New Stratus Energy pedirá la ampliación del contrato de los bloques 16 y 67

Economía

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

19 Nov 2021 - 15:39

Una vista panorámica del bloque 67, en la provincia de Orellana, en 2019. - Foto: Repsol.

New Stratus Energy pedirá la ampliación del contrato de los bloques 16 y 67

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

19 Nov 2021 - 15:57

La deuda acumulada del Estado ecuatoriano con la compañía petrolera española Repsol Ecuador asciende a USD 120 millones y se desprende de la tarifa de servicios.

Repsol Ecuador, que opera los bloques petroleros 16 y 67 en la Amazonía ecuatoriana, venderá sus acciones a la canadiense New Stratus Energy (NSE) en diciembre de 2021.

La participación accionaria de Repsol en ambos campos petroleros llega a 35%.

El Ministerio de Energía y la Superintendencia de Control del Poder de Mercado han autorizado la transacción entre New Stratus Energy y Repsol.

Una vez se cristalice la transferencia, los directivos de la compañía New Stratus Energy se reunirán con el ministro de Energía, Juan Carlos Bermeo, para solicitar la ampliación del contrato por otros 15 o 20 años.

El contrato entre Ecuador y Repsol vence en diciembre de 2022.

Según el CEO de New Stratus Energy, José Francisco Arata, la ampliación del contrato permitirá realizar nuevas inversiones y presentar el nuevo plan de desarrollo para incrementar la producción de crudo.

Según Arata, el nuevo plan de desarrollo para los bloques 16 y 67 incluye una inversión de USD 200 millones entre 2022 y 2023 para perforar 30 pozos nuevos en las plataformas existentes.

Actualmente, los bloques 16 y 67 producen un promedio de 13.019 barriles diarios, según la Agencia de Regulación y Control (ARC).

Arata dijo a PRIMICIAS que, con la transferencia de acciones a mediados de diciembre, la estructura de la operadora de los dos bloques no cambiará.

“La operadora de los dos bloques petroleros seguirá siendo la misma empresa jurídica (Repsol Ecuador). Lo único que ocurrirá es un cambio de nombre, a New Stratus Energy, pero la estructura operativa, técnica y financiera seguirá siendo la misma”, dijo Arata.

Deuda por ‘carry forward’

En el actual contrato de servicios petroleros de los bloques 16 y 67 hay una deuda por USD 120 millones del Estado con Repsol Ecuador, debido a la aplicación de la cláusula denominada ‘carry forward’.

Una figura que implica que si el precio internacional de crudo baja de un cierto umbral, el Estado ecuatoriano deja de pagar la tarifa a las operadoras de los campos petroleros y acumula una deuda con ellas.

Esta obligación de pago se cubre cuando el precio del crudo sube.

Arata dijo que, una vez que finalice el contrato vigente con Repsol Ecuador en diciembre de 2022 o que se negocie un nuevo contrato petrolero, la deuda por ‘carry forward’ se eliminará.

“Sería una ventaja para Ecuador que la negociación de un nuevo contrato petrolero se realice lo antes posible”, dijo Arata.

NSE va por más

New Stratus Energy participará en los procesos de licitación de las rondas Intracampos y Suroriente para actividades de exploración y explotación de crudo.

Esta empresa canadiense anunció el interés en estos procesos en el marco del foro Ecuador Open for Business, en Quito.

Arata dice que la compañía también está interesada en participar en licitaciones para la concesión de otros campos petroleros, aunque declinó ofrecer más detalles.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas