Fiscalía indaga cómo fue la estafa de USD 800 millones al Isspol

Economía

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

22 Sep 2020 - 0:03

Fiscalía indaga cómo fue la estafa de USD 800 millones al Isspol

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

22 Sep 2020 - 11:46

El Ministerio de Gobierno identificó a los responsables de un desfalco sin precedentes que involucra más de la mitad de los fondos del Instituto de Seguridad Social de la Policía.

El Ministerio de Gobierno y la cúpula policial iniciaron a finales de 2019 una investigación interna cuyos resultados confirmaron las peores sospechas.

El Instituto de Seguridad Social de la Policía Nacional (Isspol) había sido estafado por casi USD 800 millones en una dudosa operación, de la que no hay respaldos.

Este dinero representa más de la mitad de la cartera de inversiones del Isspol, que es de USD 1.500 millones.

El Isspol fue creado en 1995. Es un organismo autónomo con finalidad social y sin ánimo de lucro; cubre a más de 70.000 policías: 50.000 en servicio activo y 20.000 en retiro.

PRIMICIAS tuvo acceso a los informes que develan la gigante estafa que enloda a generales, ejecutivos financieros y a una de las principales instituciones del mercado de valores del país, conocida como Decevale.

Por este escándalo, la Superintendencia de Compañías demandó ante la Fiscalía de Guayas al Depósito Centralizado de Compensación y Liquidación de Valores (Decevale).

El Decevale es el único depósito de valores autorizado por la Superintendencia de Compañías.

Y no solo eso, el 18 de septiembre de 2020 la Superintendencia intervino al Decevale, cuya matriz está en Guayaquil, y puso una a la funcionaria Silvia Lozano Hidalgo como interventora.

El Instituto de Seguridad Social de la Policía Nacional se creó en 1995. Su matriz está en Quito. Esa entidad atiende a 70 mil policías, 50 mil en servicio activo. Foto tomada el 21 de septiembre de 2020.

El Instituto de Seguridad Social de la Policía Nacional se creó en 1995. Su matriz está en Quito. Esa entidad atiende a 70 mil policías, 50 mil en servicio activo. Foto tomada el 21 de septiembre de 2020. API

Abuso y falsedad

Sobre el Decevale recaen las sospechas de haber articulado con terceros un fraude financiero sin precedentes que golpea duramente al Isspol y a otras instituciones públicas, como el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (BIESS) y el Fondo de Cesantía del Magisterio.

Según la Superintendencia de Compañías, el Decevale habría incurrido en dos delitos:

  • Abuso de confianza: por disponer para sí o una tercera persona de dinero, bienes o activos entregados con la condición de restituirlos o usarlos de un modo determinado. La pena es de uno a tres años de cárcel, según el Código Integral Penal.
  • Falsedad de información: administradores o funcionarios de las entidades de valores que, a sabiendas, den informaciones falsas sobre operaciones en las que han intervenido. La pena es de tres a cinco años de cárcel, según el mismo Código.

¿Cómo fue el robo?

El Comandante General de la Policía, Patricio Carrillo, y la Ministra de Gobierno, María Paula Romo, explicaron a PRIMICIAS que anteriores administraciones del Isspol, desde 2015 y de forma continuada, hicieron millonarias inversiones sin validar los riesgos.

Esas inversiones se hicieron tanto en operaciones denominadas swap y en efectivo (reportos).

Un swap o permuta financiera es un contrato: dos partes se comprometen a intercambiar una serie de cantidades de dinero en fechas futuras.

En este caso se trataba de bonos Global de la deuda externa ecuatoriana, con vencimientos en 2024, 2026, 2028 y 2029.

De un lado estaba el Isspol y su contraparte eran dos empresas dedicadas a negociar valores y a actividades de servicios financieros: Ibcorp y HYBF. Ambas comparten el mismo representante, se trata de Jorge Oswaldo Chérrez Miño.

El escándalo financiero se destapó cuando el Isspol comenzó a pedir al Decevale los fondos de esas operaciones, a comienzos de 2020.

“Se descubre entonces esta estructura piramidal de estafa”, explica la ministra Romo. “No tenían cómo cubrir sus compromisos”.

 

 

Decevale: de custodio a acusado

La Ministra de Gobierno reitera que el Decevale está en el centro de la trama.

“Los contratos señalan al Decevale como custodio de los instrumentos entregados a cambio de lo negociado por el Isspol. Por la naturaleza de las obligaciones, el Decevale no podría ser custodio de ese tipo de bonos“, alega Romo.

“La imposibilidad y/o falta de voluntad del Decevale para aclarar qué es exactamente lo que tiene en custodia, ha sido duramente criticada por el Isspol y motivó el pedido para que la Superintendencia de Compañías lo interviniera e impidiera cualquier acción destinada a ocultar otros detalles de esta operación”, dice Romo.

Así el Decevale pasó de custodio a acusado. La Superintendencia de Compañías lo explica en su demanda: “participó como custodio de operaciones que corresponderían a acuerdos de venta de valores de portafolio con pacto de recompra futura (reporto privado de valores)”.

Y agrega: “Ese contrato de reporto no se encuentra bajo la normativa que rige al mercado de valores ecuatoriano”.

