajustar el tamaño operativo del banco, eso lo hicimos en todo 2021. Y 2022 fue un año de transición, con un banco más eficiente, nos dedicamos al proceso de venta que, aunque no se concretó, nos permitió elevar los resultados, al tener un banco más ordenado.

Por eso, en 2023 nos centramos en hacer crecer el negocio buscando eficiencia y rentabilidad.

Para esto hemos dejado de operar en segmentos que fueron terriblemente problemáticos, como el crédito educativo y en los segmentos de tarjetahabitentes de estrato medio y medio bajo que son altamente morosos.

Hemos dejado de operar en segmentos que fueron terriblemente problemáticos, como el crédito educativo.

En lugar de esto, hemos reconducido la estrategia crediticia hacia los segmentos corporativo y empresarial, con la pequeña y mediana empresa.

El crédito de consumo mantiene su fuerza, pero estamos más orientados a los segmentos que presentan más rentabilidad y menos morosidad, por eso más bien hemos crecido en colocación de crédito para las empresas.

En los años previos a la pandemia de Covid-19, el banco se centró en campañas políticas y abandonó al segmento empresarial.

Antes el banco se centró en campañas políticas y abandonó al sector empresarial.

Ahora estamos dedicando buena parte de nuestros recursos a incrementar nuestra participación en el crédito para todo tipo de empresas.

Para pequeñas y medianas empresas, lanzamos recientemente una campaña fuerte para colocar más crédito. Nuestra intención es colocar entre USD 100 millones y USD 200 millones en este segmento.

¿Cómo colocaron más crédito para empresas si las cifras del sector bancario muestran más bien una contracción?

Con las tasas de interés del segmento empresarial y del corporativo reguladas por la Junta Financiera, y con los altos costos de tasas pasivas que estamos soportando, es muy difícil prestar dinero a las empresas, porque no hay margen para la banca.

Por eso algunas entidades han desacelerado los préstamos para las empresas y se han orientado al crédito de consumo que permite un margen mayor.

Pero en nuestro caso, el mix de liquidez que tenemos sí nos permite seguir creciendo en el crédito para empresas. Entre enero y octubre hemos colocado USD 322 millones en créditos nuevos, de los cuales el 51% ha sido para consumo y el 49% para el sector productivo.

La meta es colocar USD 400 millones hasta finales de 2023.

Durante el debate de segunda vuelta, el entonces candidato Noboa dijo que se debía bajar las tasas de interés del crédito. ¿Cómo ve esa medida?

Bajar las tasas del crédito por decreto no tiene sentido. La banca no puede prestar dinero a tasas por debajo del costo de su "materia prima", que es el dinero, porque caería en pérdidas.

Ecuador no recibe flujo de nuevos dólares hace tiempo ni por inversión extranjera ni por inversión interna.

Y añadamos otro factor, y es que afuera el dinero está caro. Han subido mucho las tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED).

Al no haber dinero nuevo, y con la competencia de las cooperativas, los bancos estamos recirculando el mismo dinero mes a mes y esto ha llevado a una subida en las tasas para los depositantes (tasa pasivas ndr) en niveles récord.

Esta subida tiene como contrapartida que cada vez es más difícil dar crédito a tasas por debajo del 10% anual.

Es un efecto perverso, porque no entra dinero y en cambio nos suben las tasas pasivas.

La gente está contenta porque ahora las entidades pagan 8,5% anual a plazo de un año, pero eso limita tremendamente el fondeo disponible para prestar dinero, a empresas especialmente.

Por eso en otros bancos, no es nuestro caso, el único segmento dinámico es el de consumo.

¿Cuál sería el efecto de que el nuevo Gobierno decidiera bajar las tasas de interés del crédito por decreto?

Si mi materia prima, que es el dinero, me cuesta 8%, difícilmente puedo prestar dinero por debajo del 8%, salvo en el segmento de consumo. Pero el problema es que el crédito de consumo no dinamiza la economía como lo hace el crédito productivo.

Si mi materia prima cuesta 8%, difícilmente puedo prestar dinero por debajo del 8%.

Otra cosa es que el futuro Gobierno decida hacerlo utilizando dinero público, pero no con el dinero de los depositantes.

Los depositantes deberían entender que mientras más tasa de interés le pagan por un depósito, más difícil es colocar crédito. El discurso de las tasas de interés necesita análisis técnicos, no discursos políticos.

Ya hemos visto el efecto de poner en práctica discursos políticos. Durante años se nos obligó a prestar dinero a tasas de 4% y 5% anual en sectores que son altamente morosos. ¿Quién responde por esas pérdidas? El 90% de mis depositantes son privados. ¿Lo cargo a mis depositantes privados?

