61 empresas y fideicomisos han diferido sus pagos en el mercado de valores

Economía

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

15 Mar 2021 - 0:03

Edificio de la Bolsa de Valores de Guayaquil (BVG), en las calles Pichincha e Illingworth, en Guayaquil, el 22 de septiembre de 2020. - Foto: API

61 empresas y fideicomisos han diferido sus pagos en el mercado de valores

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

15 Mar 2021 - 0:03

Los diferimientos se han hecho para el pago a inversionistas de obligaciones de largo plazo, papel comercial, titularizaciones, facturas comerciales y Registro Especial Bursátil (REB).

La crisis por la pandemia de Covid-19 hizo que no solo las personas se acogieran al diferimiento de sus pagos en el sistema financiero, sino también las empresas que negocian inversiones en bolsa.

En total 54 empresas y siete fideicomisos se han acogido al diferimiento de pagos de valores de renta fija en el mercado bursátil.

Estas empresas y fideicomisos difirieron los pagos de sus papeles en el mercado de valores luego de una resolución de la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera, del 4 de abril de 2020.

Los diferimientos en bolsa se ha dado para el pago a inversionistas de valores de renta fija, como: obligaciones de largo plazo, papel comercial, titularizaciones, facturas comerciales y del Registro Especial Bursátil (REB).

Tipos de emisiones y valores diferidos

Las obligaciones de largo plazo son valores representativos de deuda, que el emisor reconoce o crea, y que son exigibles según las condiciones de la emisión.

Mientras que el papel comercial es un tipo de obligación, pero de corto plazo, es decir de menos de 360 días. 

En tanto que la titularización es un proceso jurídico que convierte las expectativas de flujo de fondos futuros en títulos negociables.

Y las facturas comerciales son papeles que pueden ser negociados por cualquier empresa legalmente constituida que tenga un Registro Único de Contribuyente (RUC).

Para el emisor la negociación de facturas es una forma de convertir cuentas por cobrar en liquidez inmediata, a través del descuento de una factura.

Estos papeles no pueden tener un plazo mayor a 180 días contados a partir de la fecha de emisión del documento. Esto ocurre luego de una resolución de la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera, del 29 de diciembre de 2020.

Antes el plazo de negociación de las facturas comerciales era de hasta 360 días.

Por otra parte, el REB es un segmento del mercado bursátil creado exclusivamente para la negociación de valores emitidos por pequeñas o medianas empresas (pymes) y las organizaciones de la economía popular y solidaria.

Cambios amparados por la ley

El diferimiento de pagos en bolsa se pudo hacer por una resolución de la Junta, que tiene entre sus competencias el establecer la política general del mercado de valores y regular su funcionamiento. Así lo estipula la Ley de Mercado de Valores.

Para cada uno de los papeles que se negocian en bolsa, exactamente la Junta autorizó que:

  • Obligaciones

    La asamblea de obligacionistas podrá modificar la fecha de pago de vencimiento de los pagos de capital e intereses de los próximos 120 días. Desde la publicación de la resolución, deben ser pagados según los acuerdos entre las partes.

    Para ello la asamblea necesitará por lo menos la aprobación de dos tercios de los votos pertenecientes a los instrumentos de la emisión correspondiente.

  • Titularización

    El Comité de Vigilancia podrá convocar a asamblea extraordinaria de tenedores para acordar con el emisor un diferimiento del pago de capital e intereses por vencer en los próximos 120 días.

    Para lograr el diferimiento se necesitará los votos de los dos tercios de los tenedores.

  • Facturas comerciales

    Las tres partes de este tipo de papel, es decir emisor, aceptante e inversionistas, podrán acordar el diferimiento del plazo de pago inicialmente pactado que esté por vencer en los próximos 120 días.

“En bolsa los diferimientos o modificaciones en las fechas de pago, no serán considerados como default (cesación de pagos) en las emisiones de valores”, concluye la resolución.

“Para la banca la Junta dispuso que si el cliente pedía el diferimiento de sus pagos esto se cumpla obligatoriamente”, explica Juan Carlos Peralvo, abogado de Profilegal.

En cambio, en el mercado de valores los emisores deben explicar su situación a los inversionistas, agrega Peralvo. Y tras una reunión de asamblea, los inversionistas deciden aceptar la propuesta o no.

Las que no pagan

Entre las empresas que se acogieron al diferimiento de pagos por lo menos dos que no han cumplido, que fueron canceladas del Catastro Público de Mercado de Valores y que están en proceso de disolución. Se trata de Ecuagran y Delcorp, del mismo grupo empresarial.

Las dos empresas protagonizan desde agosto de 2020 un escándalo financiero por impagos de obligaciones de largo plazo y la negociación de facturas comerciales en el mercado de valores.

Ecuagran y Delcorp tienen un saldo por liquidar de USD 64,2 millones en el mercado de valores. Eso según registros del Depósito Centralizado de Compensación y Liquidación de Valores (Decevale).

El Decevale es una institución clave en el mercado bursátil porque es la encargada de realizar operaciones de compensación, liquidación y custodia de los valores negociados en bolsa.

Entre los inversionistas de esos papeles está el Instituto de Seguridad Social de la Policía Nacional (Isspol), a quien Delcorp le debe más de USD 22,4 millones, por la negociación de facturas comerciales con su relacionada Fertisolubles.

Aquí puede ver el detalle del diferimiento de cada empresa y fideicomiso:

Noticias relacionadas