Bananeros combaten al Fusarium con prevención y disciplina

Economía

Autor:

Mario Naranjo

Actualizada:

18 Abr 2021 - 0:05

Vista general de una plantación de banano. - Foto: Carolina Mella, PRIMICIAS

Bananeros combaten al Fusarium con prevención y disciplina

Autor:

Mario Naranjo

Actualizada:

18 Abr 2021 - 7:01

El hongo Fusarium R4T, detectado en Perú, muy cerca de la frontera con Ecuador, es considerado entre las 10 enfermedades más letales en la historia de la agricultura.

Todos los días, y durante 24 horas, técnicos de Agrocalidad fumigan a vehículos y personas que llegan de Perú, antes de que crucen el Centro Binacional, ubicado en Huaquillas, y se internen en Ecuador.

Ellos son la “primera línea” de la industria bananera. Evitan que el hongo Fusarium raza 4 cruce la frontera y afecte a las plantaciones de Ecuador, el mayor exportador mundial de la fruta.

De hecho, el Fusarium raza 4 está entre las 10 enfermedades más letales en la historia de la agricultura.

El hongo invade el sistema vascular de la planta y le impide recibir agua y nutrientes, por lo que termina asfixiándola.

Es tan fuerte la amenaza, que el Comité Técnico Andino de Sanidad Agropecuaria, de la Comunidad Andina de Naciones, llamó a una reunión de emergencia.

A esta acudieron representantes de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú.

Las alarmas sonaron en el sector bananero de la región el 11 de abril de 2021. En esa fecha se declaró la emergencia fitosanitaria en Perú por la presencia de Fusarium en un campo de 0.5 hectáreas en Sullana, Piura.

La población está cerca a la frontera con Ecuador. Para aumentar el control, Agrocalidad abrió dos puntos de desinfección fronterizos, lo cuales fumigan al menos 80 vehículos al día.

Según Patricio Almeida, director ejecutivo de Agrocalidad, los controles se intensificaron inmediatamente después de que Perú ratificó la presencia de Fusarium.

Además, Ecuador ha coordinado acciones entre el sector público y privado, para reforzar el cerco y proteger a la actividad que en 2020 exportó USD 3.669 millones.

Es así que el Ministerio de Agricultura firmó un convenio con Defensa y Fuerzas Armadas para el control de pasos fronterizos, legales y clandestinos, según José Antonio Hidalgo, director ejecutivo de la Asociación de Exportadores de Banano de Ecuador (AEBE).

Al hongo se lo batalla con prevención y disciplina. Este trabajo nos va a permitir derrotar esta amenaza”, añade Hidalgo.

Una amenaza conocida

La amenaza del Fusarium raza 4 no es nueva para Ecuador, ya que en 2019 Colombia alertó de un brote en la zona bananera del norte del país.

El mal estaba en el continente, pero lejos del territorio ecuatoriano.

Esto hizo que el sector bananero de Ecuador se prepare, hubo capacitación, y campañas para evitar el contagio. Esta es la fortaleza que exponen ahora los bananeros ecuatorianos.

“Estamos seguros de que el trabajo en conjunto nos permitirá enfrentar esta amenaza tal como hicimos en 2019, o en 2020 cuando ni la pandemia de Covid-19 logró paralizarnos“.

José Antonio Hidalgo, director ejecutivo de AEBE.

Un combate para proteger la industria

Según datos oficiales, la industria bananera involucra, de manera directa e indirecta, a dos millones de personas y representa el 17% del Producto Interno Bruto de Ecuador.

En 2019, tras el brote colombiano, los productores de banano, en particular, y todo el sector en general, se dedicó a estudiar a esta amenaza.

Se invirtió en implementar medidas de bioseguridad en las fincas, donde se dieron normas a los agricultores y empacadores.

Se instalaron pediluvios para desinfectar el calzado de los trabajadores y rodaluvios para que los vehículos accedan desinfectados a los cultivos.

Además se capacitó a todos los eslabones de la cadena de producción bananera e incluso a la población cercana a las plantaciones.

“Para esto se requiere de importantes inversiones, tales como cerramiento de linderos con material vegetativo, cercas de alambre y de ser el caso canales de drenajes”, sostiene Hidalgo, titular del gremio bananero.

Según Hidalgo, sin estas inversiones no es posible controlar la contaminación de las plantaciones.

En los próximos días se iniciará una campaña con el lema “Estamos alertas, Ecuador sin Fusarium”. Su objetivo es recordar lo aprendido y elevar la guardia para proteger a este sector.

Noticias relacionadas