Según la Superintendencia, el Decevale no ha mostrado ningún “contrato que le permita brindar servicios de custodia por negociaciones celebradas en mercado bursátiles extranjeros”.

El Decevale “no podía emitir certificaciones de aquellos valores a través del detalle de compensación del Portafolio del Isspol”.

 

Ibcorp, casa de valores fantasma

El 10 de septiembre de 2020, el general (en servicio pasivo) Jorge Villaroel, director del Isspol, se refirió a las operaciones de los reportos.

“El Isspol compra los bonos una persona natural, que hasta ahora no sabemos quién es, ni dónde tiene la empresa, es una empresa llamada Ibcorp”, dice Villaroel.

Según el general, “de acuerdo a las investigaciones realizadas con la agregaduría de Policía en Panamá y con una institución policial, hasta ahora no se sabe dónde está esa empresa“.

El director del Isspol agregó que “este señor (Chérrez) se presentó de forma virtual. Se le pidió que pague lo que debe y dijo no tener liquidez, dijo ser la persona que coloca los bonos. En fin, un contrato mal hecho que favorecía a una parte y perjudicaba al Isspol“.

Ibcorp no es un nombre desconocido en el mercado de valores ecuatoriano, se trata de una casa de valores llamada Internacional Business.

Un “contrato de asesoría”

El Decevale lo único que adjuntó como descargo fue un documento:

  • “Contrato de Servicios y Referencia de Servicios de Subcustodia y Administración Operativa de Custodia Internacional de Valores”.
  • Ese contrato fue celebrado con Ibcorp Investments and Business Group, del portafolio del Isspol. Con corte al 31 de julio de 2020, sumaba un total de UDS 693,4 millones.

Este no es el único monto comprometido, admite el Isspol. Hay USD 100 millones más en el aire.

Son inversiones con los mismos problemas y entre ellas sobresalen compras de papeles de las cuestionadas empresas Delcorp y Ecuagran, que dejaron de pagar sus obligaciones con los inversionistas.

Por eso, el perjuicio contra el Isspol sería de, al menos, USD 800 millones, admiten las actuales autoridades del Instituto de Seguridad Social de la Policía.

Ibcorp Investments and Business Group es un holding de servicios financieros que ofrece asesoría para clientes privados internacionales, corporaciones y entidades gubernamentales.

Ibcorp al igual que HYBF ofrecieron los servicios al Isspol.

Generales involucrados

La Fiscalía recibió un listado de los presuntos responsables de los delitos (ver gráfico). Esa lista fue realizada tras la investigación interna dispuesta por el Ministerio de Gobierno.

PRIMICIAS tuvo acceso al documento: allí constan representantes de Ibcorp y HYBF, así como exdirectivos del Isspol.

Uno de ellos es un general aún en servicio activo: David Iván Proaño Silva.

También está el general Enrique Espinosa de los Monteros, quien fue director general del Isspol en 2015 y quien inició todo el trámite de las inversiones.

Espinosa de los Monteros fue destituido de la Policía Nacional el 22 de mayo de 2019, tras ser hallado responsable de una falta grave en el uso de un helicóptero policial que se accidentó el 4 de marzo, en el parque Bicentenario, en Quito.

 

Chérrez, el mago del dinero

Jorge Oswaldo Chérrez Miño, alias 'El Mago', junto a José Serrano, entonces presidente de la Asamblea Nacional, 26 de agosto de 2017.

Jorge Oswaldo Chérrez Miño, alias ‘El Mago’, junto a José Serrano, entonces presidente de la Asamblea Nacional, 26 de agosto de 2017. José Serrano/Twitter

Chérrez fue la cabeza de esta operación ilegal y se asoció con funcionarios del Isspol. Este ha sido el temor de varios políticos y empresarios que están detrás de mi juicio político y han sido parte de esta estafa sin nombre”, afirma Romo.

Según la ministra de Gobierno, “Chérrez, alias El Mago, es además la cabeza de Ibcorp y HYBF. Es una estructura criminal de la cual no solo el Isspol ha sido víctima, sino otras entidades, como el BIESS y el Fondo de Cesantía del Magisterio”.

Fuentes del Departamento de Estado de Estados Unidos confirmaron a PRIMICIAS que a Jorge Chérrez, quien es ecuatoriano, le fue revocada su visa el 15 de septiembre de 2020.

Además, el Gobierno de Estados Unidos ha ofrecido ayuda técnica para destapar la estructura criminal que hay detrás de esta estafa.

“Lo que han hecho con el Isspol es lo mismo que hacía en Machala el notario Cabrera… Pero en una escala gigante. Algo nunca antes visto”.

María Paula Romo.

Jorge Oswaldo Chérrez Miño, alias El Mago, hace tres años recibió un reconocimiento por parte del entonces presidente de la Asamblea Nacional, el todavía legislador José Serrano, amigo muy cercano de Chérrez.

¿Por qué fue homenajeado? Por ser parte de un grupo de motociclistas que apoyó a la comunidad La Chorrera, en el cantón Pedernales, durante el terremoto de 2016.

Noticias relacionadas