La demanda de efectivo ha disminuido un 92% desde 2016

Economía

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

23 Sep 2019 - 0:03

El Banco Central del Ecuador es presidido por Verónica Artola. - Foto: Bienal Panamericana de Arquitectura de Quito

La demanda de efectivo ha disminuido un 92% desde 2016

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

23 Sep 2019 - 0:03

Las instituciones financieras han hecho un esfuerzo significativo para desarrollar otros canales de pago, como las transferencias electrónicas, el uso de tarjetas de crédito y de débito, dice la gerenta del Banco Central. El reto ahora es implementar la Billetera Móvil.

El uso de dinero físico -que reposa en las bóvedas del Banco Central– por parte de las instituciones financieras y sigue disminuyendo.

La gerenta del Banco Central, Verónica Artola, estima que en 2019 la demanda de dinero en bóvedas alcanzará los USD 100 millones.

Esto comparado con los USD 1.298 millones en efectivo que salieron de las bóvedas del Banco Central en 2016 significa una caída de 92% en poco menos de tres años.

Por ley, los bancos están obligadas a mantener reservas en efectivo en las bóvedas del Banco Central, para dar mayor liquidez.

Es una caída brutal y eso es una ayuda tremenda del sector privado porque las instituciones financieras han hecho un esfuerzo muy importante para utilizar otras medidas de pago diferentes al efectivo.

Verónica Artola, gerenta del Banco Central

Ese esfuerzo de las instituciones financieras, incluyendo bancos y cooperativas, dice Artola, se expresa en el desarrollo de otros medios de pago como las transferencias electrónicas, los cheques y las tarjetas de crédito y de débito.

Sin embargo, el nivel de bancarización en Ecuador, es decir, la cantidad de personas que tienen una cuenta bancaria, no es alto.

Según Artola, apenas el 50% de los ecuatorianos tiene una cuenta bancaria, los datos son corroborados por informes de la Asociación de Bancos Privados (Asobanca).

¿Y la billetera móvil?

De ahí que uno de los objetivos de la billetera móvil, denominada BIMO, sea bancarizar a los ecuatorianos.

El delegado del presidente de la República ante la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera, Marcos López, dijo a PRIMICIAS que la BIMO bajará más la demanda de billetes y monedas.

La billetera entrará en funcionamiento el 3 de octubre.

“Buscamos disminuir el uso de dinero en efectivo, con la finalidad de ahorrarnos un poco el costo del transporte”, dijo López.

Al ser una economía dolarizada, Ecuador debe traer desde Estados Unidos, por vía aérea, los billetes y las monedas que necesita para mantener la economía funcionando.

Ecuador gastaría aproximadamente USD 12 millones el año para importar billetes y monedas de dólar.

Por eso, la opción es la circulación del dinero crediticio y ‘electrónico’, dijo Santiago García, profesor de Economía de la Universidad Central.

Noticias relacionadas