Hermanos Isaías desisten de millonaria demanda al Estado

Economía

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

26 Sep 2022 - 15:29

Imagen del edificio donde funcionaba Filanbanco, hasta 2001, en el centro de Guayaquil. - Foto: Web Hermanos Isaías

Hermanos Isaías desisten de millonaria demanda al Estado

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

26 Sep 2022 - 15:30

Ricardo Noboa, abogado de los Isaías, dijo a PRIMICIAS que la decisión de desistir de la demanda se tomó tras la orden judicial de devolver los bienes de la familia.

Los hermanos William y Roberto Isaías Dassum, exaccionistas de Filanbanco, desistieron de demandar al Estado ecuatoriano por USD 2.000 millones, luego de que la Corte Nacional de Justicia declarara su inocencia por peculado en mayo de 2021.

En la demanda, los Isaías alegaban “ilegales incautaciones” ordenadas el 8 de julio de 2008 por la entonces Agencia de Garantía de Depósitos (AGD) para cubrir las pérdidas del exFilanbanco.

Ricardo Noboa, abogado de los hermanos Isaías, explicó a PRIMICIAS que la decisión se tomó una vez que la Corte de Justicia de Guayas negara la apelación de la Procuraduría a la sentencia del juez Johnny Lituma que ordenó la devolución de los bienes de los Isaías.

“La Sala Constitucional de apelación ratificó la sentencia del juez de primera instancia (Lituma) y ordenó la devolución de bienes y reparación de daños. No tiene sentido seguir una demanda civil por los mismos daños”, aseguró Noboa.

El oficio fue enviado al gerente General del Banco Central, Guillermo Avellán, el 26 de septiembre de 2022.

El Tribunal Distrital de lo Contencioso Administrativo con sede en Guayaquil dispuso la comparecencia de las partes para que el 28 de septiembre de 2022, a las 11:00, se realice el reconocimiento de la firma y rúbrica por este desistimiento.

William y Roberto Isaías fueron sentenciados en Ecuador por peculado en 2012 en un caso de abuso de fondos de préstamos de liquidez entregados por el Banco Central del Ecuador (BCE) a Filanbanco de septiembre a diciembre de 1998.

Los hechos ocurrieron durante una crisis financiera que dejó a miles de ecuatorianos sin el dinero de sus depósitos, pero en mayo de 2021 fueron declarados inocentes por la Corte Nacional de Justicia.

Noticias relacionadas