En noviembre se cumple un año desde que fracasó el intento de vender Banco del Pacífico. ¿Será posible retomar el proceso?

Banco del Pacífico está listo, es atractivo, es rentable y es eficiente. Sería una importante inyección de recursos para cualquier Gobierno, porque el valor en libros del banco es de USD 846 millones.

El valor en libros del banco es de USD 846 millones.

Uno escucha que hace falta dinero para varios asuntos del país, aquí hay una magnífica oportunidad de tener una cantidad importante de recursos. Claro, habría que abrir el rango de potenciales inversores.

No necesariamente tendría que ser un banco, porque el año pasado ya tocamos la puerta a una treintena de bancos y no había mucho apetito. Pero se puede buscar otro grupo de inversores, por ejemplo, un grupo mixto de fondos de inversión y de bancos, que sí creo que estarían dispuestos. Con cierta frecuencia llaman al banco y preguntan si seguimos en venta.

Ojalá el nuevo Gobierno contemple la posibilidad de retomar la venta, porque queda el riesgo de que se use al banco como instrumento político.

En tres años hemos hecho USD 500 millones en provisiones para cubrir los problemas de cartera heredados de épocas anteriores, que fueron décadas de manejo político. Eso no debe volver a ocurrir con Banco del Pacífico, se debe devolver el banco a manos privadas.

¿Qué factores incidieron en que la venta no se concrete? ¿Se podrían repetir en un nuevo intento de venta?

Hubo un conjunto de factores, el primero fue la inseguridad jurídica. El segundo factor fue el riesgo país, porque cuando el proceso estaba en su punto más álgido, este indicador se elevó a casi 2.000 puntos y eso castigó la valoración. Hubo ofertas que no alcanzaron el valor mínimo que es el valor en libros.

Pese a todo, soy optimista y puedo asegurar que habría interesados en la compra del banco. Y esto es importante porque mucho se ha dicho que se necesitan recursos para el Estado. Yo, antes que usar el dinero de la reserva internacional, vendería el banco.

Yo, antes que usar el dinero de la reserva internacional, vendería el banco.

Usar las reservas internacionales no es la mejor de las políticas, teniendo este banco y otros activos del Estado que al menos se podrían concesionar o dejar que otros los administren para que sean rentables.

¿Por qué vender el banco si genera millonarias utilidades?

Primero, por el riesgo de manejo político que existe y dos, porque creo que es mejor para un Gobierno tener hoy los USD 846 millones en mano que hacerse cargo del banco.

La ecuación económica no tiene dudas: son USD 846 millones en mano, versus unos USD 100 millones de utilidades durante los próximos nueve años. Pero yo no soy el dueño, no decido esto.

Pero el año pasado la valoración era de alrededor de USD 910 millones

Sí, porque el año pasado estaban incluidas las utilidades a esa fecha, pero luego del cierre de cada año, se decide el destino de las utilidades, que en nuestro caso fue mayormente a nuevas provisiones.

Por ahora, el valor es de USD 846 millones, y no variará hasta despues de la Junta General de Accionistas, que será luego del cierre y la presentacion de los estados auditados. Esto será en las últimas semanas de enero previsiblemente.

¿Sería posible venderlo dado que el siguiente Gobierno durará menos de dos años?

Mucho de lo que se requiere hacer ya está listo. Creo que en seis meses o menos se podría vender Banco del Pacífico. Sí da el tiempo en el mandato del nuevo Gobierno concretar la operación.

En seis meses o menos se podría vender Banco del Pacífico.

Solo habría que actualizar la valoración al 31 de diciembre. Probablemente la cifra a final del año variará un poco, en función de las utilidades.

Además ya hemos hablado con muchos de los potenciales inversores, solo se debe hacer un test rápido de quien tiene interés y añadir otro rango de inversores potenciales, como fondos de inversión.

¿Cuáles son los mayores desafíos que enfrentará el banco en 2024?

Enfrentaremos 2024 con bastante optimismo y con ciertos niveles de liquidez que nos permiten seguir creciendo.

Todavía tenemos que concluir el proceso de saneamiento crediticio, yo calculo que nos quedan entre seis y ocho meses de hacerlo vía aumento de provisiones.

El banco provisiona entre el 60% y 65% de su utilidad mensual a provisiones, porque queremos llegar al porcentaje adecuado.

Este año alcanzaremos los USD 115 millones en utilidades, pero pudieron ser mayores de no ser porque tenemos que hacer estas provisiones por los manejos políticos anteriores. Este año serán unos USD 150 millones en provisiones adicionales.

Con respecto a las tasas de interés pasivas para los ahorristas, creo que ya no pueden seguir subiendo, si eso ocurre se acabará el crédito.