OIT: En el mejor escenario, el Fondo de pensiones del IESS será deficitario en 2040

Economía

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

4 May 2021 - 0:04

Dos jubilados esperando ser atendidos en una agencia del IESS, al norte de Quito, el 29 de marzo de 2021. - Foto: Cortesía IESS.

OIT: En el mejor escenario, el Fondo de pensiones del IESS será deficitario en 2040

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

4 May 2021 - 0:04

El fondo de pensiones del IESS no solo depende del pago de la contribución del Estado sino también de reformas legales, según un estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El impacto de la pandemia del coronavirus en la economía del país agravó aún más la situación del fondo de pensiones del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

Esa es una de las conclusiones de un estudio realizado por la OIT, que planea dos escenarios sobre la sostenibilidad del fondo de pensiones, siempre y cuando el Gobierno realice el pago puntual de su contribución.

El primer escenario -el más positivo- advierte que este fondo presentaría reservas negativas en 20 años (es decir para 2040) en el caso que haya una recuperación rápida de la economía que permita recuperar empleos y, por tanto, aportantes.

El segundo escenario señala que el fondo de pensiones tendría reservas negativas en 17 años (2037) en el caso de una recuperación lenta de la economía ecuatoriana.

En cualquier escenario, señala la OIT, desde 2020 existe un estado “crítico” en torno al fondo de pensiones, como lo muestra el siguiente gráfico:

Hasta abril de 2020, el fondo de pensiones tenía una reserva de USD 7.200 millones que están invertidos en activos, como bonos de deuda interna y créditos hipotecarios y quirografarios, según el IESS.

Eso, aunque parece mucho dinero, no lo es.

El diagnóstico de la OIT advierte que serán clave las transferencias del Gobierno Central al IESS, especialmente el pago de la contribución del 40% del Estado para las pensiones jubilares.

El pago por ese concepto debe estar incluido -de manera obligatoria- en el Presupuesto General del Estado de cada año.

En el Presupuesto de 2021, por ejemplo, el Ministerio de Finanzas aprobó USD 1.477 millones para cubrir una parte de ese pago, pero hasta abril no hubo ningún desembolso.

Si el Estado no cumple con su contribución, la vida del fondo de pensiones se reducirá drásticamente.

Según la OIT, en este escenario los resultados se agravarían sin importar qué ocurra con la economía: con una recuperación rápida de la economía las reservas del fondo se agotarían en 11 años (2031), mientras que, en el caso de una recuperación lenta, el agotamiento de las reservas sucedería en siete años (2027).

Según la OIT, los problemas financieros del fondo de pensiones aumentaron en la pandemia debido al decrecimiento en la masa salarial, lo que repercute en la disminución del número de afiliados contribuyentes.

El número de afiliados del IESS bajó a 220.970 personas, al pasar de 3,08 millones de aportantes a 2,86 millones entre marzo de 2020 y marzo de 2021.

Eso significa que en un año hubo una reducción de 7,17% en el número de afiliados contribuyentes al IESS.

Reforma clave

La reforma estructural a la seguridad social es una de las metas contempladas en el acuerdo entre Ecuador y el Fondo Monetario Internacional (FMI), para hacer que el sistema sea viable en el futuro.

Para la especialista en seguridad social, Patricia Borja, el IESS sería sostenible en el tiempo, siempre que resuelva tres problemas: la deficiencia normativa que le resta transparencia a las acciones del instituto, la existencia de prestaciones que no cuentan con financiamiento y la falta de autonomía institucional del IESS.

Además, Borja considera que es necesario que los fondos de salud y pensiones cuenten con el debido financiamiento. “Es necesario que el Gobierno Central establezca acuerdos de pago de la deuda con el IESS. Es clave para la subsistencia de los diferentes fondos”.

El experto en seguridad social, Alfonso Cornejo, dice que la reforma debe apuntar a que los fondos prestacionales tengan su financiamiento garantizado. En ese sentido, plantea tres modificaciones:

  • Aumentar la cantidad de dinero que aportan los afiliados.
  • Aumentar la edad a la que se jubilan las personas o crear incentivos para que los afiliados retrasen su retiro.
  • Reducir las prestaciones, como la atención gratuita a los menores de edad, hijos de los afiliados.

Además, Cornejo advierte que la reforma debe estar acompañada de un proceso de modernización del IESS, para que todos los trámites estén en línea; y que se promueva la optimización de la nómina de la institución.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas