Venta del Banco del Pacífico: “nos jugó mal el momento”

Economía

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

18 Nov 2022 - 5:29

Personas en cajeros de Banco del Pacífico en Quito, el 16 de noviembre de 2022. - Foto: Gabriela Coba/PRIMICIAS

Venta del Banco del Pacífico: “nos jugó mal el momento”

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

18 Nov 2022 - 5:29

La regulación local, la subida de las tasas de interés y la inestabilidad política en Latinoamérica frustraron el primer intento para vender el banco.

En entrevista con PRIMICIAS, el presidente ejecutivo del Banco del Pacífico, Roberto González, explica las razones por las cuales la única oferta presentada fue tan baja.

El proceso de venta del banco, con el que el Gobierno aspiraba obtener una utilidad de USD 200 millones, fue declarado desierto el 10 de noviembre debido a tres factores.

El momento geopolítico, la subida de tasas de interés en las principales economías del mundo y el marco jurídico de Ecuador hicieron que la venta no se concrete, dice González.

Por marco jurídico, González se refiere a los requisitos que deben cumplir los inversionistas para tener un banco en Ecuador.

La nueva Ley Orgánica de Desarrollo Económico y Sostenibilidad Fiscal establece que un accionista que sea dueño del 25% o más acciones de un banco no puede ser propietario de acciones o participaciones en empresas ajenas al sector financiero.

Roberto González, presidente ejecutivo de Banco del Pacífico, en Quito, el 16 de noviembre de 2022.

Roberto González, presidente ejecutivo de Banco del Pacífico, en Quito, el 16 de noviembre de 2022. Gabriela Coba/PRIMICIAS

¿Qué pasó con el proceso de venta de Banco del Pacífico?

Se hicieron 33 invitaciones (a entidades bancarias del mundo, ndr) para participar en el proceso. De ellas, seis pidieron más información. Al final, hubo tres ofertas no vinculantes.

En la siguiente etapa, dos postulantes se retiraron, por diversos motivos, y uno hizo una oferta vinculante, que quedó muy alejada del valor esperado.

Por eso, el accionista (la Corporación Financiera Nacional) y el Gobierno consideraron que vender no era lo adecuado en este momento.

¿Cuánto ofrecieron por el banco?

No podemos dar la cifra, porque tenemos acuerdos de confidencialidad. Pero la oferta estaba por debajo del valor en libros o patrimonio del banco, que sería de entre USD 900 millones y USD 910 millones al cierre de 2022.

Entre privados, un bien se puede vender como se desee. Pero, en este caso, como el banco es de propiedad de una entidad pública, bajo ningún concepto se puede vender por debajo de su valor en libros.

¿Por qué hubo una única oferta de compra?

Por el momento geopolítico, la situación de los mercados financieros y los requisitos legales.

Hay que recordar la limitación legal que existe en Ecuador en cuanto a la participación accionaria de bancos en negocios no financieros y viceversa. Eso es una desventaja grande para este tipo de inversiones.

A futuro, uno de los cambios que vamos a tratar de impulsar, desde el punto de vista de la normativa, es que la participación accionaria que pueda tener una entidad financiera en otro tipo de negocios se amplíe.

No tiene nada de malo que un banco sea dueño de un negocio no financiero, siempre que se respeten las reglas de no vinculación.

No tiene nada de malo que un banco sea dueño de un negocio no financiero, siempre que se respeten las reglas de no vinculación.

¿A qué se refiere cuando dice que existe un problema de mercados financieros?

Al alza de las tasas de interés en Europa, en Estados Unidos, lo que dificulta que los potenciales interesados acudan a los mercados de capitales para conseguir dinero para financiar la compra.

Además, en un escenario así el costo de fondeo puede variar, entonces ellos sopesan si vale la pena invertir en el exterior.

Se suma, además, la prima de riesgo de Ecuador, que ha subido de manera notoria (el riesgo país llegó a 1.420 puntos el 16 de noviembre de 2022, ndr).

Y ese incremento en la prima de riesgo del país ha castigado el valor actual del banco.

¿Y la geopolítica?

Los interesados en comprar eran bancos de Latinoamérica. En ese sentido, hay que tener en cuenta que de México para abajo hay turbulencias sociopolíticas en casi todos los países, a excepción de Uruguay y Paraguay.

Hubo grandes bancos latinoamericanos interesados en comprar el Banco del Pacífico, pero con los procesos políticos y financieros tan complejos que se están viviendo sus países, pues declinaron la posibilidad de participar.

Hay interés en el banco. Cuando empezamos el proceso, en febrero de 2022, la situación era diferente. Ocho meses después hemos tenido elecciones en Colombia y en Brasil, procesos casi constituyentes en Chile, y Perú no pasa por su mejor momento político.

Por eso, los bancos piensan ¿será el momento o espero hasta que la situación se calme?

Nadie ha puesto en duda lo atractivo del banco, su capacidad para generar beneficios, el proceso de recuperación que ha tenido y, lo más importante, la generación de flujos a futuro.

Probablemente, nos jugó mal el momento, con todos los factores que ya he mencionado.

Cuando empezamos el proceso, en febrero de 2022, la situación era diferente.

¿Cuánto le costó al banco este frustrado proceso de venta?

Nada. El pago del proceso se iba a hacer con base en un ‘success fee’ o tarifa de éxito, dependía de su venta. No hay venta, no hay ‘fee’.

¿Van a retomar el proceso de venta?

La venta del banco formaba parte del programa político del Gobierno. Creo que debe formar parte de esta administración o de cualquiera que llegue en el futuro.

Eso, porque hay que acabar con la anomalía jurídica de que un banco público sea dueño de un banco privado.

Si los mercados y la situación geopolítica se calman, si las tasas de interés bajan, que es lo que pienso que debe pasar en el segundo semestre de 2023; y la inflación se controla, no sería descartable un segundo proceso.

No sería descartable un segundo proceso (de venta del banco).

¿Qué van a hacer para que el nuevo proceso de venta sea exitoso?

El proceso estuvo estrictamente dirigido a bancos internacionales que no tienen capital local. Entonces, debemos analizar si se puede abrir la venta para que participen otros actores, como los fondos de inversión, los fondos de familias, los ‘private equity’ o de capital de inversión, figuras que pueden hacer grupo con otro banco.

Pero la decisión de dejar desierto el proceso es muy reciente, por lo que hay que esperar un poco.

¿Qué ajustes normativos hacen falta y qué posibilidad hay de que los apruebe una Asamblea donde el Gobierno no tiene mayoría?

Ese es un factor realmente importante. Hay grandes bancos que también manejan grupos no financieros que están interesados en el proceso, pero con la normativa actual no podrían mantener sus otros negocios.

Sería ideal que eso se reformara, porque es el principal limitante.

Mientras tanto, ¿qué sigue para la gestión del banco?

Seguiremos con el proceso de saneamiento de la cartera crediticia, mejorando la eficiencia y la rentabilidad.

Noticias relacionadas