El gobierno promete devolver la independencia al Banco Central

Economía

Autor:

Mercedes Alvaro

Actualizada:

30 May - 18:36

Verónica Artola, gerente general del Banco Central - Foto: Gonzalo Calvache.

El gobierno promete devolver la independencia al Banco Central

Autor:

Mercedes Alvaro

Actualizada:

30 May - 18:36

La gerente del Banco Central, Verónica Artola, trabaja en un proyecto para reformar el Código Orgánico Monetario y Financiero para devolver a la institución la autonomía y la independencia que le quitó el gobierno anterior. La reforma, así como el fortalecimiento de las reservas internacionales, es parte de los compromisos acordados entre Ecuador y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El 2020, es considerado clave para la economía ecuatoriana, pues pese a que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) se mantendrá bajo, algunos indicadores, como las Reservas Internacionales, la balanza de pagos y la inversión extranjera directa deberían mostrar mejoras visibles, dijo Artola en entrevista con PRIMICIAS.

La funcionaria sostiene que “será un año de reativación económica, con mejores resultados”.

Como parte de la estrategia que aplicará para afianzar la recuperación, en 2019, el Gobierno de Lenín Moreno enviará a la Asamblea Nacional las reformas a las leyes tributaria y laboral, pero también planea modificar el Código Orgánico Monetario y Financiero para devolver la autonomía al Banco Central del Ecuador (BCE).

Artola y su equipo técnico pulen el proyecto de reformas al Código, que estará listo a finales de junio de 2019, cuando el BCE lo enviará al Ejecutivo.

Las reformas, además de dar autonomía al Banco Central, le permitirán tomar decisiones de política monetaria y recobrar el papel de rector del análisis y la investigación económicas del país y de asesor de los poderes Ejecutivo y Legislativo en materia económica.

Cuando se aprueben las reformas, el BCE fortalecerá su papel de custodio de la dolarización, dice Artola.

En el decenio del expresidente de Rafael Correa, el BCE financió al Gobierno Central y realizó “actividades cuasi fiscales”, lo que tuvo un impacto negativo en las finanzas del BCE.

El actual gobierno está dando los pasos necesarios para poner fin a esa situación, el objetivo es fortalecer la posición del Banco con miras a que pueda desempeñar su papel de vigía de la estabilidad financiera del país, de acuerdo con un informe del 20 de mayo del FMI.

Fortalecimiento de Reservas Internacionales

Artola revela que el fortalecimiento de las reservas monetarias netas, es decir, aquellas que el Estado puede hacer líquidas de manera inmediata, es uno de los puntos claves dentro del análisis que está haciendo la misión del FMI a la economía ecuatoriana.

Si bien, según dijo Artola, la meta planteada en la carta de intención que suscribió el país con el FMI era acumular reservas internacionales netas por USD 5.000 millones hasta finales de 2019, dicha meta será revisada y se reducirá entre USD 300 y USD 400 millones.

La nueva meta de alcanzar a fin de año “reservas netas de entre USD 4.600 y USD 4.700 millones es factible pues este año tendremos desembolsos de créditos de los organismos multilaterales”, destaca Artola.

“Lo importante es que el FMI estuvo totalmente abierto para la revisión”, dice.

Ecuador terminó 2018 con un desbalance externo exacerbado por un nivel extremadamente bajo de Reservas Internacionales, lo que dejó al sistema de dolarización vulnerable a shocks, de acuerdo con el informe del FMI.

Las Reservas Internacionales Brutas cerraron 2018 en apenas USD 2.200 millones o el equivalente a tan solo mes y medio de importaciones, dice mismo documento.

Según Artola, la evaluación del FMI al cumplimiento de los compromisos acordados con Ecuador es positiva: “fueron dos semanas intensas de revisar dato por dato”, agrega.

Reservas brutas y reservas netas

De acuerdo con cifras del Banco Central, las reservas netas se ubican en USD 3.200 millones y las reservas totales, también conocidas como brutas, en USD 3.600 millones.

Las reservas internacionales brutas están constituidas, entre otros rubros, por los recursos provenientes de las exportaciones del sector público y privado, los depósitos en el BCE, los giros del exterior, las transferencias electrónicas que ingresan al país, los desembolsos de deuda y el oro que el Banco Central adquiere de los pequeños mineros.

Las reservas de un país caen por múltiples razones, entre ellas, la importaciones de bienes y servicios, el pago de deudas, los giros de los bancos locales hacia el exterior y la demanda de dinero en efectivo.

En Ecuador la demanda en efectivo es alta y afecta a las reservas, pues el país no tiene moneda propia. Solo en diciembre de 2018, la demanda se ubicó en USD 500 millones.

Noticias relacionadas