Empleados de Ecuagran interponen acción legal ante Ministerio de Trabajo

Economía

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

1 Oct 2020 - 0:04

Una persona camina en la planta de Ecuagran, en Guayaquil, el 21 de septiembre de 2020. - Foto: PRIMICIAS

Empleados de Ecuagran interponen acción legal ante Ministerio de Trabajo

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

1 Oct 2020 - 10:28

La empresa, ubicada en Guayaquil, tiene deudas de alrededor de USD 300.000 en la bolsa, según el Depósito Centralizado de Compensación y Liquidación de Valores (Decevale).

“Los empleados de Ecuagran conocieron la situación de la empresa a través de los medios de comunicación. Están muy nerviosos porque su fuente de trabajo se halla en peligro“, dice en entrevista con PRIMICIAS el Dr. Victor Castillo Villalonga, representante legal 57 trabajadores de la empresa.

Ecuagran o Ecuatoriana de Granos, es conocida como una de las mayores y más tradicionales empresas de importación de granos y cereales del país. Con sede en Guayaquil, tiene su propio puerto junto a sus silos de almacenamiento.

Pero desde hace poco más de un mes está envuelta en un escándalo financiero que ha sacudido al mercado de valores ecuatoriano.

La empresa ha pedido entrar en concordato a la Superintendencia de Compañías y su principal ejecutivo se halla fuera del país, en Miami.

Por ese motivo los empleados de Ecuagran han presentado un pliego de peticiones en el Ministerio de Trabajo.

Se trata de una acción legal con la que los trabajadores de una empresa indican al Inspector de Trabajo sus reclamos por un aparente incumplimiento de obligaciones por parte del empleador.

Según el artículo 48 del Código de Trabajo, una vez que la autoridad recibe el pliego de peticiones debe notificar dentro de 24 horas al empleador o a su representante, concediéndole tres días para contestar.

Víctor Castillo explica que esos pasos ya se han cumplido, por lo que están esperando a que se fije la fecha para la audiencia de conciliación.

Ecuagran, junto con la empresa Delcorp, su relacionada, protagonizan uno de los peores escándalos del mercado de valores ecuatoriano en sus 50 años de existencia, por incumplimiento en el pago de obligaciones de largo plazo y de facturas comerciales.

Entre los afectados se encuentran pesos pesados, como inversionistas institucionales de la talla del Banco del Instituto de la Seguridad Social (BIESS) y el Instituto de Seguridad Social de la Policía (Isspol), entre otros fondos.

Años de trabajo

Antes de la pandemia de Covid-19 Ecuagran tenía alrededor de 70 empleados, de los que aún quedan 57.

“(Los empleados) se han ido por voluntad propia”, dijo en una entrevista con PRIMICIAS Cecibel Cevallos, jefe de Recursos Humanos de Ecuagran, en días pasados.

Y, entre los trabajadores que siguen acudiendo a la empresa hay quienes tienen hasta 40 años de antigüedad, por lo que les preocupan sus derechos laborales, como la jubilación patronal.

Castillo dice que con el pliego de peticiones buscan preservar la estabilidad laboral o que se garantice al menos la liquidación de los trabajadores, lo que ascendería a USD 5 millones.

Un cascarón

“La empresa es grande porque tiene grandes instalaciones, pero también tiene deudas. Es un cascarón vacío por dentro“, afirma Castillo y agrega que los activos de Ecuagran se encuentran distribuidos en fideicomisos, que son entidades independientes de la empresa.

Un fideicomiso es un contrato por el que una o más personas transfieren, de manera temporal e irrevocable, la propiedad de bienes muebles o inmuebles a un patrimonio autónomo, dotado de personalidad jurídica, para un fin específico.

“A los trabajadores se les han dejado algunos escritorios y algunas computadoras para que se cobren de allí sus liquidaciones”, dice Castillo.

El procurador jurídico de Ecuagran, Luis Cabezas-Klaere, responde a esas declaraciones.

“El capital (de Ecuagran) es de aproximadamente USD 12 millones”.

Luis Cabezas-Klaere, procurador jurídico de Ecuagran.

“Los trabajadores están al día con sus pagos y al día con los aportes a la seguridad social. La falta de liquidez no implica que no se les haya pagado, quizás es una confusión ante el nerviosismo del representante de los trabajadores”, dice Cabezas-Klaere.

Castillo reconoce que hasta el momento los trabajadores han recibido sus salarios, pero les preocupa el futuro.

¿Nuevos dueños?

Si bien por el momento la empresa no ha hecho una propuesta a los trabajadores, sí la ha hecho a sus acreedores.

El 25 de septiembre de 2020, Ecuagran, presentó una solicitud de concordato ante la Superintendencia de Compañías.

Un concordato es un acuerdo concertado entre un deudor y sus acreedores, a través del cual los acreedores conceden plazos de pago o una remisión parcial de la deuda para que la empresa pueda seguir funcionando.

En ese contexto, una de las posibilidades que ha planteado Ecuagran es que “los acreedores capitalicen parte o todas sus acreencias y pasen a ser accionistas (dueños) de la compañía”, dice Cabezas-Klaere. 

El procurador jurídico de Ecuagran afirma que han hablado con varios grupos de acreedores y “en su mayoría están de acuerdo con la propuesta”. 

El planteamiento no solo es para los obligacionistas del mercado de valores, donde Ecuagran tiene pagos vencidos por casi USD 300.000, sino para todos los acreedores, entre los que se encuentra la empresa panameña Luzar Trading.

Luzar Trading, que representó el 52,2% del total de proveedores de Ecuagran en 2019, argumenta que la empresa ecuatoriana le debe dinero.

Se espera que la Superintendencia de Compañías de una respuesta a la solicitud de concordato hasta el 2 de octubre de 2020.

Delcorp está complicada

Mientras que Delcorp, que tiene pagos vencidos de alrededor de USD 800.000 en el mercado de valores por obligaciones de largo plazo, no ha hecho ninguna propuesta de pago.

Fundada en 1993, Delcorp se dedicaba a la importación y comercialización de fertilizantes y estaba relacionada con Ecuagran.

“La situación de Delcorp es compleja y se están realizando los análisis para ver la mejor opción para los acreedores”, sostiene Cabezas-Klaere, quien también es procurador jurídico de esa empresa.

Sobre la situación de los trabajadores de Delcorp, Cabezas-Klaere afirma que “la gran mayoría fue liquidada. Si no me equivoco no tiene más de seis empleados actualmente”.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas